fbpx Revista Velvet | De odiada a amada: los 75 años de Camilla Parker Bowles, la futura reina consorte de Inglaterra
Realeza

De odiada a amada: los 75 años de Camilla Parker Bowles, la futura reina consorte de Inglaterra

De odiada a amada: los 75 años de Camilla Parker Bowles, la futura reina consorte de Inglaterra
Realeza

De odiada a amada: los 75 años de Camilla Parker Bowles, la futura reina consorte de Inglaterra

POR Carlos Loyola Lobo | 18 julio 2022

Con 75 años cumplidos ayer domingo, después de años de ser “la mala de la película” y de protagonizar una vida marcada por la dificultad, la Duquesa de Cornwall parece disfrutar de lo que no pudo en su juventud: el amor profundo y correspondido del príncipe Carlos con el visto bueno del pueblo, que aprendió a valorar su compromiso con la Corona, y de su suegra, Isabel II.

Meses atrás, con motivo del Jubileo de Platino, Su Majestad expresó su voluntad de que Camilla “sea conocida como reina consorte” cuando llegue el momento, “mientras continúa con su leal servicio a la Corona”. Y ella, mientras inauguraba un comedor comunitario, aseguró sentirse “muy, muy honrada” y “muy conmovida” por su futuro título real. Como broche de oro, su marido durante una recepción en el Museo Británico a la que asistieron antes de que él diera positivo por segunda vez de COVID-19, la llamó en su discurso “mehbooba”, que en hindi se traduce como ‘mi amor’.

Camilla Rosemary Shand nació en el King’s College Hospital de Londres el 17 de julio de 1947, en una familia de clase alta. Sus padres, el oficial del Ejército británico Bruce Shand y Rosalind Cubitt, tuvieron, además a Mark Roland (que murió en 2014, a los 62 años, luego de caerse y golpearse la cabeza en Nueva York) y a Sonia Annabel. Después de estudiar en la escuela Drumbells de Sussex y en el Queen’s Gate de Kensington, viajó a Suiza para continuar su educación en Mon Fertile, luego viajó a París para aprender francés y literatura y en 1965 volvió a Londres y trabajó un año con los diseñadores Sybil Colefax y John Fowler. Por esos días Camilla ya disfrutaba de los caballos, los perros, la literatura y los libros.

En 1970 y con 23 años, la Duquesa de Cornwalles conoció al príncipe Carlos en un partido de polo. Ella tenía una relación intermitente con el mayor Andrew Parker Bowles, sin embargo, con el príncipe enseguida la llama se encendió enseguida. Fue el principio de una historia digna de telenovela, pero que durante muchos años marcó su vida y su reputación de manera negativa. Camilla, tan divertida, extrovertida, segura de sí misma, experimentada y poco encasillable, no era la candidata ideal para el futuro rey, por lo tanto según cuentan, la Reina Isabel II le pidió a su hijo dejar a un lado esa relación.

Fue así como Camilla se casó con su pareja, Andrew con quien tuvo dos hijos, Thomas Henry Charles (cuyo padrino es el príncipe Carlos) y Laura Rose. Aquel no fue un matrimonio ejemplar. Según Penny Junor, autora de la biografía La Duquesa, las infidelidades de él eran permanentes y una vez una amiga le dijo, “Me siento muy dolida, Andrew. Soy la única de las amigas de Camilla a la que no te le insinuaste. ¿Qué problema tienes conmigo?”. En cuanto a la historia de Carlos, en 1981 se casa con Diana Spencer, que enseguida se gana el cariño de los británicos. El resto –los celos, las conversaciones íntimas con Camilla que salieron a la luz, las confesiones de infidelidad en televisión, los engaños mutuos y el divorcio de Carlos y Diana– son historia conocida.

En el 2000, Carlos y Camilla se mostraron por primera vez en público como una pareja comprometida. Y dos años más tarde, ella fue invitada al palco real en un concierto por el 50° aniversario de la llegada al trono de la Reina Isabel II. La pareja tardó tres décadas en concretar su relación, logrando llegar al altar finalmente en abril de 2005. Poco a poco y ya totalmente integrada a la familia real, la imagen de Camilla fue cambiando. Incluso, el Príncipe Harry llegó a ponerse de su lado en la biografía escrita por Angela Levin: “Ella no es una madrastra malvada, sino una mujer maravillosa que hizo a nuestro padre muy feliz y eso es lo más importante. William y yo la queremos mucho”, aseguró.

Camilla patrocina más de 90 organizaciones benéficas y en todas sus apariciones se muestra cercana y accesible. Pero más allá de su trabajo, es una madre cariñosa y disfruta muchísimo de sus nietos. Tiempo atrás, en una fotografía compartida mientras trabajaba en su oficina de Birkhall, la casa de campo que forma parte de las inmediaciones del castillo de Balmoral y en donde se recluyó con Carlos durante la pandemia, se mostró rodeada por fotografías de sus seres queridos.

De sus herederos, Thomas, es periodista gastronómico, lleva escritos ocho libros sobre el tema y hasta fue jurado en varias ediciones del reality MasterChef. Consultado por la prensa, alguna vez definió a su mamá como “una madre ejemplar” y habló maravillas de Carlos. Entre 2005 y 2018 estuvo casado con la periodista Sara Buys (editora en revistas como Town and Country o Harpers & Queen) y son padres de Lola y Freddy, de 13 y 11 años, respectivamente.

En tanto, la hija menor, Laura, tiene un perfil más bajo. Estudió Historia del Arte y Marketing y en 2006 se casó con Harry Lopes, ejecutivo de una empresa de energías renovables y ex modelo de ropa interior de Calvin Klein, con quienes tiene tres hijos: Eliza y los gemelos Gus y Louis. Sobre su trabajo se sabe que durante diez años dirigió Eleven Fine Gallery, que escribió para la revista Tatler y que actualmente organiza muestras de arte y da a conocer a artistas emergentes.

Te puede interesar