fbpx Revista Velvet | Nostalgia pop: la nueva moda de celebrar aniversarios
Cultura Pop

Nostalgia pop: la nueva moda de celebrar aniversarios

Nostalgia pop: la nueva moda de celebrar aniversarios
Cultura Pop

Nostalgia pop: la nueva moda de celebrar aniversarios

POR Carlos Loyola Lobo | 22 septiembre 2021

Un fenómeno que nace en las redes sociales para olvidarse de pandemias y crisis climáticas. Marcas y medios de comunicación se han visto beneficiados con esta oleada de nostalgia colectiva.

A comienzos de la semana pasada se destacaba en redes sociales que el hit más popular de la cantante australiana Kylie Minogue, Can’t get you out of my head celebraba 20 años desde su difusión y suceso mundial. Sí, esa pegajosa canción con el estribillo “na-na-na…” hasta el infinito, un éxito planetario que se canta en estadios de fútbol, que ha servido para musicalizar pasarelas de moda y que se ha bailado en cuánta pista de baile exista.

Durante el fin de semana, otra efeméride musical ligada a otra diva pop, quizás la más grande: Madonna lanzaba hace 21 años su disco Music. Ese donde aparecía en todo bling-bling, abrigo blanco con estola de piel, con Sasha Baron Cohen de conductor de una limusina y donde la diva devenía en una heroína animada tipo She-Ra. Ese disco de corte electrónico con estética visual vaquera cumplía la -antigua- mayoría de edad oficial. Dos ejercicios algo inútiles pero con alto valor simbólico cargados a la nostalgia, son solo dos ejemplos recientes de un insólito fenómeno que nos ha invadido durante los últimos ¿5 años?, una suerte de obsesión por los aniversarios. Una especie de rito colectivo, probablemente nacido en la dinámica de las redes sociales, donde todo el mundo quiere tener y compartir recuerdos, discos, libros, películas y series en común.

Pero esto no es algo que se nos ocurrió a nosotros ni tampoco un fenómeno nacional ni reciente. Es algo mucho más global, tanto que hace un par de años, Alyson Krueger del New York Times escribió un ensayo al respecto, a propósito de que en 2019 se conmemoraban los 50 años del verano de 1969 donde confluyeron una serie de hechos clave para la cultura pop mundial: los disturbios en el Bar Stonewall que dieron inicio al movimiento LGBTIQ+, el aterrizaje del hombre en la luna, los terribles asesinatos de Charles Manson y lo alucinante del festival Woodstock.

La autora del artículo intenta explicarse este fenómeno diciendo que “la gente ahora vive más y tiene mejor salud de los setenta a noventa años. Eso significa que hay muchas personas que ya eran adultos durante el suceso original y quieren volver a vivir el momento cincuenta años después”. Por su parte, el profesor de la Universidad de Massachusets, William Johnston y autor del libro Celebrations: The Cult of Anniversaries in Europe and the United States Today, se detiene de manera sarcástica en una singularidad de este ritual: “Las cosas no se rememoran cuando no se trata de un número par. El intento de asesinar a Hitler fue hace 51 años, así que no le prestaremos ninguna atención”.

Lo cierto es que estamos conmemorando desde lo más relevante hasta el lanzamiento del primer disco de Shakira, o los 30 años de Cuando Harry conoció a Sally, los 25 años del estreno de Friends (y de ahí todo el evento televisado que hubo por su reencuentro), o sin ir más lejos hace algunas semanas -y a partir de la fecha a la que hace alusión-, los 30 años del hit del grupo Mecano, El 7 de septiembre. Todo vale y no hay mucho límite, lo que según el artículo del New York Times hace surgir las siguientes preguntas ¿de qué sirve celebrar estos aniversarios? ¿Es algo esencial de alguna manera para el bienestar psicológico de la sociedad, o solo un intento de colectivizar las experiencias cada vez más difuminadas por las distracciones del internet?

Al parecer, muchas personas disfrutan de celebrar aniversarios importantes de ocasiones culturales casi tanto como los de sus propios matrimonios. Lo que para algunos se trata de una fascinación por los sucesos que ocurrieron antes de su época. Para otros, las celebraciones de aniversarios tal vez les ofrecen una oportunidad de escapar de su inquietante realidad actual de pandemia y crisis climática. “El frenesí de la rememoración colectiva proporciona una excusa para olvidar brevemente todo lo demás”, comenta el profesor Johnston.

Esta nostalgia colectiva ha permitido que tanto marcas como medios de comunicación saboreen sus éxitos del pasado. Las cadenas de televisión se frotan las manos en cada aniversario de Los Simpsons o de Los Archivos Secretos X y los periodistas se ven en la obligación de desempolvar recuerdos y crear contenido nuevo llenando páginas virtuales o impresas, cubriendo reencuentros de elencos de series o películas, o elaborando un nuevo análisis de los discos homenajeados.

“Es muy conveniente”, dice el profesor Johnston. “Puedes decidir lo que quieres cubrir con cinco años, diez años, cincuenta años de anticipación. Entre todos podemos decidir lo que estaremos celebrando en 2029”.

Te puede interesar