Actualidad

Chile se posiciona como uno de los países «más riesgosos» del mundo

Por Sole Hott | 17 enero 2020

Uno de cada cuatro países fue escenario de conflictos sociales durante 2019.

“Political Risk Outlook 2020” es el nombre del estudio realizado por la consultora británica Verisk Maplecroft y que posiciona a Chile como uno de los países «más riesgosos» del mundo tras el estallido social.

Según el informe, 47 países experimentaron un aumento importante en el número de protestas, y se dieron en los lugares más diversos del planeta. Nigeria, Líbano, Bolivia, Etiopía, India, Pakistán y Zimbabwe, están considerados como puntos críticos de «riesgo extremo».

“El aumento dramático de las protestas en 2019 arrasó con una cuarta parte de los países y dejó tambaleando a los gobiernos con poca preparación de todos los continentes”, aseguran desde Verisk Maplecroft.

Chile pasó del lugar 91º al 6º, y Hong Kong del 117º al 26º, ambos países con incrementos evidentes en los disturbios. Además, los investigadores no esperan que ninguno de los dos encuentre la paz durante al menos dos años más. 

“Lo único que evita que Hong Kong caiga aún más en el índice es que todavía tiene algunos mecanismos para canalizar el descontento, incluida la libertad de expresión y un sistema judicial sólido (…) Sin embargo, en términos de la gravedad y la frecuencia de las protestas, Hong Kong se encuentra junto a Chile como el lugar más riesgoso del mundo”, explican los investigadores.

El informe también refleja el estallido en números, aludiendo a la pérdida de millones de dólares en el mundo. En el caso de nuestro país “el primer mes de disturbios solo causó daños a la infraestructura por un valor estimado de USD 4.600 millones, y le costó a la economía chilena alrededor de USD 3.000 millones, o el 1,1% de su PIB”.

Por otro lado, “Political Risk Outlook 2020” revela las razones de los disturbios en las diferentes partes del mundo. Mientras en China se debe a un proyecto de ley que permite la extradición de sospechosos criminales a China continental y se suma el descontento ante la reversión de los derechos civiles y políticos desde 1997, en Chile, afirman que «las protestas han sido impulsadas por la desigualdad de ingresos y los altos costos de vida, pero fueron desencadenadas por un aumento aparentemente trivial de 30 pesos chilenos en la tarifa del metro”.

Además encontraron denominadores comunes entre los países más afectados. “Los recortes de subsidios fueron el mayor indicador de que el riesgo de disturbios civiles estaba creciendo en Chile, Líbano y Zimbabwe. La inflación y el debilitamiento de los mecanismos que permiten canalizar el descontento antes de que estalle en disturbios también jugaron un papel, este último particularmente en Chile, Hong Kong y Zimbabwe”.

Ya con el 2020 en marcha, las conclusiones también abordan el futuro a corto plazo, y no resulta desalentador solo para Chile. “La intensidad de los disturbios civiles, así como el número total de países que experimentan trastornos, aumente en los próximos 12 meses”.

Si bien en Chile “habrá una reducción menor de los disturbios en los próximos seis meses, el país permanecerá en la categoría de riesgo extremo hasta al menos 2022, aunque la proyección permite cierta incertidumbre”, sentencia el informe.

Concluyen que “la mayoría de las quejas están profundamente arraigadas y tomarían años en solucionarse», asegurando que seguiremos viendo más de lo mismos en los próximos 12 meses. Y que «hay adaptarse y vivir con esta ‘nueva normalidad’”.

 

Comentarios