fbpx Revista Velvet | Michelle Obama: Siempre inspiradora
Actualidad

Michelle Obama: Siempre inspiradora

Michelle Obama: Siempre inspiradora
Actualidad

Michelle Obama: Siempre inspiradora

POR Francisca Olivares | 14 julio 2020

La impronta de Michelle Obama (56) como primera dama de Estados Unidos (2009-2017) fue evidente. Traspasó fronteras en todo sentido y su popularidad tomó un camino propio, sin opacar a quien los votantes habían elegido para presidente, su marido, Barak Obama (58). Por eso, cada vez que se expresa, remueve al mundo, y cómo no iba hacerlo tras el fatal lunes 25 de mayo de este 2020; el día en que un hombre desarmado de la comunidad afromericana, George Floyd (46), murió en manos de un policía –Derek Chauvin– y ante la mirada impertérrita de tres agentes más –Thomas Lane, J.A Kueng y Tou Thoa–, que no hicieron nada en los ocho minutos 46 segundos, en que Floyd fue aplastado en el suelo mientras decía: “I can’t breath” (no puedo respirar).

Michelle no habló de inmediato. Primero lo hizo el ex presidente Obama; sin embargo en una nueva instancia en que apareció, ella se sumó. Eso fue para el mensaje que se dio por video (está en Youtube) a los graduados de secundaria de este 2020. Vestida de blanco, con dos grandes argollas doradas y sus rizos sueltos; haciendo así gala a su origen, a sus antepasados esclavos y a un tiempo en que vivió la discriminación por raza cuando, siendo alumna de Princeton, su compañera de cuarto designada no compartió el dormitorio con ella, por su color de piel. Eso lo cuenta en “Becoming”, el documental que el pasado 6 de mayo se estrenó en Netflix.

“En los últimos meses”, dijo Michelle después de dar frases esperanzadoras a la nueva generación de jóvenes, “nuestras bases se han visto sacudidas, no solo por una pandemia que se ha llevado a muchos de nuestros seres queridos, acabando con nuestra vida cotidiana y enviando a decenas de millones al desempleo, sino que también por el estruendo de las antiguas fallas con que nuestro país fue construido, sobre esas líneas de raza y poder. Ahora, una vez más estamos expuestos desnudos a ellas”. “Así que si alguno de ustedes está asustado o confundido o enojado o simplemente abrumado por todo, no está solo, estoy sintiendo todo eso también, creo que todos los estamos”, continuó, al mismo tiempo que reforzó el trasfondo de que nada se saca si solo aumentan las divisiones.

Una contención que también se vivió en sus años de primera dama al lograrse la ley por el matrimonio entre personas del mismo sexo (2015), o cuando ella recorrió el mundo para impulsar la educación de todas las niñas. A fin de cuentas, Michelle sigue presente, empática, e incluso disfrutando de la moda y el hip hop, porque sabe que a través de ambos ayuda a entregar mejor su mensaje. Un liderazgo inspirador, que emociona más allá de sus simpatizantes políticos, y que ahora está enfocado en que la mayor cantidad de estadounidenses participe en las elecciones del martes 3 de noviembre próximo, que definirán si Donald Trump sigue o no al mando del país, o este pasa Joe Biden, el candidato demócrata. Es desde ahí, donde ella insiste que, por una parte, también se puede cambiar el destino.

Te puede interesar