fbpx Revista Velvet | Luz entre la niebla

Lecturas @LenkaC

Luz entre la niebla

Por Lenka Carvallo | 25 junio 2021

Me habría encantado conversar con María Luisa Bombal. Sentarnos a tomar el té e ir revisando uno a uno los capítulos de su vida fascinante.

Una cabellera negra y sedosa cayendo lacia sobre la frente. Cejas largas e inquisitivas. En las imágenes en blanco y negro que hay de María Luisa Bombal (1910-1980) hay un algo a Greta Garbo, quizá por la mirada enigmática y oscura. Una chilena entre las letras más brillantes de su época, reconocida incluso por hombres, como el Premio Nobel Gabriel García Márquez: «María Luisa Bombal es una adelantada de lo que se ha dado en llamar realismo mágico», dijo en su momento. Mientras que para el mexicano Carlos Fuentes admitió: “Ella fue nuestra madre (literaria)”.

Aunque en su tiempo su brillo intelectual estaba atado al de una mujer excéntrica, demasiado liberal e irreverente. «Es demasiado inteligente para ser mujer», decían de ella.

Hoy es una inspiración, una estrella que guía a muchas narradoras, como me confesó Montserrat Martorell, quien acaba de publicar su tercera novela (Empezar a olvidarte, de Editorial Turbina). «Profundiza en los mundos internos de las mujeres; logra problematizar los vínculos, pone en jaque a la institución del matrimonio con una prosa poética intensa y a la vez con una gran humanidad. La crítica de su tiempo decía que las palabras la obedecían«. Bello concepto.

La Bombal se crió desde los diez años en París, donde realizó su educación escolar y  universitaria. En Chile fue parte de la bohemia y se conectó con lo más alto de nuestra intelectualidad; Marta Brunet y Pablo Neruda validaron su talento. Hasta que se enamoró y cometió su máximo error, uno que la penaría aún después de muerta. La mujer despechada que le dispara a su amante en el Hotel Crillón. Exorcizó ese episodio en su primera novela, La última niebla, que publicó a los 24 años, y que escribió en Buenos Aires, en la misma mesa donde Pablo Neruda, entonces embajador en Argentina, redactaba Residencia en la tierra.

En Buenos Aires ella  fue parte de la élite intelectual, amiga de Jorge Luis Borges y del español García Lorca.

Todo esto y mucho más fue la vida y obra de la Bombal, quien murió sin recibir el Premio Nacional de Literatura. Hoy la editorial Seix Barral le hace justicia al publicar una edición maravillosa, ilustrada por la española Paula Bonet, y que incluye La última Niebla y La Amortajada, además de varios de sus cuentos, uno de los cuales incluso fue adquirido para filmar una película en Hollywood.

En este volumen hay también testimonios de quienes fueron sus cercanos y amigos, como José Bianco, el célebre jefe de redacción de la revista Sur, donde escribían Oliverio Girondo, Borges, Silvina Ocampo y tantos otros. También una entrevista, de las pocas que dio la Bombal en la que habla de sus matrimonios, su vida en Francia, Estados Unidos, Buenos Aires, de feminismo y tantas cosas más. Un libro absolutamente necesario, ideal para acompañar estos días de invierno.

Comentarios