fbpx Revista Velvet | El príncipe Carlos pinta acuarelas mientras espera el trono
Realeza

El príncipe Carlos pinta acuarelas mientras espera el trono

El príncipe Carlos pinta acuarelas mientras espera el trono
Realeza

El príncipe Carlos pinta acuarelas mientras espera el trono

POR Rommy Buchholz | 10 enero 2022

Mientras la sucesión al trono aún se mantiene en espera, el príncipe Carlos, quien en un par de años debería tomar el lugar de la monarca, se mantiene ocupado pintando acuarelas, uno de sus hobbies hace años.

Ahora, 79 de las acuarelas del heredero real estarán en exhibición en The Garrison Chapel en Londres hasta el 14 de febrero. Marcando así la primera exhibición completa de su trabajo, que presenta escenas al aire libre creadas en Escocia, Francia, África y más.

El príncipe Carlos, de 73 años, reveló en el panel de la exhibición que comenzó a pintar después de encontrar la fotografía, una pasión de su madre, la reina Isabel, «menos que satisfactoria».

«Sencillamente, experimenté un impulso abrumador de expresar lo que vi a través del medio de la acuarela y de transmitir ese sentido casi ‘interno’ de textura, que es imposible de lograr a través de la fotografía», señaló al medio The Scotsman.

Sin embargo, aprender la técnica, e interiorizarse en el proceso no fue de la noche a la mañana. El príncipe Carlos admitió que al principio le resultó muy difícil, y le llevó bastante tiempo.

«Mirando hacia atrás a esos primeros bocetos que hice, estoy consternado por lo malos que son», señaló. «Pero, sin embargo, lo mejor de la pintura es que estás haciendo tu propia interpretación individual de cualquier vista que hayas elegido». 

«Te vuelves cada vez más consciente de cosas que pueden haber escapado a tu atención anteriormente, cosas como la calidad de la luz y la sombra, el tono y la textura y la forma de los edificios en relación con el paisaje», señaló.

«Todo requiere la concentración más intensa y, en consecuencia, es uno de los ejercicios más relajantes y terapéuticos que conozco», continuó. «De hecho, en mi caso, encuentro que me transporta a otra dimensión que, literalmente, refresca partes del alma que otras actividades no pueden alcanzar». 

Te puede interesar