fbpx Revista Velvet | Alain Delon: Luces y sombras de un padre
Mundo

Alain Delon: Luces y sombras de un padre

Alain Delon: Luces y sombras de un padre
Mundo

Alain Delon: Luces y sombras de un padre

POR Francisca Olivares | 18 junio 2022

La belleza física es algo que los une, pero las peleas y desencuentros se han dado más de alguna vez en esta familia que, como lo ha sugerido el mayor de los hijos reconocidos de este monstruo sagrado del cine francés, está muy lejos de ser perfecta. Aunque desde el año pasado han vivido un proceso de reconciliación, este lazo se ha fortalecido después de que corriera la noticia falsa de que a sus 86 años, el protagonista de “El gatopardo” había solicitado la eutanasia.

A mediados de marzo de este año, una gran parte de mundo quedó conmocionada cuando circuló el rumor de que Alain Delon (86) quería la eutanasia. La noticia dio vuelta por las redes sociales con los más variados tipos de comentarios y tributos al protagonista de cintas como “Rocco y sus hermanos” (1960), “A pleno sol” (1960), “El eclipse” (1962), “El gatopardo” (1963), “El samurái” (1967), “La piscina” (1969), “El clan siciliano” (1969) y “Círculo rojo” (1970), además de protagonizar “El Zorro” (1975) y no perderse de interpretar a César en la versión fílmica de “Astérix y Obélix en los Juegos Olímpicos” (2008). El mismo que siempre ha sido tan celebrado por su belleza y elegancia como por su talento; una leyenda viviente del cine francés que seis meses antes despidió a Jean Paul Belmondo (1933-2021), su gran amigo y compañero de películas como “Borsalino” (1970) y “Uno de dos” (1988, con Vanessa Paradis), en la Iglesia de Saint-Germain-de-Près de la capital francesa.

Sin embargo, después de varios días se supo que la petición de suicidio asistido había sido un malentendido y aunque era “un deseo” del actor –en caso de estar muy enfermo y conectado a una máquina– no era algo que quería materializar inmediatamente.

La confusión tuvo como punto de partida el lanzamiento del libro “Entre chien et loup” (Entre perro y lobo) del mayor de sus hijos reconocidos, Anthony (57); una autobiografía en la que habla de su infancia (con un padre castigador), su juventud, el cáncer de páncreas de su madre y lo que significó crecer siendo hijo de “un monstruo del cine”.

En ese contexto, dio una entrevista al canal RTL y mientras hablaba de lo que había sido la muerte de su madre, Anthony –que en los 80 tuvo un romance con Estefanía de Mónaco– contó que tenían todo preparado para la eutanasia, pero afortunadamente no había sido necesario (además que en Francia es ilegal). Fue ahí que reconoció que, como también decía en su libro, su padre le había pedido hacerla también para él. El punto es que en ningún minuto dijo cuándo. Como Alain Delon vive en Suiza –donde el suicidio asistido está autorizado–, se ha declarado en favor al derecho a morir y en más de alguna ocasión se le ha visto afectado por la edad –en una entrevista recordó cuando el general De Gaulle habría dicho que “la vejez es un naufragio”–, se dio por sentado que su muerte estaba prevista para esos días… El primero que alzó la voz fue el menor de sus hijos, Alain-Fabien, de 27 años. El joven actor y modelo subió una storie a su cuenta de Instagram (que ahora es privada) donde reclamó que su padre no estaba solicitando la eutanasia. Paris Match Belgique escribió una nota web donde replicó el posteo: “Hace más de dos semanas que leo en mensajes, provenientes de las llamadas ‘revistas’, y en mis comentarios, que mi padre va a terminar con su vida recurriendo a la eutanasia. Es p*t**n falso. Una frase sacada de contexto en un libro es la causa de todo esto”. En la segunda storie, después de amenazar con ir a tribunales, escribió: “Que mi viejo viva su mejor vida en paz”.

Alain y su hijo menor Alain-Fabien

Ahora, Alain-Fabien hizo mucho ruido hace unos diez años cuando dio una entrevista a Vanity Fair Italia, donde dijo que su familia había vivido un infierno y que su madre, al igual que él y Anthony, había experimentado la violencia de su padre. Un escándalo en la tierra natal de los Delon, tanto que al revisarla ahora en la web dice: “La entrevista que acaba de leer ha suscitado muchas reacciones en Francia (…) Vanity confirma que el contenido no se distorsionó en absoluto (en todo caso, se suavizó)”. Cinco años después, Alain-Fabien habló con Vanity Fair España. En esta nueva oportunidad reclamó que cuando lo habían expulsado del colegio, sus padres lo habían dejado a su suerte. Sin embargo, también dio luces que la relación con su madre se estaba recomponiendo. De Alain Delon, en cambio, sentenció: “Mi padre no me enseñó a amar. De hecho, no creo que sea capaz de amar. Quizá yo he aprendido a querer al saber lo que es no ser querido. Mi padre estaba seguro de que iba a ser un criminal el resto de mi vida y que iba a acabar en la cárcel, como mi hermano Anthony (a los 18 años estuvo detenido por tratar de robar un auto con un amigo, además de portar un arma de fuego de un policía)”.

¿Qué ha dicho Alain Delon de las declaraciones de su hijo menor? No mucho, pero ha sido tajante y en una ocasión le escribió al director de la revista suiza L’illustré recriminándolo por publicar acusaciones sin revisar su veracidad, mientras que a Le Parisien le confesó que estaba horrorizado y devastado, al igual que su exmujer y su hija. “Mi hijo solo da entrevistas sensacionalistas por el dinero”, sostuvo.

Pero a veces el tiempo y ciertos sucesos hacen que las aguas se calmen.

Cinco meses después de que Alain-Fabien publicara “De la race des seigneurs” (febrero de 2019), una novela que alude una película de su padre y donde todo indica que habla de su familia, a Alain Delon sufrió un ACV, lo que hizo que todo temblara entre sus hijos, en especial con Alain-Fabien, que en un programa de TV (“Sept à huit”) asumió que tuvo miedo de perderlo. “La familia Delon sentada en el hospital en el suelo, llorando a las 2 de la mañana, nunca la había visto. Y nunca pensé que lo vería algún día”, dijo.

Alain Delon y su hijo Anthony

INFANCIA Y AMORES

Alain Delon tuvo una niñez difícil, diferente a la de sus hijos, como más de alguna vez comentó al ser entrevistado. Sus padres –Fabien Delon y Édith Arnold– se separaron cuando tenía unos cuatro años y eso lo hizo sentirse muy solo, ya que vivió en distintos lugares. No terminó sus estudios secundarios; se puso a trabajar en distintas labores (en el mercado, de mozo, portero) y para salir de su ambiente, a los 17 años, ingresó al ejército francés para ir a la guerra de Indochina (1946-1954).

A su regreso, fue descubierto en Cannes y pudo ser parte de su primer largometraje, “Quand la femme s’en mêle”, de Yves Allégret. De ahí vino una cinta tras otra, hasta que algo después de “A pleno sol” (donde interpretó al impostor Tom Ripley) llegó Luchino Visconti con “Rocco y sus hermanos”. El resto ya es parte de un cine –y un tiempo– cada vez más nostálgico.

Su romance con la actriz austriaca Romy Schneider fue histórico, pero entre medio tuvo un affaire con la modelo y cantante alemana Nico (musa de The Velvet Underground). Ella quedó embarazada de un niño que Delon nunca ha reconocido, Christian Aaron Boulogne (1962), quien después fue adoptado por la madre del actor (el apellido Boulogne es del padrastro de Delon). En 2001, Ari, que es fotógrafo, escribió el libro “L’amour n’oublie jamais” (El amor nunca olvida); en la portada aparece él y su madre.

En 2001 entabló su primera demanda de paternidad, la que fue rechazada, pese a eso hasta el cierre de esta edición, Ari ha mantenido que es hijo de Alain Delon y el protagonista de “El gatopardo” sigue negándolo.

Volviendo a la relación con Romy Schneider, esta solo tuvo un final cuando él decidió irse con Nathalie Canovas Berthélemy, la madre de Anthony –con quien estuvo ca- sado entre 1964 y 1969–. Después el actor se enamoró de la actriz Mireille Darc y vivieron juntos por 15 años. Mireille fue muy importante para Anthony. De hecho, él ha dicho que fue su madre del corazón.

Tras el término con Mireille (con la que siempre fueron amigos, al igual que con Romy Schneider y Nathalie) conoció a la modelo, actriz y escritora neerlandesa Rosaline van Breemen (31 años menor). Con ella tuvo a Alain-Fabien y a Anouchka, la niña de sus ojos.

ANOUCHKA, LA IDOLATRADA

Anouchka es su albacea y vive en Suiza, junto a su marido, el actor Julian Deremis, y su hijo Lino, de poco más de dos años.

Antes de la pandemia, en mayo de 2019, lo acompañó al Festival de Cannes para que recibiera la Palma de Oro de Honor. Un premio por sus 62 años de carrera, que ella le entregó con sus manos. Delon dijo, en medio de las lágrimas, que consideraba que el premio era como un homenaje póstumo dado en vida. “Cuando empecé a trabajar, me dijeron que lo complicado era llegar a trabajar en lo que te gustaba, pero no fue difícil, lo más duro ha sido mantenerse y duré… estuve 62 años (suspiró profundo)… y ahora también sé lo complicado que es marcharse, porque me voy… pero no me iré sin decirles y darles las gracias”, añadió.

Palabras emotivas que lo hicieron llorar mientras se despedía de su carrera, su vida. Quienes estaban en la sala de cine dispuesta para la ocasión, lo aplaudieron de pie. Estaba lleno, a excepción de Salma Hayek, que decidió no asistir ya que un grupo de actrices había firmado una petición para que Delon no recibiera el premio por homofóbico y misógino. Un reclamo que se justificó porque en televisión dijo que no estaba de acuerdo con que las parejas del mismo sexo adopten hijos (en 2013). Posteriormente, y a raíz de las entrevistas de Alain-Fabien, asumió que en más de alguna ocasión había abofeteado a una mujer, aunque sostuvo que a él le habían pegado más, y también había sido acosado.

Anouchka

Al cierre de la edición, estaba por comenzar Cannes 2022 y Anouchka Delon posteó una foto de ella y su marido en 2019, cuando el festival homenajeó a su padre. Unos días antes había subido, y como es muy usual, una foto de Alain Delon joven con el texto: “Weekend vibes”, un emoji de pique y el hashtag love. Y es que Anouchka nunca le ha reclamado algo, aunque ha comentado que es difícil para ellos trabajar en el cine dado su apellido. En 2013, junto a él protagonizó la película “El león”.

EL PERDÓN DE ANTHONY

En cuanto a Anthony –que tiene tres hijas, Lou (26) y Liv (20), de su matrimonio con Sophie Clerico, y Alyson Le Borges (35), fruto de una relación fugaz con la bailarina del Crazy Horse Marie-Hélène Le Borges–, ha seguido dando entrevistas por su libro, destacando que para perdonar hay que comprender.

“Mi padre se comportaba así conmigo, porque él mismo era un niño infeliz y abandonado, colocado a los cuatro años en una familia de acogida después del divorcio de sus padres. Cuando tenía 17 años, su madre firmó una renuncia para que fuera a la guerra en Indochina… ¿Es eso amor de madre?”, dijo en una entrevista para Ouest France; mientras que en el programa de televisión “C à vous” (tú decides) reconoció que “no existe la familia perfecta”. “Nosotros nos llamamos Delon y esa es la guinda de la torta”, concluyó.

Te puede interesar