fbpx Revista Velvet | El coronavirus se llevó a la gran Lucía Bosé



Actualidad

El coronavirus se llevó a la gran Lucía Bosé

Por Vero Marinao | 23 marzo 2020

La legendaria actriz y madre de Miguel Bosé murió a los 89 años

Le decían la diva divina. Lucía Bosé, quizás una de las mujeres más talentosas (y bellas) de su generación -fue dirigida por Fellini, Michelangelo Antonioni y Luis Buñuel, entre otros ‘monstruos’ del cine- murió hoy en Madrid producto del coronavirus.

La noticia la confirmó su propio hijo, Miguel Bosé, a través de su cuenta twitter. “Queridos amigos…os comunico que mi madre acaba de fallecer. Ya está en el mejor de los sitios”, escribió el artista español #MB”. Poco después agregó: “Te llevamos dentro del corazón querida Mami. Un beso de toda la familia entera #Mami❤”.

Lucía Bosé nació en Italia en 1931. Luchino Visconti, uno de los mayores exponentes del cine neorrealista, la vio mientras ella atendía tras el mostrador de una pastelería. Además de lanzarla al estrellato, Visconti se convirtió en su gran amor. “Fue como un hermano, un amante. Di a Visconti lo que he dado a pocos hombres, un amor verdadero”, dijo en una oportunidad.

En 1947 se convirtió en Miss Italia. En 1955 se casó con el célebre torero Luis Dominguín, quien se separó de Ava Gardner para estar con ella. Las infidelidades de Dominguín apagaron la pasión y en 1969 se divorciaron. “Yo en cuernos tengo medalla de oro”, decía. Con Dominguín tuvo tres hijos: Miguel Bosé, Lucía Dominguín y Paola Dominguín. Al casarse con él abandonó su carrera como actriz aunque a fine de los 60 y comienzos de los 70 participó en películas como “Crónica de la muerte anunciada”, de Francesco Ros y “El avaro”, de Tonino sorvi.

Además de su talento, la recordaremos siempre por su singular pelo azul, look que llevó en los últimos 20 años. “La Bimba (su nieta modelo que falleció en 2017), ella me lo puso verde, amarillo, violeta…y un día me hizo azul y me gustó, así que me quedé con él”, dijo en 2017 al programa “Mi Casa es tu Casa”, conducido por Bertín Osborne.

Comentarios