fbpx Revista Velvet | Luz, cámara, familia y… ¡acción!



Celebrities

Luz, cámara, familia y… ¡acción!

Por Sole Hott | 15 septiembre 2020

Los De La Fuente Castro revelan sus planes para lo que queda del año, hablan sobre lo aprendido de la pandemia y cómo han logrado compatibilizar la cuarentena con el trabajo y la familia.

Fotos Javiera Eyzaguirre

Desde Vichuquén, Angélica Castro, Cristián de la Fuente y su hija Laura convirtieron su living en un set de televisión. Así, de forma espontánea, nació el programa Con amigos en casa. Un espacio de conversación genuina –como se da en las videollamadas–, y con poco maquillaje. Se emite por TV+, los domingos a las 22 horas, y debido al gran éxito y recepción del público, ya estrenó su segunda temporada.

Con la pandemia, los nuevos formatos llegaron para quedarse y uno de los mejores ejemplos es Con amigos en casa, programa de los De La Fuente Castro que ya estrenó su segunda temporada en TV+, los domingos a las 22 horas.

Un espacio distendido –conducido por Angélica Castro y Cristián de la Fuente, y con su hija Laura a cargo del backstage–, que se realiza desde el living de la casa de esta familia en Vichuquén.

El espacio nació en medio de esa cotidianidad que todos empezamos a vivir con las videollamadas. “A la gente le gusta la cercanía”, comenta Angélica y agrega que es algo que le acomoda, ya que es más simple comunicar y compartir sin grandes pretensiones. Por su parte, Cristián asegura que es un formato que “acomoda e incomoda” al mismo tiempo. “Tenemos que hacerlo todo, no es llegar a un canal de televisión, ponerse el micrófono y listo”, dice el actor, pero confiesa que la recompensa es grande, porque el programa “es menos frío de lo que sería en un estudio de televisión”.

Eso sí, ambos advierten que hay mucho profesionalismo y trabajo detrás; el que sea “hecho en casa” no significa menos trabajo. “Diría que es mayor, porque hay que estar metido en todo. Producción, contenido, iluminación, cámara –que son los teléfonos–, micrófonos, coordinar con el periodista en su casa, el switch en el canal y nosotros en Vichuquén”, explica. “Es la vida misma, con errores y detalles, y parte de esa imperfección hace que todo sea perfecto, cómodo y que todos se sientan identificados, algo clave en este momento”, agrega.

Si bien Angélica y Cristián no habían trabajado juntos conduciendo un programa, la experiencia ha sido increíble. “La clave ha sido respetarnos los espacios. Yo me he metido mucho en el contenido, que es lo que más me gusta, y Cristián en la parte más técnica. Lo pasamos bien juntos y eso se transmite en el programa. Hemos sido súper auténticos, no ha cambiado nada nuestra relación, por el contrario, es prender una cámara y listo. Hemos trabajado en esto desde tan chicos, que es normal”, dice la actriz.

El papel de Laura de la Fuente Castro ha sido fundamental en el programa; se encarga de su sección desde el backstage. “Ella maneja su rol en el programa, dónde lo hace, qué quiere que digamos, etc. No nos metemos en su espacio, y por eso ha funcionado tan bien”, destaca Angélica.

APRENDIZAJE 2020

Pese a los sets de televisión armados en distintas partes de la casa, la familia De La Fuente Castro se desconecta en ciertos momentos. Por ejemplo, los fines de semana se apagan los teléfonos y se ponen el pijama. “Hay que saber tener la capacidad de desconectarse”, afirma Cristián.

Además, cuentan que a pesar de todo lo vivido, en esta cuarentena han tenido un aprendizaje en muchas cosas; en lo personal y en lo práctico. De hecho, Angélica asume que “uno se convierte en alguien autodidacta. Y este período nos ha demostrado que sí se pueden hacer muchas cosas con ganas, actitud y bastante trabajo”.

Cristián lleva esta etapa de sus vidas a la cancha y afirma que “este es como un medio tiempo. Ya jugamos los primeros 45 minutos y ahora estamos en camerino, listos para jugar el segundo tiempo de nuestras vidas. Aprendimos que necesitamos menos cosas para ser felices, con quiénes queremos estar y disfrutar, qué cosas queremos hacer y qué no. Y, con todo ese aprendizaje, esperamos que esta segunda etapa sea aún más feliz que la primera”.

El resto del año seguirá bastante movido para Angélica. Además de la nueva temporada de Con amigos en casa, ella conduce el programa Velvet al desayuno, que se transmite por el IG Live de @revista_velvet, de lunes a viernes a las 10 de la mañana; realiza diversas charlas; y sigue trabajando con la Fundación Nuestros Hijos, donde colabora desde hace más de 10 años.

También es parte de la Fundación Miradas Compartidas, la Teletón, la Fundación Honra, por la equidad de género y no violencia en la pareja, y Desafío Levantemos Chile. Además, trabaja con AVON en la prevención del cáncer de mama.

Y, a modo de adelanto, Angélica revela un proyecto para este segundo semestre: “Tengo una serie en carpeta que depende de la pandemia, ya que se hace en Estados Unidos. No puedo adelantar mucho, pero sería para noviembre”.

Por el momento sólo está viviendo lo que le enseñó esta pandemia, que es ‘el hoy’ y el ‘no sé’. “Me encanta decir que no sé qué es lo que se viene. Las oportunidades que se vayan dando, las voy a tomar feliz siempre y cuando vayan de la mano con lo que siento y me apasiona, y donde haya energía para hacer las cosas bien y con la mejor de las ondas”, concluye.

Cristián también tiene proyectos en carpeta. Una serie que iba a partir en marzo, pero se postergó por el Covid-19. “Debería a volver a filmar en octubre, además tengo dos películas que no se pudieron estrenar; Imaginary Lines y Pobre familia rica, una México y otra en Estados Unidos. Se deberían estrenar a fin de año o principios del próximo. Y terminar esta segunda temporada de Con amigos en casa, que no estaba planeada, pero se agradece y recibe con cariño”.

Comentarios