fbpx Revista Velvet | Cómo despertarte más temprano en siete sencillos pasos
Fitness

Cómo despertarte más temprano en siete sencillos pasos

Cómo despertarte más temprano en siete sencillos pasos
Fitness

Cómo despertarte más temprano en siete sencillos pasos

POR equipo velvet | 26 julio 2022

Dicen que hay dos tipos de personas, las que se levantan muy temprano sin problemas y aquellas que posponen una y otra vez la alarma. Los expertos aseguran que solo es cosa de costumbre, otros aconsejan no pensarlo y literalmente “botarse de la cama”, y muchos coinciden en los beneficios que te traerá levantarte más temprano.

Ahora, te puedes estar preguntando ¿cómo lo logro? Y la verdad es que puede ser más simple de lo crees y no vas a morir de sueño en el intento.

Encuentra una razón para hacerlo

Siempre que te propongas hacer un cambio de hábito es importante establecer un por qué o la razón del hecho. Escríbelo en un post-it o en las notas de tu celular para recordarte constantemente que dicho esfuerzo vale la pena, así como también lo qué estás ganando a cambio.

Saca tus cuentas

El cuerpo necesita entre siete y diez horas de sueño para descansar y restaurarse (según la Clínica Mayo). Por lo que es esencial adaptar tus horarios y dormir lo que realmente necesitas. Si tienes que irte a la cama más temprano, hazlo. Pero si estás sacrificando horas valiosas de sueño, lo estás haciendo mal.

La clave es la constancia

Cuando se trata de dormir, ser constante es el factor número uno, tanto en niños como en los adultos. Si te duermes a distintas horas cada día y luego te vas de carrete hasta las cinco de la mañana, estás sometiendo a tu cuerpo al mismo efecto que un jet-lag. Esto afecta la producción de melatonina (la hormona del sueño), provoca inflamación, retrasa la recuperación y disminuye los niveles de energía. Ser constante es indispensable para crear y mantener un hábito.

Paso a paso

Si normalmente te despiertas a las diez, no pongas tu alarma a las cinco de la mañana. Necesitas empezar de a poco, retrasando tu alarma quince o treinta minutos cada semana hasta que llegues a tu objetivo. De esta forma, tu reloj interno (ritmo circadiano) se adaptará sin problemas, y tu cuerpo y mente responderán mejor al cambio.

Posponer 0, Tú 1

Cuando suene tu alarma, tienes que hacer todo lo posible para no “posponer”. Aunque la sensación de hacerlo te cause placer, esos minutos extra no significa descansar, sino todo lo contrario. Por lo mismo, lo ideal es calcular tus horas de sueño con los minutos de “posponer” incluidos y levantarte inmediatamente cuando suene tu despertador.

Energízate

Ya le ganaste a la tentación del “posponer”, ahora debes evitar quedarte media hora pegada en internet. Mejor, levántate de tu cama y haz algo que te de energía instantánea. Desde tomar té o un café mientras lees, hacer ejercicio o preparar tu desayuno, hasta meditar, escribir en tu diario e incluso darte un baño con agua fría. Lo importante es que hagas algo que te anime a levantarte y empezar el día.

No te olvides de todo lo demás

Lo anterior es básico para despertar más temprano, pero la forma en la que te vas a dormir es esencial. Haz ejercicio y evita las siestas. Corta tu consumo de cafeína al menos seis horas antes de dormir. Disminuye el alcohol y tabaco al máximo, evita las pantallas una hora antes de acostarte. Y convierte tu pieza en un espacio tranquilo.

Te puede interesar