fbpx Revista Velvet | Tech Beauty: 5 tecnologías para renovar tu piel
Belleza

Tech Beauty: 5 tecnologías para renovar tu piel

Tech Beauty: 5 tecnologías para renovar tu piel
Belleza

Tech Beauty: 5 tecnologías para renovar tu piel

POR María Paz Maldonado | 13 agosto 2022

La cosmética muestra su faceta más innovadora y cada vez hay más tratamientos para hacer resplandecer tu piel en estos días de invierno, y claro, tenerla a punto todo el año. 

• Luz LED, ¡en todos los colores! 

Si bien este potente activo es una de las grandes innovaciones en skincare, su utilización para el cuidado de la piel ya tiene varias décadas. Esta tecnología llegó directamente desde la NASA, originalmente desarrollada para reparar la piel de los astronautas (cicatrización y curación) en una atmósfera de gravedad cero. Algunos de sus beneficios son combatir los signos del envejecimiento y estimular la regeneración cutánea, además de revitalizar y rejuvenecer el rostro por completo. 

Hay distintos tipos de luces LED dependiendo de su espectro de longitud de onda visible, lo que hace que penetre más o menos en la piel y también define sus efectos. Por ejemplo, la luz LED verde elimina la hiperpigmentación excesiva hasta acelerar la cicatrización y regeneración, por lo que es ideal para tratar manchas; la luz LED roja, en cambio, potencia la generación de colágeno y elastina y es perfecta para pieles maduras. La luz LED azul combate las bacterias que generan brotes de acné, así que se recomienda para pieles con tendencia grasa. 

• Láser con carbón activado 

Es una de las combinaciones que promete mayor efectividad para lucir una piel tersa en el corto plazo, con resultados que podrían ser visibles luego de la primera sesión. Funciona aclarando las manchas, mejorando al aspecto de pieles con brotes de acné y eliminando las impurezas, ya que cierra los poros y le devuelve a la piel el brillo y luminosidad natural. Además, es perfecto para pieles maduras, ya que tonifica y reafirma. 

Como su nombre lo adelanta, este tratamiento consiste en una limpieza profunda con láser y carbón activo, es no-invasivo e indoloro. Primero se aplica una mascarilla de carbón activado, con el objetivo de que sus partículas se incrusten en los poros de la piel, y luego se vaporiza por acción de los disparos del láser, que rompe el polvo del carbón y se lleva cualquier contaminante que haya absorbido. Eso sí, su función iluminadora y blanqueadora podría borrar las pecas de la piel, ¡así es que no es recomendado para pecosas orgullosas! 

• Plasma rico en factores de crecimiento (PRP) 

Combatir la flacidez, el envejecimiento prematuro del rostro, cuello, escote y manos, suavizar cicatrices, ojeras y estrías y revitalizar la zona capilar son algunos de los beneficios de la bioestimulación facial con plasma rico en plaquetas (PRP). “Es un tratamiento de rejuvenecimiento dirigido principalmente a activar el colágeno y las fibras elásticas de la piel, con un bio-insumo de nuestro propio organismo”, describe el centro de medicina estética Central Klinic en su sitio web. 

¿Cómo funciona? Se extrae una muestra de sangre de la persona, que luego se centrifuga para obtener las plaquetas (lo que se conoce como plasma rico en plaquetas o PRP), el que se vuelve a aplicar a la persona a través de microinyecciones. Las zonas más comunes para utilizarlo son rostro, cuello, escote, manos y cuero cabelludo.

Generalmente el tratamiento incluye la aplicación de frío y anestesia local en crema para aliviar las molestias, pero las inyecciones, a pesar de ser pequeñas, pueden provocar molestias o dolor. Sus efectos son paulatinos (se verán cerca de 20 días después de la primera sesión) y se recomienda realizar este tratamiento una vez al mes durante 3 meses.

• Biosestimulación de colágeno y elastina

La mayoría de las clínicas de medicina estética cuentan con esta tecnología, porque en los últimos años ha demostrado su efectividad para mejorar el aspecto de la piel al generar un efecto que tensa la piel progresivamente. “Actualmente los bioestimuladores son tendencia
en el mundo, ya que mejoran la apariencia de la piel, recuperan la elasticidad, la turgencia, el grosor de los tejidos y reducen la flacidez, sin provocar cambios en los volúmenes del rostro ni en las facciones. Se trata de diferentes principios activos que se inyectan en los tejidos del rostro, a diferentes profundidades, para estimular la producción de colágeno y elastina”, explica la doctora Mónica Espinosa (en Instagram @drajuventud), cirujano dentista especialista en Medicina Estética Facial.

“Los más reconocidos del mercado son Sculptra, Radiesse, Xela Rederm, Profhilo y Ellanse. Suelen utilizarse en el rostro, cuello, escote y manos, y su mecanismo de acción es estimular a las propias células de los tejidos, por lo que generalmente se necesita más de una sesión de aplicación, esperando entre dos y ocho semanas entre cada tratamiento”. Pueden utilizarse a partir de los 30 años. Pero ojo las impacientes: los resultados no son inmediatos, se ven entre los 4 y 6 meses.

• Radiofrecuencia para tensar la piel

Está en el mercado con distintos nombres según la marca de tecnología específica que se utilice, por ejemplo, Reaction, Pollogen LEGEND, Accent, ThermaCool, etcétera. Se ha convertido en uno de los tratamientos más demandados por mujeres de 35 a 50 años, por su promesa de ser “el lifting sin cirugía”. Es indoloro y no requiere anestesia.

“La radiofrecuencia es ideal para alguien que experimenta una pérdida de firmeza y luminosidad en la piel. Suaviza las líneas finas y permite levantar las mejillas y apretar la línea de la mandíbula, por lo que previene la flacidez en el contorno facial. Además de incrementar la producción de colágeno, aumenta los niveles de oxígeno en la piel, lo que otorga mayor luminosidad”, explica en su web el centro de medicina estética Medsthetik.

Funciona a través de la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel, lo que provoca el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis. Luego de su aplicación la piel queda más tensa, suave, luminosa y tonificada, y se vuelve más flexible y resistente, lo que a su vez combate la aparición de líneas de expresión y reduce las existentes. Sus efectos son progresivos y requieren de varias sesiones, las que se definen según las necesidades de cada persona.

 

 

Te puede interesar