fbpx Revista Velvet | Iman recuerda a David Bowie: “Él no es mi difunto esposo, es mi esposo”
Cultura Pop

Iman recuerda a David Bowie: “Él no es mi difunto esposo, es mi esposo”

Iman recuerda a David Bowie: “Él no es mi difunto esposo, es mi esposo”
Cultura Pop

Iman recuerda a David Bowie: “Él no es mi difunto esposo, es mi esposo”

POR Carlos Loyola Lobo | 19 noviembre 2021

Cinco años después de la muerte de la estrella de rock David Bowie, su esposa, la ex modelo Iman habla por primera vez sobre cómo fue el que define como “romance épico” con el camaleón de la música. Se conocieron en una cita a ciegas organizada por un amigo en común en Los Ángeles. Ella era una supermodelo de Somalía, hablaba cinco idiomas y su belleza e inteligencia había encantado al mundo de la moda. “David contaba que fue amor a primera vista”, recuerda Iman, de 66 años en una extensa entrevista a revista People.

Se casaron el 6 de junio de 1992 en Florencia, Italia. No había pareja más deslumbrante que David Bowie e Iman. Encontraron la felicidad en Nueva York, ciudad donde el músico podía esconderse incluso en pleno día en sus librerías favoritas o trasladar a su hija Alexandria, desde la casa al colegio.

La suya siempre fue una historia de amor muy privada, y ahora a más de cinco años de la muerte de Bowie, Iman ha creado su primera fragancia, Love Memoir, disponible exclusivamente en www.hsn.com y que en las palabras de la ex modelo, es un tributo a este “romance épico”.

La idea se le ocurrió mientras vivía en su casa de campo ubicada en las montañas al norte del estado de Nueva York. Cuenta que durante los primeros años después de la muerte de Bowie, fue muy doloroso pasar mucho tiempo allí. “Me puse muy triste y volvía corriendo a la ciudad”, recuerda. “Pensé que había asumido la pérdida, pero no fue así”.

Ahí encerrada, encontró consuelo en sus pinturas favoritas, sus libros y las bellas puestas de sol que los dos disfrutaban. También encontró inspiración para la fragancia que entrelaza el vetiver amaderado (el vetiver gris de Tom Ford era el favorito de Bowie) y la bergamota de la Toscana, lugar donde se casaron. El resultado, dice Iman, es “un monumento al amor eterno”.

Esta historia de amor comienza en 1990, después de que Iman se decidiera mudarse por un tiempo breve a Los Ángeles. “No es de mis lugares favoritos, es tan grande, pero ahora sé que era mi destino. Era el destino que me llamaba a estar ahí para conocer a David”, cuenta en People. Recuerda que después de esa primera cita tuvo que volar a París para el desfile de su amigo Thierry Mugler, “cuando llegué a la habitación estaba llena de flores, de gardenias” y cuando regresó a Los Angeles, Bowie estaba recibiéndola en el aeropuerto. “Y así fue como empezó todo. Él me cortejó de la mejor manera”.

Cuenta que se sintió atraída por el músico por su amabilidad, “al principio, estábamos caminando por la calle y se me desabrochó el cordón del zapato y él se arrodilló para amarrarlos. Ahí supe que él era el indicado”. Pero también había una química fuera de lo común, “David era más que guapo, rezumaba carisma”, dice.

Los dos se complementaron de una manera inesperada. “Si David no hubiese estado en mi vida, no sé si hubiese tenido el valor de lanzar Iman Cosmetics en 1994”, confiesa la ex modelo y empresaría somalí. “Le pregunté ¿Y si falla? y él dijo: si no lo intentas, nunca sabrás si tiene éxito”.


La inclusión racial era un valor importante para el músico: “David era muy consciente de la desigualdad racial”, recuerda Iman. “Hay un famoso video de él en MTV preguntando por qué no contratan o no mostraban el trabajo de músicos negros”.

En el mismo sentido, ella le dio cierta seguridad. “Creo que David pudo abrirse más porque en la familia que construimos se sintió seguro”, dice “y creo que sus fans vieron que se reía y sonreía más”. Y era un sentimiento mutuo: “con él me sentí apreciada. Apreciada y segura”.

A cinco años de su muerte, Iman confiesa que “hay días que son más difíciles que otros, pero los recuerdos no son del todo tristes, ahora lo recuerdo como lo maravilloso que fue”.

Y no piensa en volver a casarse jamás. Cuando su hija, Alexandria “Lexi” Jones, ahora de 21 años, le preguntó sobre ese aspecto Iman le respondió que no, que no lo haría: “Todavía me siento casada. Hace algunos años, alguien se refirió a David como mi difunto esposo y le dije: ‘No, él no es mi difunto esposo. Es mi esposo”.

“Definitivamente siento su presencia, especialmente cuando contemplo las gloriosas puestas de sol en nuestra casa y que a David le encantaban”, dice. “De esa manera sé que siempre estará presente”.

Te puede interesar