fbpx Revista Velvet | Vimos “Animales Fantásticos 3: Los secretos de Dumbledore” y te contamos qué nos pareció
Cine

Vimos “Animales Fantásticos 3: Los secretos de Dumbledore” y te contamos qué nos pareció

Vimos “Animales Fantásticos 3: Los secretos de Dumbledore” y te contamos qué nos pareció
Cine

Vimos “Animales Fantásticos 3: Los secretos de Dumbledore” y te contamos qué nos pareció

POR Carlos Loyola Lobo | 13 abril 2022

A propósito de Semana Santa, hace algunos años atrás en el documental The Celluloid Closet, un registro que pretende abarcar el contenido LGBTIQ que está explícito o implícito en la historia del cine, el escritor y guionista Gore Vidal contaba que cuando adaptó la historia de Ben-Hur para la oscarizada cinta protagonizada por Charlton Heston y en complicidad con el director del filme y con Stephen Boyd, el actor que personificaba al “villano” de la historia, Messala, que en una de las escenas sugeriría que entre Ben-Hur y el tribuno habría existido un pasado sentimental y que debido al mal final que tuvo la relación, se explica la conducta de Messala con el soldado romano. Eran otros tiempos y cómo Hollywood de manera solapada intentaba introducir la temática homosexual en sus películas.

Más de 60 años han pasado y en la actualidad, no hay ficción en Hollywood que no introduzca -a veces incluso de manera antojadiza- a un personaje perteneciente al mundo de la diversidad sexual. Un gesto que comienza a estar en lo políticamente correcto, incluso llegó a una de las sagas fantásticas más célebres del último tiempo. Hace algunos años se relevaba que el personaje de Dumbledore en Harry Potter, era gay y se anunciaba, que en un futuro próximo aunque insospechado, se contaría esta historia que tenía que ver más con el pasado que con el entonces presente del personaje.

Y el futuro está aquí. Porque la tercera parte de la saga Animales Fantásticos, una suerte de spin-off de la historia creada por J.K Rowling, habla especialmente de eso, de Los Secretos de Dumbledore. Y uno de ellos es ese. Y es con el cual comienza la cinta. Y el tratamiento es explícito. No hay escenas de contenido sexual, pero sí un nostálgico pero decidor diálogo entre Jude Law (quien encarna a un Dumbledore de mediana edad) y Mads Mikkelsen, el destacado actor danés y que en esta oportunidad reemplaza a Johnny Depp en el rol de Gellert Grindelwart, quien es el villano en esta historia y el antiguo amor de Dumbledore.

Acá no hemos hecho ningún spoiler. Estamos hablando de la escena que abre la película. Y que representa de las pocas grandes sorpresas de un filme de aventuras solo correcto, con una preciosa y lograda dirección de arte, pero una historia sin mucha fuerza que solo se sostiene gracias al talento de Law, Mikkelsen y de Eddie Redmayne, protagonista absoluto de esta saga de criaturas fantásticas del universo mágico y que lo tienen a él como su principal guardián.

La premisa es breve. Dumbledore recluta a un grupo de personajes ligados al Ministerio de la Magia y a un muggle, vinculado con una maga que está bajo las ordenes de Grindelwart, a detener a este personaje en su afán megalómano por instaurarse en el poder total a partir de una personalidad que recuerda mucho a líderes totalitarios que hoy dominan en ciertos países como lo fue Trump, o lo que ha sido Bolsonaro en Brasil, o lo que podría significar Marine Le Pen en Francia. En ese aspecto, el filme desplaza una crítica a este tipo de liderazgos y los fanatismos que despierta. En este caso, el personaje de Mikkelsen quiere hacerse de dos criaturas mágicas en extinción, quizás las más poderosas de toda la especie y que saben leer el alma de una persona, para así validarse frente a sus adherentes y hacerse definitivamente del poder.

Entretenida, sí; pero nada para morirse. Esta tercera parte de la saga viene quizás a confirmar la idea que a este spin-off de Harry Potter, que aunque goza de excelente factura y buenas intenciones, le hace falta una densidad y una razón de ser mayor. Una historia que solo podría entusiasmar con real pasión a fanáticos de la saga, y con justa razón. Pero que para todo el resto solo resulta ser un tibio entretenimiento para pasar el rato una tarde de domingo.

Animales Fantásticos 3: Los secretos de Dumbledore, se estrena este jueves 14 en todos los cines del país.

Te puede interesar