fbpx Revista Velvet | ¿Cómo diferenciar el climaterio de la menopausia?

Tendencia

¿Cómo diferenciar el climaterio de la menopausia?

Por equipo velvet | 10 junio 2021

Bochornos, mareos, alteraciones del ánimo y palpitaciones son algunos de los síntomas.

Menopausia y climaterio están muy relacionados, pero no son lo mismo. La primera hace referencia al momento en donde termina la regla, es decir, lo opuesto a la primera menstruación de la vida, y que ocurre generalmente entre los 45 y los 55 años. En cambio, el climaterio es el período anterior y posterior a la menopausia, en donde se producen los característicos síntomas de esta etapa.

La Dra. Maritza Busquets, ginecóloga de Clínica Universidad de los Andes, señala que en 4 de cada 5 mujeres, el climaterio está marcado por alteraciones del ánimo, dolor de cabeza, bochornos, mareos, palpitaciones. Y, en algunas oportunidades, por dolor pelviano, manifestaciones que se presentan desde cinco años antes del cese definitivo de la regla, hasta incluso diez años después, como consecuencia de una menor producción de hormonas femeninas por parte de los ovarios.

Por lo mismo, recomiendan acercarse a un especialista cuando los síntomas signifiquen un problema importante en la vida de la mujer. «Es fundamental este control porque en esta etapa de la vida también debe pesquisarse la aparición de alteraciones de la glucosa, del colesterol y de la presión arterial, buscando factores de riesgo de infarto al miocardio u otras enfermedades cardiovasculares. También se debe vigilar que no haya pérdida anormal de la masa ósea, que depende de la capacidad de fijación de calcio en los huesos. De ahí la importancia de incorporar buenos hábitos alimentarios, hacer ejercicio regular y dejar el tabaquismo».

Tratamientos para el climaterio

El manejo hormonal está indicado ante síntomas como los bochornos y la sequedad vaginal. Así como también en caso de alteraciones del ánimo o depresión, aunque antes debe confirmarse que dichos síntomas no sean causados por otra alteración. «En caso de que exista alguna contraindicación al tratamiento hormonal, existen otros no hormonales alternativos, como fitoestrógenos y antidepresivos», explica Maritza.

Y agrega que existen medidas físicas en base a técnicas de relajación para controlar los bochornos o entrenamientos adecuados de la musculatura para enfrentar las disfunciones pelvianas. «Cuando el trabajo muscular no basta para resolver las disfunciones pelvianas, se evalúa la necesidad de apoyo con hormonas o de una solución quirúrgica», concluye.

Comentarios