fbpx Revista Velvet | Tiffany Trump, la otra hija del presidente de Estados Unidos
Cultura Pop

Tiffany Trump, la otra hija del presidente de Estados Unidos

Tiffany Trump, la otra hija del presidente de Estados Unidos
Cultura Pop

Tiffany Trump, la otra hija del presidente de Estados Unidos

POR admin | 24 mayo 2020

Incluso desde antes que Donald Trump se convirtiera en el presidente de EE.UU sus hijos han tenido cierto protagonismo. Sin embargo, casi siempre, se ha enfocado en Donald Jr. e Ivanka, los dos mayores. Pero el mandatario tiene cinco hijos, Tiffany es la cuarta de los hermanos y única hija con su segunda esposa, la actriz Marla Maples.

A sus 26 años se acaba de graduar de Derecho en la Universidad de Georgetown, a través de una ceremonia por videoconferencia, y las felicitaciones de su padre llegaron cuatro días después del gran día. Un tuit que una vez más refuerza la distancia que existe entre ambos, y que quedó en evidencia durante la campaña presidencial de su padre.

Ha sido la misma Tiffany quien ha dicho no conocer una figura real de padre, y pocas veces se le ve junto a él. Muy diferente es la relación del magnate con su hija mayor, Ivanka, la favorita. “No es el padre que me llevaría a la playa e iríamos a nadar, pero es una persona muy motivadora”, comentó Tiff a una revista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tiffany Ariana Trump (@tiffanytrump) el

Maples y Trump se casaron en 1993 y se divorciaron en 1999. Tras la separación madre e hija se mudaron a California, por lo que mantuvo una relación muy cercana con su madre, pero alejada de su familia paterna. Fue Donald Trump quien aseguró en una entrevista de radio que sus hijos mayores, Donald Jr. e Ivanka, querían dejarla fuera de la herencia.

Si bien Tiffany no es la hija predilecta del actual presidente de Estados Unidos, y no mantienen una relación muy cercana, la joven nunca ha tenido malas palabras para él y asiste a los actos oficiales que sean necesarios. Sin embargo, ha sido víctima de las consecuencias de llevar su apellido.

Hace algunos años fue invitada al desfile de Philipp Plein en Nueva York, y según el propio diseñador, nadie se quiso sentar a su lado. “Odien al hombre, ok, pero odiar a la hija es simplemente detestable”, comentó a TMZ. Durante sus años universitarios la historia resulta algo amarga, ya que ver el apellido en el listado de los alumnos, no pasó desapercibido, y mucho menos los autos negros que acompañaban a la joven todos los días. Un pequeño detalle del Servicio Secreto que un hijo del presidente de la nación no puede evitar.

Una estudiante de la misma carrera que Tiffany, reveló al The New York Times, que se creó un grupo de Facebook en el que debatían la presencia de un “Trump” en el centro de estudios y cómo las políticas de su padre afectarían a las minorías. Ahora, tras la graduación, un compañero comentó a CNN que “la mayoría de los estudiantes simplemente la ignoraban”. A pesar de eso, y de los dos guardias que la acompañaban a las clases, aseguran que siempre mantuvo un perfil bajo y vivió la experiencia académica como cualquier otro alumno.

Antes de especializarse en Justicia Criminal, y graduarse de Derecho, Tiffany estudió Sociología en la Universidad de Pennsylvania, y aún cuando ha vivido en Washington desde 2017, nunca vio la Casa Blanca como su hogar. Tras su graduación, llegaron las felicitaciones de su madre a través de redes sociales, y el tuit de Trump, cuatro días más tarde, dejó algunos estragos convirtiendo a Tiff en trending topic.

“Justo lo que necesitaba, una abogada en la familia”, fue la frase que rápidamente encendió las alarmas en la red social. Esto porque precisamente en esos días un juez había dado luz verde para proceder con una antigua demanda en contra de Trump y sus tres hijos mayores: Donald Jr., Ivanka y Eric.

La acusación presentada en 2018, argumenta que usaron el programa “The Celebrity Apprentice”, otra versión del show de TV “The Apprentice”, para “enriquecerse a sí mismos mediante fraudes sistemáticos contra gente pobre que buscaba invertir en su educación, comenzar sus pequeños negocios, y alcanzar el Sueño Americano”.

Twitter puede volverse un campo de batallas y los usuarios no dejan pasar absolutamente ningún comentario del presidente. En este caso, y en honor al timing de las felicitaciones de padre a hija, los tuiteros sacaron cálculos y sin desmerecer el logro de Tiffany, solo vieron la demanda.

Ser “la Trump olvidada” como la bautizaron los medios, parece no ser garantía de quedar fuera de las polémicas familiares.

 

 

 

 

 

Te puede interesar