fbpx Revista Velvet | “Siempre está el riesgo de morir, pero es la profesión que elegí”



Actualidad

“Siempre está el riesgo de morir, pero es la profesión que elegí”

Por Vero Marinao | 19 marzo 2020

Rodrigo Cruz, infectólogo del hospital Carlos van Buren, dice que es “humano” tener cierto grado de incertidumbre y temor en estos tiempos de coronavirus.

“En un principio no sopesamos la gravedad de esta pandemia. Yo tampoco lo sopesé”, dice Rodrigo Cruz, Magister en infecciones y epidemiología, director del Centro de Análisis e Investigación de enfermedades Infecciosas (CAIE-UV) de la escuela de medicina de la Universidad de Valparaíso y médico del hospital Carlos van Buren. “Todos tenemos cierto grado de incertidumbre y temor. Eso es humano y eso lo vivimos también los médicos y, por eso mismo, es que colegas y autoridades se están preparando para que, en caso de que ocurra el peor de los escenarios, se pueda enfrentar de la mejor forma posible”, dice el especialista, consciente de que su profesión implica más riesgos que otras.

En España y en Italia entre el 10 y 15% de los médicos están infectados. Eso es una realidad; está el riesgo de que uno se infecte y, además, siempre está el riesgo de que uno se pueda morir, pero es la profesión que elegí.  Yo eso lo tengo claro, pero también tengo un compromiso con el sistema público. Todos mis colegas, desde el más joven hasta el mayor, tienen ese compromiso púbico. Y yo he visto como nunca esa fortaleza, nadie se va a ir, nadie va a presentar licencia, todos van a trabajar y enfrentar esto”, cuenta.

Y dice que, en caso de que se produzca el peor posible escenario -es decir que aumenten exponencialmente los casos y que el sistema sanitario tanto público como privado se vea sobrepasado-, los médicos “están reforzando las medidas de prevención y también preparándose en lo anímico”.

El doctor Cruz dice que su esposa es enfermera (no activa en estos momentos),y entiende los riesgos, pero lógicamente a él le complica poder infectar a su familia. “Cuando atiendo a pacientes, uso mascarillas, delantales desechables, guantes desechables. Me lavo las manos frecuentemente, y la recomendación para los médicos es que, cuando nos retiremos del hospital, nos cambiemos de ropa. Cuando uno llega a casa, si uno no se cambió de ropa, uno no tiene que saludar a ninguno de los miembros de la familia, debe lavarse y cambiarse a la ropa, y esa ropa tiene que entrar a la lavadora”, dice. Y agrega: “es duro porque uno se puede enfermar y llevar el virus a la casa, no necesariamente morir, pero sí enfermarse y llevar la infección a la casa”.

Su madre, al igual que su esposa e hijas (de 14, 10 y 8 meses), están “recluidas”, algo que recomienda para el resto de la población. “Espero que la gente se quede en sus casas, no haya aglomeración para no contagiar, especialmente a personas vulnerables. Y, de esa forma, poder apagar la curva epidémica y así no tener un mayor número de casos que pueda hacer colapsar al sistema (…) Los chilenos somos latinos, estamos acostumbrados a dar la mano, dar besos, acercarnos… pero, bueno, debemos dejar de hacer eso porque estamos en un período de pandemia donde es urgente bajar la transmisibilidad de este virus para así poder contenerlo”, remata.

Comentarios