Gossip

Meghan vuelve a Canadá, el factor Kate y las fotos de Isabel II

Por Sole Hott | 10 enero 2020

Luego de pasar tres días en el Reino Unido, la duquesa de Sussex y Archie volvieron a Canadá según ha publicado el Daily Mail.

Es la noticia de la semana, Harry y Meghan acapararon titulares y la corona británica enfrente una vez más el caos mediático. La decisión de los duques de Sussex parece sincera y definitiva, la reina por su parte pide tiempo y los medios aseguran que se siente ‘traicionada’. Pero, ¿es realmente Isabel II la víctima en esta historia?

Harry siempre ha sido sincero en cuanto al dolor por la pérdida de su madre, para él el día a día como royal es un recuerdo constante de la historia de Lady Di. «Creo que es una herida que supura. Ser parte de esta familia, en este papel, en este trabajo. Cada vez que veo una cámara o escucho un clic… Cada vez que veo un flash me hace recordar el peor momento de mi vida», confesó hace algún tiempo a Tom Bradby en News at Ten.

Desde su vereda alejarse de la corona es quizás el mejor camino y algo que puede haber estado dando vueltas en su mente desde hace años, y no tuvo el valor, hasta ahora para hacerse cargo o dar el inesperado paso. ¿Meghan le dio el apoyo que no encontró en su familia?

Un factor clave que se complementa con la incomodidad de Meghan por los pasillos de Buckingham y todo lo que incluye el ser un miembro de la realeza. Al ser actriz, el mundo asumió que tomar su papel en la corona le sería fácil, pero finalmente es renunciar desde las cosas más banales como Instagram, al no querer levantarte de la cama un sábado, cerrar tu blog, el color de las uñas y no poder hacer un brunch con amigos a la hora que se te ocurra. Quizás, la historia de la princesa no era el sueño de la esposa de Harry, y al final del día prefiere seguir siendo una celeb…pero sin tiaras.

Kate Middleton, es el contraste. Prácticamente encaminó su vida bajo el protocolo y en reiteradas ocasiones se ha hablado de sus «coincidencias» estudiantiles para conocer a William. Muchos años después, eso ya no importa y la duquesa de Cambridge es protocolarmente correcta, no se equivoca jamás y tiene muy claro su papel como esposa del futuro heredero. Muy querida en la familia real y por el pueblo británico, fue piedra de tope para Meghan y la relación entre ellas fue más forzada que natural. Y esto no es un secreto.

Conocido es el día en que la ex actriz hizo llorar a su cuñada durante las pruebas de vestidos del cortejo nupcial para la boda real. A Kate, que acababa de dar a luz a Louis, no le gustó el tono en el que le habló Meghan, y no pudo contener las lágrimas. De ahí en adelante, la relación se fue en picada. Aún cuando se les vio dos veces juntas en Wimbledon. Y Harry quien en algún minuto dijo que Middleton era como la hermana que no tuvo, también tomó cierta distancia de los duques de Cambridge. Cada uno de los hermanos apoya a su esposa.

El factor Isabel II no es menor, y hay ciertos detalles, con o sin intención, que no se pueden obviar. Se le ha criticado desde el comienzo que no ha hecho nada por controlar el acoso de la prensa hacia Markle. A esto se le suma el no aparecer en las fotos del escritorio de la reina, y tampoco en el saludo navideño. Detalles que no pasan desapercibidos, y mucho menos por los duques.

Si bien no se negó a la relación de su nieto con la ex Suits, tampoco ha hecho mucho más por ella. Pero el ítem fotos ha sido una reiteración la historia de su relación. Según asegura Chris Ship, especialista en realeza británica, la guinda de la torta ante la decisión de Harry y Meghan, fue precisamente la fotografía para dar la bienvenida al 2020 junto a los tres herederos. Y antes de esto, el discurso navideño con las fotos de la familia en su escritorio…pero ni rastro del pequeño Archie, Harry o Meghan.

Por último, el factor que Harry más aborrece, la prensa británica. Y de seguro Meghan conoció el lado B de los medios, ya que como actriz no era lo mismo. El gran problema es que los corresponsales de realeza son considerados fuentes creíbles, por lo mismo, aún cuando la noticia no sea del todo certera, recorren en el mundo.

Razones para la «huída» de los duques de Sussex de la familia real, existen. Que a la corona no le parezca, es válido. Pueden retenerlos, ya es una decisión tomada.

Por su parte, tras dar el anuncio y estar solo tres días en el Reino Unido, Meghan ha vuelto a Canadá, donde estaba Archie durante la crisis, dejando al príncipe Harry al frente del caos.

 

 

 

 

Comentarios