fbpx Revista Velvet | Glow up, lo mejor de Netflix para beauty adictos



Belleza

Glow up, lo mejor de Netflix para beauty adictos

Por Vanina Rosenthal | 30 diciembre 2019

Es más que un reality de maquillaje.

Si mi peluquero Enrique López, mi hija Sol, su amiga Yael, la maquilladora Magdalena De Soto y como diez personas más me dicen que tengo que ver Glow Up, entonces yo obedezco.

Definitivamente, la serie para quienes nos cuesta engancharnos con series (es corta), para amantes del maquillaje (los looks son buenísimos) y para defensores de la diversidad en la industria de la belleza (casting absolutamente inclusivo).

Es como un Project Runway pero para maquilladores en lugar de para aspirantes a diseñadores. 

Un reality que, sin querer queriendo, muestra las luces y sombras de un oficio que conjuga grandes dosis de esfuerzo, sacrificio y con un buen toque de glamour.

Cada episodio es un reto distinto. Efectos especiales, Fashion Week, red carpet y editorial son algunos de los desafíos que deben superar los concursantes, que por supuesto representan a un universo diverso y cosmopolita.

A riesgo de convertirme en spoiler, diré que uno de los grandes aciertos es la incorporación de Leigh, un novato makeup artist que, además de ser inexperto, es daltónico. ¿Cómo podría triunfar una persona que no distingue los colores en una industria que se basa prácticamente en la correcta elección de pigmentos para crear looks?

Véanla. Es más que un reality de maquillaje.

Comentarios