fbpx Revista Velvet | Sanna Marin y Jacinda Ardern, el nuevo poder femenino



Actualidad

Sanna Marin y Jacinda Ardern, el nuevo poder femenino

Por Francisca Olivares | 08 marzo 2020

Ambas mujeres son iconos del feminismo y del poder actual.

Las primeras ministras de Finlandia y Nueva Zelandia se caracterizan por su carisma, progresismo y fuerza política. Nacieron en 1984 y 1980, respectivamente. Son dos referentes femeninos de los tiempos actuales, donde todavía las mujeres no llegan al 15% de los gobernantes del mundo.

De las 194 naciones del mundo reconocidas por la ONU, no hay más de 25 mujeres que estén en el cargo político más importante de su país. La canciller alemana Angela Merkel (65) es el epítome del poder femenino de este tiempo y, tras ella, hay presidentas y primeras ministras como Mette Frederiksen (42, Dinamarca), Ena Solberg (58, Noruega) o Sahle-Work Zewde (69, Etiopía). Sin embargo, últimamente la finlandesa socialdemócrata Sanna Marin (34) y la neozelandesa laborista Jacinda Ardern (39) se suman a este grupo aportando su mirada partidaria y juventud.

SANNA MARIN

Sanna Marin fue elegida primera ministra de Finlandia en diciembre y hoy es la mujer más joven del mundo en ejercer un cargo de su tipo. Cuando asumió el gobierno, también hizo noticia por convocar a un gabinete con doce mujeres y siete hombres.

Otro ítem de su vida, es que Sanna –criada en una familia “arcoiris” como ha dicho, por su madre biológica y su pareja mujer– no proviene de un hogar acomodado y, de niña ni siquiera imaginó ser Primera Ministra. Pese a ello llegó a estudiar Ciencias Administrativas y se transformó en la primera universitaria de su familia. Decidió ingresar a la política –fue Ministra de Transportes y Comunicaciones– porque, a su juicio, la generación anterior no estaba haciendo lo suficiente “sobre los grandes problemas del futuro”.

En enero pasado estuvo en el Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF). Allí, su presencia fue muy seguida por los medios y dijo que anhela un futuro en que no sea noticia cuando se elija a una mujer como primera ministra. “Esperamos que sea la nueva normalidad (…) necesitamos leyes y estructuras que lideren el camino hacia la igualdad de género… Simplemente es algo que no sucede por sí solo”.

“Pero la igualdad no es solo un problema de las mujeres, también es un problema de los hombres”, continuó esta primera ministra, quien tiene una hija (Emma Amalia) con su novio del colegio, el emprendedor y político Markus Räikkönen.

JACINDA ARDERN

Por su parte, Jacinda Ardern lleva poco más dos años como primera ministra de Nueva Zelandia, el país al que se pone como ejemplo de proceso constituyente. Nació en 1980, un año antes de que “oficialmente” comience la fecha de inicio de los millennials.

Hasta la aparición de Sanna Marin, Ardern era la jefa de gobierno más joven del mundo –tenía 37 cuando eso ocurrió– y de lejos, hasta parecen hermanas. En junio de 2018 tuvo a su hija Neve Te Aroha Ardern Gayford con su marido, el periodista Clarke Gayford. Al ser electa, en un programa de televisión, el conductor la alabó por su belleza y también le preguntó por el embarazo, específicamente por la concepción durante la campaña electoral y la fecha de nacimiento. Ella, asertivamente –y siempre riendo de manera distendida– le contestó que no sería la primera mujer en tener múltiples tareas y un hijo.

Así, el carisma y las habilidades diplomáticas de Ardern son unos de sus atributos más celebrados. En enero de este 2020 la revista Islands Business la eligió como la persona del año. “Jacinda es una mujer, es joven y es madre. Sin embargo, puede ser firme y enfática cuando es necesario. Ella es muy abierta, sincera y transparente en su estilo de liderazgo, un cambio refrescante al estilo tradicional de gobierno patriarcal del Pacífico “.

Uno de los momentos más duros que ha vivido en su mandato fue el atentado en la ciudad de Christchurch (viernes 15 de marzo de 2019), cuando un islamofóbico australiano disparó a quemarropa a los feligreses de dos mezquitas (Al Noor y Linwood). Tras la masacre, que dejó 51 muertos y unos 50 heridos, fue enfática y se negó a dar el nombre del autor. “Con este acto, el terrorista buscaba varias cosas, entre ellas notoriedad, por eso nunca me escucharán decir su nombre”, dijo ante el parlamento.

Pese a que tiene bastante apoyo político, Colin Wilson, un albañil neozelandés de 65 años, inició en redes sociales la campaña #turnarden (dale la vuelta a Ardern), que insta a las personas que giren las portadas de los diarios y revistas que tengan su rostro. Lo que alega Wilson es que Ardern tiene demasiada notoriedad mediática y que los neozelandeses quieren una ministra y no una modelo. “Muchos de nosotros sentimos que ella pasa mucho tiempo en sesiones de fotos en lugar de estar dirigiendo el país”, expresó.

¿Sexismo? Para muchos sí, de todas maneras. El mismo que ha atacado desde siempre –y en los más diversos planos– a distintas grandes figuras femeninas de la política. Por ahora, Sanna Marin y Jacinda Ardern son dos íconos del feminismo y del poder actual. Habrá que ver cuánto lograrán cambiar sus países y el mundo. Solo el tiempo lo dirá.

 

Comentarios