fbpx Revista Velvet | ¿Por qué Julia Roberts no volvió a hacer comedias románticas?
Celebrities

¿Por qué Julia Roberts no volvió a hacer comedias románticas?

¿Por qué Julia Roberts no volvió a hacer comedias románticas?
Celebrities

¿Por qué Julia Roberts no volvió a hacer comedias románticas?

POR Carlos Loyola Lobo | 20 abril 2022

Julia Roberts ha sido llamada durante décadas “la novia de América” gracias a películas con las que consiguió hacerse un lugar en la meca del cine durante los primeros años de su carrera como actriz. Pretty Woman, Runaway Bride, Notting Hill o La Boda de mi Mejor Amigo son algunos de los filmes con los que Julia se convirtió en tiempo récord en una de las actrices más admiradas y mejor pagadas de Hollywood. Cintas con un denominador común, ser comedias románticas aptas para casi todos los públicos en las que, con gran dosis de humor en su guion, los protagonistas ansiaban el final feliz esperado por una audiencia ávida de historias ligeras y que hoy se encuentran totalmente desaparecidas de las salas de cine, tomadas única y exclusivamente por sagas de superhéroes.

Lejos de quedarse encasillada en este tipo de papeles, Julia Roberts ha intentado seguir creciendo profesionalmente diversificando su perfil de actriz con películas que se han alejado del estereotipo de comedia romántica con el se caracterizó en sus orígenes. Filmes como August, Wonder o Erin Brockovich, gracias al cual ganó el Oscar a la mejor actriz, Julia cambió de registro para no volver al género gracias al cual se convirtió en un ícono para la industria del cine. Una curiosa realidad que Roberts no ha tenido inconveniente en tratar durante su última entrevista con la revista del New York Times en su última edición. Lejos de no querer hacer un papel de esta índole, a Julia le llama la atención que el público crea que ella no quiso hacerlas más: “La gente a veces malinterpreta la cantidad de tiempo que he pasado sin hacer una comedia romántica como si yo no quisiera hacerla”. Y a continuación, la actriz explica el verdadero motivo por el que no ha vuelto a este tipo de registro: “Si hubiera leído algo que pensara que tenía el nivel de escritura de Notting Hill o el nivel de diversión loca de La Boda de mi Mejor Amigo lo habría hecho. Simplemente, no ha aparecido algo a ese nivel”.

Una exigencia que parece haber dado fruto con su último filme Ticket to Paradise, que se estrenará a finales de este año y en el que comparte protagonismo con su gran amigo George Clooney. En la película Roberts y Clooney dan vida a un matrimonio divorciado que intenta convencer a su hija de que no cometa el mismo error que cometieron ellos en el pasado casándose con un extraño. Una película cuyo guion solo convencía a Julia con una condición: “Cuando lo leí pensé, bueno: desastre, porque esto solo funciona si es él. Mientras que George sintió igualmente que solo funcionaría conmigo. De algún modo ambos pudimos hacerlo y lo hicimos”.

Además de sus necesidades profesionales para aceptar un rol de este tipo, la actriz habló de las razones familiares que también fueron parte de sus dudas antes de aceptarlo: “tuve tres hijos en los últimos 18 años. Eso sube la vara aún más porque no solo es cuestión de elegir un buen material, también es la ecuación matemática de cuadrar horarios de trabajo de mi marido y el horario escolar de los niños y sus vacaciones de verano” destacando en todo momento el orgullo que ha sentido al poder estar cerca de su familia en momentos determinantes para ella: “No se trataba solo de un ‘oh, quiero hacer esto’. Siento un gran orgullo de estar en casa con mi familia y considerarme una dueña de casa”.

Te puede interesar