fbpx Revista Velvet | Las fake news de los incendios en Australia



Actualidad

Las fake news de los incendios en Australia

Por Sole Hott | 15 enero 2020

Su hashtag es cada vez más popular y hay máquinas tuiteando.

No todo lo que vemos en redes sociales es real o verdadero, y en el caso de las noticias esto ha quedado comprobado en reiteras situaciones. Sin ir más lejos, el estallido social es el mejor ejemplo en nuestro país.

Pero esto ocurre universalmente y grandes desastres naturales como los incendios en Australia, también son víctimas de las fake news. Por lo mismo, hay que tener cuidado con lo que leemos o vemos sobre esto. Y así como el país australiano está ardiendo literalmente, abundan las noticias falsas al respecto.

Detrás de esta información se encuentran dichos grupos que niegan el cambio climático, y bajo el hashtag #arsonemergency acusan los incendios de provocados. Además, difunden noticias quitándole la responsabilidad al cambio climático y asegurando que son precisamente activistas (180 personas) los que alimentan los incendios y que los datos entregados sobre las hectáreas quemadas, muertes y animales fallecidos, no tienen confirmación oficial.

Las fuentes oficiales confirman que hay personas detenidas por provocar directamente los incendios, pero el número lega a 24. Y el resto ha sido multada por acciones como tirar las colillas de los cigarros encendidas, o bien, hacer asados al aire libre.

El cambio climático es un hecho, no necesita defensores. El aumento de la temperatura de la Tierra ha llevado a tener un clima extremo en el que no solo ha aumentado la temperatura de los océanos y se derriten los glaciares, sino que además hay inviernos primaverales, sequías más poderosas y temporadas de incendios que se alargan.

Detrás del hashtag #arsonemergency se escondes muchas cosas. Por un lado, no se trata de personas precisamente. Según un estudio de la Universidad de Tecnología de Queensland, la mayoría de los tuits que hablan sobre estos «incendios provocados» son realizados por BOTS, máquinas con una tecnología que les permite infiltrarse en discusiones sobre el tema, o política, de forma tan real que pueden opinar. Todo con el objetivo de hacer cambiar a las personas de opinión.

El problema es que funciona y según al misma universidad la utilización del hashtag va en peligroso aumento. Por lo mismo, expertos, autoridades y científicos se han dedicado a la contra campaña, con el fin de evitar que las personas caigan en las fake news de este grupo acientífico que no ve en el cambio climático un problema, o peor aún, que no lo ven.

 

Comentarios