fbpx Revista Velvet | Alma, una musa en cuarentena
Fitness

Alma, una musa en cuarentena

Alma, una musa en cuarentena
Fitness

Alma, una musa en cuarentena

POR Vanina Rosenthal | 16 junio 2020

No le gusta hablar de su abuelo, pero es consciente del peso de su apellido en el mundo y especialmente en nuestro país. Alma Jodorowsky es una de las it girls más codiciadas por las marcas de moda, y una actriz en ascenso.

Antes de que se decretara la cuarentena en Francia, fue una de las invitadas especiales a la presentación de la nueva colección de Virginie Viard para Chanel y estaba a punto de viajar a Tailandia para filmar una serie producida por Netflix. Pero eso, por ahora, quedó en suspenso.

–¿Dónde estás pasando la cuarentena?

–En mi casa, con mi pareja y mi perro, un Shiba Inu. Nos turnamos para llevarlo a caminar, una vez al día cada uno. Está encantado, camina mucho y el resto del tiempo se abraza con nosotros.

–¿Qué planes tuviste que posponer?

–Estaba a punto de regresar a Bangkok para el último día de rodaje de The Serpent. Estaba, literalmente, en el aeropuerto cuando el equipo de producción llamó para decir que había sido cancelado. Me estaba preparando para mi próxima película, que se filmaría en Cerdeña durante abril; el primer largometraje de la directora polaca Agnieszka Woszczyńska, pero obviamente eso también se pospuso.

–¿En qué aspectos sientes que la cuarentena te ha desafiado?

–Estaba en una rutina muy activa, tenía muchos proyectos en marcha que son realmente importantes para mí, y ha sido difícil que todo se detuviera tan repentinamente. Sin embargo, estar conmigo en mi casa no es extraño. Estoy tratando de acercarme a este período de la manera más positiva posible, puedo tomarme el tiempo para leer, ver películas, cocinar y comenzar cosas nuevas, como el bordado. Realmente espero que la gente se dé cuenta de que está bien no hacer demasiado durante este tiempo; nuestros cuerpos y energías están atrapados en esta prueba, y debemos acostumbrarnos a ello.

“PARIS – 31 RUE CAMBON”

Desde que Karl Lagerfeld la eligió como una de sus musas, Alma ha estado ligada a Chanel; obviamente siempre es una de las invitadas especiales de los desfiles de la maison. Una de las últimas pasarelas que presenció fue “Paris – 31 rue Cambon”, la colección Métiers d’Art 2020, donde se le hizo un tributo a Gabrielle Chanel, recordando el interior de su departamento en el 31 de la famosa rue Cambon.

–¿Qué te gustó de la reciente colección Métiers d’Art? ¿Qué tiene de especial?

–Desde el comienzo de mi relación con Chanel, siempre he encontrado que las colecciones de Métiers d’Art son las más fascinantes. De todos los espectáculos que he tenido la suerte de ver, hay un alma especial en estos. Visité los talleres de Métiers d’Art justo antes del desfile y, como resultado, tengo una visión totalmente nueva de los artesanos. Mirar los detalles, darse cuenta de la cantidad de horas dedicadas a la ropa y los diferentes tipos de trabajo en una pieza, es muy emocionante.

“Las prendas parecen como joyas, hay muchas lentejuelas y plumas. Representan horas y horas de trabajo minucioso, combinadas con cortes fluidos y cómodos. Es maravilloso ver en el show este precioso savoir-faire en movimiento. Me conmovieron especialmente los bordados de Lesage. El trabajo en un telar es como un ritual, requiere mucha paciencia y meticulosidad. Hay casi un aspecto religioso en su ritmo. Ahora, con el bloqueo, comencé a bordar. Primero hice una imagen inspirada en la película Las alas del deseo, de Wim Wenders, con fantásticos animales medievales… Realmente me hizo querer hacer algo manual”.

–La colección Paris-31 rue Cambon es un homenaje a Gabrielle Chanel, ¿qué piezas crees que simbolizan mejor a Chanel?

–El look que usé en el video con el que presentamos la colección. Es un aspecto poderoso y realmente representa a Coco Chanel; la combinación de negro y beige es emblemática de sus códigos. Es como una versión contemporánea de cosas que ella misma habría hecho. El atuendo es cómodo y femenino, entre la falda lápiz y la blusa voluminosa, es muy elegante. Te sientes bien y te ves locamente bien.

–¿Cómo percibes la visión de Virginie Viard?

–Lo que me gusta es la forma en que ofrece una interpretación moderna y contemporánea de los códigos de la marca. Es lo mismo con su propia apariencia y encanto, tiene un aire de rock and roll, le gusta mezclar lo masculino con lo femenino; con toques sutiles que se funden orgánicamente con el legado de la casa. Esta fluidez es en términos de materiales, y el movimiento de la ropa presenta muchas características. Estoy muy consciente de eso.

–¿En qué heroína te hace pensar esta colección?

–Es tan Coco Chanel, estoy luchando por imaginar a alguien más, y en el desfile se mostró en la decoración de su departamento… Mientras el espectáculo continuaba, casi podíamos sentir su presencia. También tiene un aire al Studio 54 y un glamour de Hollywood al estilo Rita Hayworth.

–Hablando de cine, junto a Jérémie Renier estás protagonizando El enemigo, la nueva película del director belga Stephan Streker. ¿Qué fue lo que te sedujo de ese proyecto filmado durante el verano pasado?

–Es sobre un político que tiene una apasionada historia de amor con una periodista, a quien interpreto y a quien se le acusa de asesinato.

Realmente me gustó la última película del director (A Wedding, 2016) y encontré el papel interesante: una mujer con una personalidad esquiva, muchas facetas diferentes y que nutre el misterio de la trama. Me permitió explorar muchos lados diferentes de mi actuación. En particular, interpretar a alguien mayor que yo; un papel de mujer real. Desde hace algún tiempo, los personajes que me han ofrecido son mucho más interesantes. Y estaba muy feliz de conocer a Jérémie Renier. Trabajar con él ha sido realmente enriquecedor.

–¿Puedes contarnos sobre la nueva serie producida por Netflix,

–La filmación aún no ha terminado precisamente debido a la pandemia de Covid-19, y no se me permite hablar de eso. Pero es la historia de Charles Sobhraj, un famoso asesino en serie. Interpreto a una de las víctimas en los últimos dos episodios. Tuve que audicionar en Londres. Es un proyecto que ha estado en producción durante mucho tiempo y es una gran máquina que tardó en configurarse. Me ha encantado esta experiencia, es muy cosmopolita; una gran parte del equipo vino de Bangkok, algunos de los directores son ingleses y belgas, los actores son ingleses, franceses, tailandeses …

–¿Cómo ves el mundo y la industria de la moda después del Covid-19?

–Espero y creo que cambiará la conciencia humana. Pero no sé si cambiará fundamentalmente nuestra sociedad, nuestra forma de vida, nuestra forma de consumir, nuestra política. Leí una entrevista fascinante en el diario Le Monde con dos historiadores que se especializan en epidemias. Dijeron que siempre tenemos la impresión de que será un renacimiento completo, pero la historia muestra cómo, de hecho, las cosas continúan donde las dejamos, y también que nos olvidamos de todo con bastante rapidez.

 

Te puede interesar