fbpx Revista Velvet | ¿A quién contagió Trump?



Actualidad

¿A quién contagió Trump?

Por Sole Hott | 07 octubre 2020

El presidente de Estados Unidos dio positivo por Covid-19 la semana pasada. Su ocupada agenda de eventos tiene a su equipo en la difícil misión de rastrear sus contactos.

«No dejen que los domine. No le tengan miedo, lo van a vencer», expresó Donald Trump tras su regreso a la Casa Blanca luego de haber recibido un tratamiento intensivo en el hospital militar Walter Reed, donde fue ingresado hace un par de días. Tanto él como su esposa Melania tuvieron síntomas leves, y ahora incluso asegura que «quizás me hice inmune».

La noticia sobre el Covid-19 positivo de Trump dio la vuelta al mundo, y si bien Joe Biden no se contagió, el candidato a la presidencia es tan solo una mínima parte de los contactos que tuvo el actual presidente electo. Quien pretende participar sí o sí del próximo debate presidencial el 15 de octubre, según ha confirmado su director de campaña Jim Murtaugh.

Y mientras Trump planea volver a sus actividades lo antes posible, su médico personal tiene otra opinión. Sean Conley afirmó este lunes que el mandatario «no se encuentra fuera de peligro», es más, enfatizó que está en un «terreno no explorado» por otros pacientes de coronavirus debido al tipo de tratamiento recibió.

Por otro lado, su contagio trajo consigo poner en marcha una compleja misión. Tras su diagnósticos las alarmas se encendieron debido a la cantidad de personas con las que el presidente tuvo contacto en esos días. Un equipo completo se ha dedicado a rastrear e identificar a todos aquellos que estuvieron cerca de él y su séquito. Pero según los expertos, el número llega fácilmente a cientos de personas.

En el marco de la pandemia, la trazabilidad es clave en la propagación del virus, y es una herramienta vital para los funcionarios de la salud pública. Esto, porque transmitirse antes de mostrar síntomas. Para la epidemióloga, Emily Gurley de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins, lo primero es averiguar cuándo se contagió Trump. Y hasta ahora, solo saben que el jueves tuvo síntomas, por lo que «el comienzo de su período infeccioso alrededor del martes», comenta.

Para Gurley, seguirle el rastro a Trump y los contactos debería ser una tarea fácil, ya que su equipo debe mantener una agenda detallada de sus reuniones, compromisos y eventos. Desde la Universidad de Duke, los médicos coinciden con esta teoría, sin embargo, el Servicio Secreto puede ayudar solo con aquellos contactos oficiales, pero los encuentros casuales complican la misión.

Recordemos que el día viernes, tras el anuncio de Amy Coney Barrett como su nominada a la Corte Suprema en el Rose Garden, dos personas que estuvieron en el evento, el senador Mike Lee y el presidente de la Universidad de Notre Dame, John Jenkins, dieron positivo, al igual que dos periodistas.

El doctor Cameron Wolf, de la Universidad de Duke, asegura que esto confirma que el sistema de Trump y las pruebas regulares no son efectivos. «Funciona en la NBA porque tienen una burbuja absoluta», pero agrega que «Dentro de una estructura como la Casa Blanca, especialmente durante una elección federal, habrá gente entrando y saliendo de la burbuja todo el tiempo».

La lista de posibles contagios de Trump es enorme. A menos de un mes de las elecciones su agenda prácticamente está ocupada 24/7. Reuniones, eventos de recaudación de fondos, viajes por el país, etc. Y a eso se le debe sumar el hecho de que muchos de sus partidarios lo siguen en la medida de no usar mascarilla.

Para el profesor de Harvard, William Hanage, más allá de buscar los posibles contagiados, es crucial dar con la persona que lo contagió. Esto, porque tanto él como Melania dieron positivo el mismo día, por lo que la persona que los infectó podría ser un «supercontagiador».

Las autoridades sanitarias en Estados Unidos recomiendan identificar como posible positivo a cualquier persona que haya pasado más de 15 minutos a 1,8 metros de una persona contagiada dos días antes de presentar síntomas o dar positivo. Y sugieren el aislamiento por 14 días, aún cuando la prueba haya dado negativa. 

En general, tanto las medidas tomadas durante la pandemia como el rastreo no han sido efectivas en Estados Unidos. Y los expertos coinciden que, en este caso en particular, lo más difícil es que las personas en contacto sigan las medidas sanitarias sugeridas y hagan la cuarentena necesaria.

 

 

 

Comentarios