fbpx Revista Velvet | Más de 5 razones para no perderse «1917»



Cultura

Más de 5 razones para no perderse «1917»

Por Francisca Olivares | 16 enero 2020

Está nominada a 10 premios Oscar. También tiene dos Globos de Oro y el premio a Mejor Director de los Critic Choice Awards, entre otros. Sin duda, es una de las películas que hay que ver antes de los Premios de la Academia del próximo domingo 9 de febrero. Aquí les contamos por qué, casi sin spoilers...

Durante la premiación de los Globos de Oro 2020 la sorpresa fue total cuando la gran ganadora de esa noche en Los Angeles resultó ser 1917, el drama bélico sobre dos soldados británicos que, en pleno campo de batalla de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), son enviados a dar un mensaje que puede salvar la vida de los 1.600 integrantes de un batallón que está a punto de caer en una trampa. El impacto fue tal, que hasta el rostro de su director, el británico Sam Mendes (ganador del Oscar por Belleza Americana y ex marido de Kate Winslet), lo dijo todo. Nadie lo imaginaba. Scorsese (El irlandés) estaba en el número 1 de los supuestos, seguido por Tarantino (Una vez en Hollywood) y Todd Phillips (Joker).

Y es que 1917 ha sido una revelación para quienes creían que por haber visto El irlandés o Historia de un Matrimonio (también nominada, de Noah Bambauch) en Netflix –la gran perdedora de los Globos– estaba todo dicho. En demasiados lugares –y sobre todo en Chile– faltaba ver 1917, que para los Premios Oscar (domingo 9 de febrero) tiene 10 nominaciones en las categorías de película, director, guión original, banda sonora, cinematografía, sonido, edición de sonido, diseño de producción, maquillaje y peluquería y efectos especiales.

Aquí nosotros –casi sin spoilers– detallamos cinco razones (además de todo lo que ya contamos) por las que 1917 es una gran película que hay que ver y –seguramente– ganar.

1.- Porque es volver al cine en su máxima expresión. Luz, sonido, ambientación, diálogos… No hay miedo “a ser” y “hacer” cine de parte de Sam Mendes. Por lo mismo hay que verla sí o sí en la pantalla grande. Lo ha dicho su director y aquí lo ratificamos con la certeza de haberla visto. Además, recomendamos sentarse al medio, en cualquiera de las últimas cinco filas.

2.- Los increíbles planos secuencia de la cinta. Totalmente magistrales. De todas maneras quedarán en la historia del cine, así como el de la apertura de Sed de Mal, La Soga, Birdman o El Arca Rusa (es un solo plano secuencia). Un placer para los que disfrutan esta máxima destreza de dirección y producción. Hay truco obviamente… pero eso es parte de la magia del cine.

3.- Por sus protagonistas. Los jóvenes, talentosos y conmovedores George MacKay y Dean-Charles Chapman (Tommen Baratheon en Game of Thrones) solo merecen aplausos, mientras que los reconocidos Colin Firth, Benedict Cumberbatch y Richard Madden (Robb Stark en Game of Thrones y ganador del Globo de Oro por la serie de TV El Guardaespaldas) están fenomenales, pese a los pocos minutos que aparecen en la cinta.

George MacKay

Dean-Charles Chapman

Benedict Cumberbatch

Colin Firth

Richard Madden

4.- La experiencia de inmersión se logra gracias a la música del estadounidense Thomas Newman (Skyfall, Wall-E, American Beauty, Mujercitas de 1995, Angels in America) t a la fotografía del británico Roger Deakins, considerado uno de los mejores en su rubro.

5.- Porque se basa en relatos del abuelo del director, el escritor Alfred Mendes (1897-1991), que sirvió al ejército británico en la Primera Guerra Mundial. Eso emociona.

Mendes junto a los jóvenes protagonistas de la cinta, Dean-Charles Chapman y George MacKay. Ellos interpretan a los soldados Lance Blake y Lofse Schofield.

 

Un dato importante: En Chile la calificación dice que es para mayores de 7 años.  Debería ser para mayores de 12.

 

Comentarios