fbpx Revista Velvet | Caminando por París (a través del lente de Gonzalo Romero)
Cultura

Caminando por París (a través del lente de Gonzalo Romero)

Caminando por París (a través del lente de Gonzalo Romero)
Cultura

Caminando por París (a través del lente de Gonzalo Romero)

POR Francisca Olivares | 15 mayo 2022

El fotógrafo Gonzalo Romero ha tenido una destacada trayectoria editorial y publicitaria. Hace unos años comenzó a exponer su trabajo más íntimo, que ha desarrollado en algunas ciudades del mundo. Recientemente, estuvo en la V Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Argentina y en el Museo de Bellas Artes Palacio Baburizza de Valparaíso con parte de las imágenes que capturó en la capital francesa.

Desde hace unos siete años que el fotógrafo Gonzalo Romero Thiel ha estado focalizado en exponer parte del trabajo que ha hecho recorriendo ciudades que tanto enamoran como La Habana –donde hizo una de sus primeras expediciones fotográficas– o París. De hecho, este 2022 lo comenzó con la exhibición “Caminando por París” en el Museo de Bellas Artes Palacio Baburizza de Valparaíso, con la gestora cultural Verónica Besnier, quien ha sido muy importante para consagrar sus muestras fotográficas en museos y centros culturales.

Luego de esa muestra, fue invitado a postular a la V Bienal de Arte Contemporáneo de Argentina junto a un grupo interdisciplinario de pintores, escultores y fotógrafos nacionales. A este encuentro internacional, que se realizó a principios de abril en el Centro Cultural Borges en Buenos Aires, viajó junto a algunas de las imágenes de “Caminando por París”, donde se ven momentos en la Avenue de l’Ópéra o los Champs Elysées.

–¿Qué crees que te hizo llegar a capturar a esas personas en París?

–El trabajo fotográfico es muy solitario, y yo diría que de alto nivel de conexión hacia lo que uno está viendo. Cuando logras traspasar esa barrera que te separa entre lo que ves y lo que fotografías, entras a un estado en donde empiezan a pasar cosas a tu alrededor; en ese momento logras capturar imágenes con contenido que son capaces de hablar por sí mismas.

“Muchas veces disparas tu cámara y no logras buenas imágenes. En este ejercicio de estar alerta y fotografiar es donde consigues tener aciertos fotográficos o imágenes que logran transmitir situaciones y emociones”, agrega.

–¿Qué te llamó la atención de quienes aparecen en estas fotos parisinas?

–Que París es de una belleza total por donde la mires. Eso crea escenas de grandes contrastes entre la ciudad y el gesto humano.

–¿Las imágenes fueron completamente al azar o lo conversaste con algunos fotografiados?

–Para mí el azar no existe para lograr un resultado. Creo en un montón de situaciones que se juntan para llegar a una imagen. Es una consecuencia. En general trato de pasar desapercibido, de hacerme invisible, para poder capturar imágenes urbanas. Pero cuando no lo logro, hablo con las personas y en general están muy dispuestas a participar de las fotos.

–¿Por qué optaste por imágenes en blanco y negro?

–El blanco y negro tiene la capacidad de sacarte de la estructura de la realidad y llevarte a otro espacio. Un lugar donde puedes imaginar e interpretar como espectador.

–¿Son análogas o digitales?

–Hace mucho que trabajo en formato digital, creo que es una muy buena plataforma para lograr imágenes de alta calidad.

–¿Cómo fue el proceso de selección para llegar a lo que se ha visto en “Caminando por París”?

–Es un proceso que toma mucho tiempo, ya que tienes que decidir qué poner y qué dejar fuera. Muchas imágenes que para uno son im- portantes no se unen bien con otras y hay que crear un hilo conductor para generar un relato. Yo he contado con el apoyo de curadores especializados en fotografía, lo que permite llegar a la mejor selección.

–Has dicho que “Caminando por París” refleja tu búsqueda por retratar el gesto humano en lo urbano, una prospección permanente para capturar momentos irrepetibles. Tras lo que ha sido la pandemia, ¿cómo recuerdas esos gestos y momentos fotografiados entre 2014 y 2018?

–Recuerdo cada momento y cada captura con gran emoción. Cuando logro captar una imagen importante es una especie éxtasis que invade mi mente, como un sentimiento de logro por haber podido conectar lo que veo con lo que siento y crear una foto.

Te puede interesar