fbpx Revista Velvet | Sociedad del cansancio



Belleza

Sociedad del cansancio

Por equipo velvet | 17 noviembre 2020

Yo quiero tomar esta base para explicar por qué lo positivo y lo negativo son una ilusión y algo profundamente falso.

Por Pilar Sordo

Antes de partir esta columna, quiero agradecer a Revista Velvet no sólo por brindarme un espacio digital todas las semanas en Velvet al desayuno, sino también porque, a partir de ahora, podré reflexionar junto con ustedes acerca de diferentes temas. Los invito a que ustedes mismos vayan planteándome temáticas que les gustaría abordar.

El título de esta columna no es de mi autoría. Es un concepto acuñado por Byung-Chul Han para graficar que el exceso de positivismo nos está agotando psicológicamente y que la cultura del éxito y el consumo está generando una sociedad con estas características.

Yo quiero tomar esta base para explicar por qué lo positivo y lo negativo son una ilusión y algo profundamente falso.

Vamos primero por el positivismo que parece tan nutritivo y fecundo. Si yo digo que va a estar todo bien –que es lo que plantea esta mirada–, te estoy mintiendo y, lo que es peor, me estoy mintiendo a mí misma. No es verdad que todo va a estar bien y, por lo tanto, al experimentar la vida, siempre voy a estar sometida a algún grado de frustración.

Ahora viajemos hacia el otro extremo, donde se supone que están los “realistas” –porque ellos no se reconocen como negativos–. Ellos o ellas también se mienten a sí mismos y a los demás, porque no es real que todo estará mal y, por lo tanto, están condenados a tener siempre un dejo de tristeza y melancolía para no poder ilusionarse nunca.

Detrás de un negativo siempre hay alguien con mucho miedo a ilusionarse. Siempre he planteado que ser demasiado positivo es primo hermano de ser negativo, porque es tanta la energía que se coloca en avanzar, que se pierde conciencia de lo vulnerable que somos, o que estamos cansados o que simplemente en el día de hoy estamos tristes. Creo que a nivel social, nada nos ha hecho más daño que el pensamiento binario, ese mal pero efectivo entrenamiento de pensar y actuar y ver el mundo en polos. Esta confrontación entre ser positivo o negativo es un ejemplo de ello.

Yo propongo un concepto que amo y que nos sacaría de la sociedad del cansancio; ser POSITIVO VULNERABLE. Esto significa que, por ser positiva, me permito transitar por mi tristeza o por mi cansancio de hoy porque sé que es transitoria. Es siempre mirar el presente con buena energía, pero aceptar y permitir aquellos momentos que me muestran otros aprendizajes como el cansancio, la tristeza o la falta de energía. Todas las emociones llegan a ti como mensajeras, algo te vienen a mostrar y a enseñar si se los permites. Para salir de la sociedad del cansancio, que parece estar de moda, tenemos que conectar con lo que de verdad nos pasa, estar conscientes del presente y permitirnos ser positivos pero frágiles, porque ahí y solo ahí, esta nuestra verdadera fortaleza. Nos vemos el próximo mes….

Comentarios