fbpx Revista Velvet | Fernanda Hansen y la Ley Dominga: “Yo perdí tres guagüitas”

Nacional

Fernanda Hansen y la Ley Dominga: “Yo perdí tres guagüitas”

Por Pia Gajardo | 08 abril 2021

La comunicadora conversó en nuestro programa Velvet al Desayuno sobre sus temores frente al COVID-19, además de los dolores por los que ha tenido que pasar durante su vida y su camino hacia la Ley Dominga.

“No hacer el ejercicio de empatía es preocupante”, comienza diciendo Fernanda Hansen en la conversación junto a Cristián de la Fuente, en donde abordaron la crisis sanitaria en que nos encontramos.

“Para mí los doctores tienen cara”, cuenta Fernanda, quien aún no se ha contagiado de COVID-19, pero comenta que su hermana, quién es doctora, sí lo ha pasado mal, tanto por haber contraído el virus y por cómo ha sido enfrentarse a la pandemia siendo parte de la “primera línea”.

“La mejor forma de agradecer al personal de salud, es cuidándose”. asegura Fernanda, quien se define como “la paca de la trazabilidad”, ya que ha sido muy rigurosa frente a la pandemia para no contagiarse y también, para no contagiar a otros. “Me sentiría muy culpable de que alguien muriera por mi culpa”.


“Yo perdí tres guagüitas”

El dolor de perder un hijo, no se puede dimensionar. Y en el caso de Fernanda, tres fueron las veces en que se vio sumergida en ese proceso tan engorroso, tan doloroso y tan vergonzoso muchas veces, ya que, en palabras de Fernanda, no es fácil contarle a los demás que el bebé que tanto se deseaba, ya no será.

Ante esto nace la idea y la necesidad de la Ley Dominga, que ampara el proceso de quienes han tenido una pérdida, considerando, además, que una de cada cuatro mujeres embarazadas vive la pérdida de su bebé en gestación.

Esta propuesta pretende que todas las instituciones de salud, ya sean públicas o privadas, cuenten con un protocolo universal frente a la muerte perinatal, en donde haya un manejo médico y acompañamiento psicológico adecuado para la madre, y también para el padre.

Por otro lado, busca que los centros de salud cuenten con habitaciones o salas aisladas para las madres en duelo, es decir, separadas de las de quienes están con sus hijos nacidos vivos. Pero lo más importante, es incluir herramientas emocionales, estrategias de comunicación asertiva y cursos en duelo gestacional para afrontar el proceso.

Fernanda Hansen cuenta, desde su experiencia, cómo fue el momento en que le preguntaron si quería ver a su hija fallecida, situación que, comenta, no en todos lados sucede. “Debe existir un protocolo ante esa pregunta. Si la respuesta es sí o no, pero deben hacer esa pregunta”, exige, asegurando que lo que realmente se necesita para que la ley sea efectiva, es tener empatía.

Revive la conversación de Fernanda Hansen y Cristián de la Fuente en relación a la Ley Dominga acá:

Comentarios