fbpx Revista Velvet | De mesera a política, el fenómeno de Alexandria Ocasio-Cortez



Actualidad

De mesera a política, el fenómeno de Alexandria Ocasio-Cortez

Por Manuela Pérez | 31 julio 2020

La mujer más joven en llegar al congreso en la historia de Estados Unidos.

La congresista demócrata del distrito 14º de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, ha llamado la atención de sus votantes y las redes sociales. Se ha convertido en todo un fenómeno y su llegada al congreso fue retratada en el documental “A la conquista del congreso”.

El 23 de julio la congresista de 30 años, popularmente conocida como AOC, dio un potente discurso. En él, relató el enfrentamiento que tuvo con el congresista Ted Yoho del partido republicano. “Puso su dedo en mi cara y me llamó asquerosa, loca y fuera de sí (…) además frente a los periodistas y me llamó una “maldita perra”, relata Ocasio-Cortez.

Sus palabras fueron pronunciadas con una actitud tal, que fue aclamada en redes sociales. «No es nuevo y ese es el problema, este asunto no es un incidente aislado, es cultural, una cultura… que acepta la violencia y el lenguaje violento contra las mujeres, y toda una estructura de poder que lo apoya», agregó.

De madre puertorriqueña y padre del Bronx, Alexandria Ocasio-Cortez fue nacida y criada en la ciudad de Nueva York. A medida que crecía, fue líder comunitaria y política de su barrio. Luego, estudió Economía y Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston. Pero apenas terminó la carrera tuvo que trabajar como mesera para poder pagar su crédito universitario, según cuentan medios estadounidenses.

Su primer acercamiento al partido demócrata fue en el año 2016. Trabajó como voluntaria en la campaña presidencial de Bernie Sanders, quien se enfrentó a Hillary Clinton en las primarias del partido para las elecciones.

Luego AOC se presentó como congresista del distrito donde creció. En su campaña realizó un video que se volvió viral y  que incluía frases como: “se supone que las mujeres como yo no deben postularse a un cargo público” o “yo nací en un lugar donde el código postal determina tu futuro”. 

Se define a sí misma como una “demócrata socialista”. Y para su campaña rechazó todo el dinero que venía de empresas o grupos millonarios en apoyo para los candidatos demócratas. Esto porque, en su opinión, sin esas presiones se puede “escuchar más claramente a la gente y hablar de sus necesidades con mayor honestidad”.

Actualmente, luego de ganar las elecciones del distrito, Alexandria Ocasio-Cortez se convirtió en la mujer más joven en llegar a ese puesto. En este periodo de liderazgo ha destacado por criticar y defender la importancia de la atención médica universal, el racismo, la misoginia, la universidad gratuita y la reforma de justicia penal.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

I want to thank everyone for your immense outpouring of personal stories and support for one another after last week’s speech on the violence of misogyny and abuse of power in the workplace. I figured I’d share some behind-the-scenes details of what went into that moment. . Many have asked me if my speech was pre-written. The answer is no. But in some ways, yes. Yes because this speech was a recounting of thoughts that so many women and femme people have carried since the time we were children. It flowed because every single one of us has lived this silent script: stay silent (why?), keep your head down (for whom?), suck it up (to whose benefit?). But my chosen words were largely extemporaneous. I got to the House floor about ten minutes before my speech and scribbled down some quick notes after reflecting on what had transpired over the last few days. Pictured here are all the notes I had, and from there I improvised my composition and spoke live. . The evening before my speech, I did not know what I was going to say. I wrestled with this question: what is there to say to a man who isn’t listening? I couldn’t come up with much, because frankly I didn’t want to diminish myself or waste my breath. It was then that I decided if I couldn’t get through to him, perhaps I could speak directly to the culture, people, and institutions responsible for creating and protecting this violence and violent language. . I also reflected on MY role in all of this – to me, this speech was about holding myself accountable as much as anyone else. Because my first instinct was to let it go. It was my second instinct, too. It was only when sisters like @ayannapressley, @rashidatlaib, @repilhan and friends like @repraskin reminded me how unacceptable this all was that I started to think about what I would have done if this abuse happened to any other person BUT me. That is when I found my voice. Why is it okay to swallow our own abuse, yet stand up for others? I needed to learn that by standing up for ourselves, we break the chain of abuse and stand up for every person after us who would have been subject to more of the same with lack of accountability. . So rise.

Una publicación compartida de Alexandria Ocasio-Cortez (@aoc) el

Comentarios