fbpx Revista Velvet | El sexo en tiempos de cuarentena: consejos de una experta



Selfcare

El sexo en tiempos de cuarentena: consejos de una experta

Por Vero Marinao | 31 marzo 2020

Primera reflexión: no al porno, sí a las fantasías.

¿Qué pasa si dos personas están teniendo relaciones sexuales y lo están pasando increíble, pero, de repente, sienten que entró un ladrón a la casa? La pregunta la lanza la psicóloga clínica y sexóloga Carolina Carrasco, una de las expertas de Reviva, Centro de Terapias Individuales, Sexuales y de Pareja.  Ella misma responde: “Se les activará la alerta y les bajará todo el nivel de deseo”.

El gran problema es que hoy, en tiempos de cuarentena, las parejas están cotidianamente en un estado de alerta similar y, por lo mismo, quieran o no, su vida sexual se ve afectada.

Acá, la especialista entrega algunos consejos para enfrentar este problema:

1.- “Lo principal es respetar los espacios de cada uno dentro de la casa. Por ejemplo, si ambos están teletrabajando, lo ideal es que él trabaje en el living, y ella, en la pieza chica; no invadirse. Van a estar muchas horas juntos en la misma casa, entonces, si no están claros los límites, es probable que se generen discusiones o sensaciones desagradables, que haya tensión. Es importante tener estructura, cierta organización; que cada uno tenga roles, tal como se hace en los trabajos”.

2.- “Además de la estructura y de los roles, es importante que, al terminar el día -que es ahí donde normalmente parte la sexualidad-, preguntarle al otro cómo está, cómo se siente, es decir, darle espacio a la intimidad emocional, porque, llegar al sexo, sin cuidar el espacio y sin intimidad emocional -o sea sin contener al otro-, me parece que es casi imposible.

Yo, en general, le recomiendo a mis pacientes que dejen un espacio de intimidad sexual una vez a la semana; por ejemplo, decir ‘todos los martes a las 8 de la noche tendremos nuestro espacio’. No significa que en ese espacio tendrán sexo sí o sí, sino que sea un lugar de encuentro, donde a lo mejor comen algo rico, conversan y coquetean un rato… y quizás después se van tocando, qué se yo, y van avanzando en la medida que aumenta el deseo. Y si el deseo no aumenta, eso queda hasta ahí, pero la cosa es que cada pareja sepa, por ejemplo, que todos los martes a tal hora, tienen ese encuentro de intimidad emocional y sexual.

Esto se usa mucho cuando hay hijos y también se puede aplicar muy bien hoy en día (en medio de la pandemia), porque, muchas veces, los niños invaden los espacios, entonces, si no se cuidan ese espacio de pareja de intimidad emocional y sexual, es muy probable que la relación de pareja se quiebre. Por eso siempre es necesario una muy buena comunicación”.

3.- “En tiempos de la pandemia, hay que generar más estructuras, no es bueno dejar que el sexo sólo sea espontáneo, porque la verdad es que, con el estrés que provoca la dificultad económica, el posible contagio del virus, etcétera, es muy difícil que eso se logre. Espontáneo significa que él tiene que estar tranquilo, y él o ella, dependiendo de si la pareja es hetero u homosexual, también tiene que, justo en el mismo instante, estar dispuesto y conectado. Eso es muy difícil”.

4.- “Hay que tener presente que es normal que baje la libido. El estrés aumenta una hormona que es el cortisol y este baja la testosterona y, si esta baja, también disminuye la libido, el deseo. Además, el estrés hace que estés en alerta. Entonces tu mente va a estar en otro lado, vas a estar pensando en el virus o en los problemas económicos, y eso hace que no haya espacio para trabajar en el deseo, en la fantasía sexual, en lo que te provoca sexualmente, en lo que te apaga, en cómo te gustaría que tu pareja te buscara sexualmente.

Con todo este estrés, es muy probable que bajen los niveles de deseo y que haya más crisis de pareja. Yo creo que no hay que preocuparse si baja la libido, pero sí hay que OCUPARSE ¿Cómo? Manteniendo una vez a la semana un espacio de intimidad sexual y, en ese espacio, que se dé lo que se dé; si sólo son besos, está bien. Lo importante es que cuidar la conexión”.

5.- “Si se tiene pareja, pero no viven juntos, una alternativa (para mantener la vida sexual) es que conversen la opción de vivir juntos 10 días y ver cómo les va. Pero eso es más recomendable para parejas que llevan un buen tiempo juntos. Si no llevan mucho tiempo, no es recomendable vivir juntos sólo por el tema del coronavirus.

Hay otras alternativas. Pongamos como ejemplo a una pareja heterosexual; ella trabaja 100% desde su casa y él también trabaja 100% desde la suya. No tienen contacto con nadie más. Podría ser que se vean, tomando todos los resguardos posibles para disminuir la posibilidad de contagio; que él o ella sólo tengan que subirse a su auto para ir la casa del otro. Pero si eso no se puede -porque va a depender un poco de la situación (si está decretada cuarentena total o no)-, entonces se recomienda la video llamada y la sexualidad online”.

Además, la experta dice que, para quienes están solos en cuarentena, la autoestimulación siempre es una buena opción. “O lo otro es no tener sexo, nadie se muere sin tener sexo”.

¿Y la pornografía es una buena alternativa?

No, lo ideal es que la pornografía sea en muy pequeña escala, una vez al mes, por ejemplo, y que sea una pornografía muy suave, porque la pornografía, en general, produce una distorsión de la realidad. Me parece que no es recomendable que una persona vea a diario, o día por medio, pornografía porque después, el hombre o la mujer con el que va a estar de verdad, no va a tener ni ese cuerpo, ni va a hacer esos gestos, ni nada de lo que aparece en la pornografía. Entonces, cuando llegas a la realidad sexual con alguien, o se baja el deseo sexual, o cuesta conectarse porque sobre estimulaste las neuronas con algo irreal.

Lo que sí sirve es que la persona se autoestimule con fantasías, tanto sola como en pareja, usando mucho la mente, imaginando cosas. Si quieres, te puede hacer un porno en tu cabeza, porque la imaginación es diferente a ver algo visualmente.

¿Y se puede recurrir juguetes sexuales?

Sí, no hay problema. Eso puede ser. Y, si después, esa persona sí está en pareja, puede incluir esos juguetes en la relación, pero no siempre. La satisfacción sexual tiene que ver mucho con la mente, entonces, si una persona se conoce mucho, ni siquiera necesita de tanto estímulo; si juega con su mente y con su fantasía, con una pequeña estimulación podría llegar a un orgasmo. Pero, en realidad, eso es para alguien que se conozca mucho; para los que no se conocen tanto, sí pueden recurrir a juguetes sexuales y a la imaginación.

Comentarios