fbpx Revista Velvet | Las anécdotas más llamativas de las grandes estrellas en el Festival de Cine de Venecia
Cultura Pop

Las anécdotas más llamativas de las grandes estrellas en el Festival de Cine de Venecia

Las anécdotas más llamativas de las grandes estrellas en el Festival de Cine de Venecia
Cultura Pop

Las anécdotas más llamativas de las grandes estrellas en el Festival de Cine de Venecia

POR Carlos Loyola Lobo | 30 agosto 2022

El Festival de Cine de Venecia es una de las grandes citas con el cine internacional, y junto con Cannes, Berlín y Toronto, son los festivales llamados “clase A” del cine, donde se estrena lo más exclusivo de la industria. A lo largo de sus muchos años de historia, las estrellas más destacadas del mundo del celuloide se han encontrado en la ciudad italiana y han llenado de anécdotas y momentos mágicos a este certamen. Instantes que ya forman parte de la esencia del festival, en el que las estrellas posan con sus mejores outfits, las joyas más caras y también liberan su lado más desinhibido, sobre todo gracias a las fiestas y celebraciones que tienen lugar en paralelo. Anécdotas que van dando vida y van sumando páginas a las memorias de un festival que ya va por su edición número 79, cuya alfombra roja se inaugurará mañana miércoles 31.

Pocas mujeres como Elizabeth Taylor han mostrado un amor tan puro por las joyas. Si la actriz de ojos violetas la llevaba, la apuesta de que era una joya de calidad era segura. No son pocas las ocasiones en las que se pudo ver en su cuello el collar de esmeraldas y diamantes, que se ha convertido en icónico, incluso en ocasiones lo lució en Venecia, en una fiesta organizada por Onassis. En la versión del Festival de 1967 y en compañía de su marido por aquellos días, Richard Burton, compartieron velada con otra actriz ícono como Claudia Cardinale.

Los tiempos cambian, las estrellas desaparecen, pero su brillo y la pasión por las joyas en la alfombra roja de Venecia permanece. Prueba de ello fue la aparición de Georgina Rodríguez en 2021, un gran salto en el tiempo desde la época dorada de Hollywood. La modelo se bajaba de la lancha y dejaba a todos con la boca abierta, luciendo un vestido de encaje y casi 100 mil euros en joyas.  Por otro lado, los asistentes al Festival de Cine de Venecia no tienen problemas en mostrar abiertamente su opinión sobre una cinta; así lo hicieron con W/ E: El romance del siglo, la película sobre Eduardo de Windsor y Wallis Simpson, dirigida por Madonna, a la que abuchearon sin piedad. La reina del pop no ha sido muy afortunada como actriz y parece que tampoco al otro lado de la cámara.

Pero no ha sido Madonna a la única que han tratado mal. El hoy aclamado Luca Guadagnino vio cómo su película A Bigger Splash no fue muy bien recibida. Poco importó que su protagonista Ralph Fiennes lo diera todo a su llegada a Venecia, incluso bailando delante de los fotógrafos. Este año, Guadagnino vuelve a la carga, esta vez en la compañía de su actor fetiche Timothée Chalamet con Bones and All. A lo largo de los años de festival, grandes estrellas han pasado por la ciudad italiana, como Jane Fonda y Roger Vadim cuando todavía estaban casados y eran felices, o Rock Hudson y Novella Parigini, que evidentemente no eran una pareja real, pero sí ficticia. Ambos mostraron la gran química que tenían en pantalla durante un divertido momento frente a los fotógrafos en la Piazza San Marco, en que el actor sujetó a la actriz en sus brazos para evitar que se mojara los zapatos. Todo un caballero.

Un problema que no tendría la actriz Jamie Lee Curtis, que decidió poner en riesgo los protocolos de la ceremonia. La actriz recogía el León de Oro Honorífico y subiría descalza al escenario a recibir su premio. Un movimiento que las actrices reivindican con mayor frecuencia, y es porque en muchas ocasiones llevar tacos suele ser parte del protocolo que se les exige. Transgresora, solidaria y con mentalidad sustentable se mostró la actriz Cate Blanchett, quien confirmó que se puede pisar la alfombra roja con el mismo vestido dos veces sin renunciar al estilo y la elegancia. Pero no fueron dos veces seguidas. En 2020 recuperó un vestido de la firma Esteban Cortázar que ya había llevado antes en 2015. En otra de sus apariciones volvió a lucir uno de sus outfits más aplaudidos, un top de Alexander McQueen que lució en los BAFTA de 2016. Para esta segunda ocasión escogió unos pantalones más sueltos en color negro.

Pero también han sucedido momentos dignos de celebrar. Por ejemplo, un periodista le pidió matrimonio a la actriz Charlize Theron; a George Clooney también le han hecho la propuesta en dos ocasiones. En la primera de ellas incluso le siguió el juego a la periodista que se lo propuso e intercambiaron anillos: “Espero que ese tipo no sea cura de verdad”, bromeó el actor señalando al camarógrafo que acompañaba a la reportera. Y quizás por eso escogió casarse con Amal en Venecia. Entre tanta anécdota, también hubo serios problemas de organización, como cuando organizaron el estreno de Finding Neverland, con Johnny Depp y Kate Winslet para las dos de la madrugada, o cuando en 2004 vendieron una entrada con el asiento destinado a Al Pacino. Se pudo solucionar, pero el enojo del actor fue monumental.

 

Te puede interesar