fbpx Revista Velvet | 10 errores que cometemos al desayuno

Belleza

10 errores que cometemos al desayuno

Por Sole Hott | 22 diciembre 2020

"Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo"...¿qué tan verdadero es?

Una de las frases que más escuchamos con respecto al desayuno, es precisamente que se trata de «la comida más importante del día». Si bien puede ser muy real, también puede ser completamente errónea. Esto, porque quizás no todos entienden en totalidad su significado. Y, por otro lado, cada persona tiene un estilo diferente y hay múltiples factores que hacen que el desayuno no sea precisamente la comida más importante del día. Lo mismo que ocurre con la reconocida cita «Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo».

Lo cierto es que, como todo en la vida, cometer errores con respecto al desayuno es muy común. Y la buena noticia es que todavía podemos hacer algo para disfrutarlo y sacarle provecho de una mejor manera.

Estos son algunos de los errores que cometemos:

Saltarse el desayuno

Hay muchas personas que no despiertan con hambre y pasan directamente al almuerzo. Los expertos sugieren evitar hacer esto, ya que aún quienes realizan ayuno tienen un horario para el desayuno, aún cuando sea a las 12 del día. Y es que incluso un puñado de frutos secos es suficiente para mantener las hormonas bajo control y el estado de ánimo arriba.

No dedicarle tiempo al desayuno

Se come más cuando hay «apuro» de por medio, ya que, por lo general, no sentimos la sensación de saciedad. Algo que no ocurre si le damos el tiempo necesario.

Solo el café como fuente de energía

No solo la cafeína nos sirve como inyección de energía. Dormir bien y las horas suficientes, y tener algo en el estómago también hacen su parte.

No agregar grasas saludables

Muchos alimentos del desayuno contienen carbohidratos y azúcares, lo que es un error. Los expertos recomiendan incluir grasas saludables para mantener los niveles de energía por más tiempo. Por ejemplo, tostadas de pan integral con palta, o bien, yogurt bajo en grasa acompañado de fruta, cereales o frutos secos.

Elegir cosas dulces para comenzar el día

Alimentos como cereales, las galletas y pastelería, suelen tener azúcar añadida. Por lo mismo, lo mejor es evitarlos, sustitúyéndolos por alternativas más sanas y sin ingredientes camuflados.

Comer solo carbohidratos

Si bien son una buena energía saludable, no son lo único que existe. Las proteínas y las grasas tardan más en gastarse y mantienen saciado por más tiempo. Un buen desayuno es una equilibrio de proteínas y alimentos ricos en fibra, por ejemplo, huevos con verduras, yogurt griego con frutas, nueces y semillas. De esta forma se mantiene el azúcar en la sangre estable por más tiempo y el estómago lleno.

Creer que los huevos son la única proteína

No es necesario comerlos todos los días al punto de aburrirnos, podemos intercalar con otras opciones.

No beber suficiente agua

Al levantarnos, una de las primeras cosas que deberíamos hacer es tomar agua, ojalá con un poco de jugo de limón. Muchas veces la sed puede confundirse con hambre, de ahí la importancia de mantenerse hidratado.

No disfrutar los antojos

Para mantener un equilibrio en la alimentación, disfrutar de lo que nos gusta es parte de ello. Si un día se te antoja comer algo, hazlo.

 

 

 

 

 

 

Comentarios