fbpx Revista Velvet | Un círculo virtuoso



Moda

Un círculo virtuoso

Por Carola Montenegro | 16 octubre 2020

Mona se encontró con una realidad que no esperaba. Mujeres que tejen por la necesidad de rentabilizar su tiempo.

Mónica siempre tejió a crochet y, sin duda, tenía un talento especial. En 2017, su fascinación por la moda la llevó a diseñar un modelo de cartera al que llamó “Poppy”, nombre que hace honor a un punto característico que se repite en sus trabajos. Ese patrón es un globo o, en inglés, POP. Y así partieron las primeras “Poppys”; carteras tejidas a crochet de múltiples colores.

“La Mona” (así llaman a Mónica sus amigos) se transformó en una marca sin muchas pretensiones; pensaba vender una cartera de vez en cuando. Pero la demanda fue mucho más grande de lo que imaginaba y, en un momento, sus manos ya no pudieron cubrir las peticiones de las interesadas. Así surgió la idea de trabajar con otras mujeres y empezó la búsqueda de aquellas que supieran tejer a crochet y entendieran su estilo particular de tejido (muy prolijo y bien ajustado para mantener la rigidez de
las carteras). Al inicio no fue fácil encontrar tejedoras con esas características pero, después de un tiempo, lo logró.

Mona se encontró con una realidad que no esperaba. Mujeres que tejen por la necesidad de rentabilizar su tiempo porque no pueden salir de su casa, porque deben cuidar a alguien de su familia, por su edad, o porque se están en situación de vulnerabilidad y no han tenido suerte de encontrar un trabajo haciendo lo que les gusta. Entonces se dedicó a orientarlas, capacitarlas y ayudarlas a convertirse en mujeres independientes. Además, las orienta en actividades como iniciación de actividades, emisión de boletas y orden en las contabilidades.

Sin quererlo, “La Mona” se convirtió en una marca con un sesgo social súper potente. No sólo porque ayuda a sus tejedoras a convertirse en mujeres empoderadas, sino también porque promueve la colaboración y la economía circular en la compra de insumos y materiales. Todos los materiales que se usan para construir una “Poppy” son hechos por emprendedores chilenos. Además, a Mónica le interesa una moda consciente y preocupada tanto por quien está detrás del producto (las tejedoras) como por quien está frente al producto (las clientas).

Actualmente, las compradoras de sus carteras y accesorios no sólo son chilenas; Mónica está exportando a Estados Unidos, Colombia, Panamá, Argentina, Suiza, España, Portugal, Francia, y Nueva Zelandia.

*Las Poppys las puedes encontrar en Instagram (@monasevistedeseda) y en su página web: www.monasevistedeseda.cl

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Poppy limited edition gold. 1 de 1. #sinoeslamonanoespoppy #empoderandomujeres #lujohechoamano #slowfashion #handmadeluxury #crochet #handmadecrochetbag

Una publicación compartida de La Mona Chile (@monasevistedeseda) el

Comentarios