Actualidad

No se trata de comprar más «verde», sino de comprar menos

Por Sole Hott | 26 noviembre 2019

La solución al cambio climático no es ser más eco, es más bien un cambio de valores.

Cuando se habla de cuidar el medio ambiente y detener el cambio climático, por lo general, se suele pensar en soluciones «verdes». Pero, ¿son realmente la respuesta al gran problema universal que enfrentamos?

Reducir la huella de carbono depende de muchos factores. Desde manejar, optar por ropa confeccionada con criterios medio ambientalistas y consumir alimentos no procesados, hasta viajar menos, entre otras medidas. Formas de ayudar hay muchas, pero la gran amenaza, según los expertos, es precisamente la cultura consumista.

Un estudio publicado en la revista Young Consumers asegura que, si bien las nuevas generaciones tienen el sentido ecológico integrado en sus vidas, todavía no es un patrón de hábitos de consumo.

El consumo excesivo es un arma poderosa, difícil de controlar y la ONU confirma. Se espera que el próximo año tanto el consumo energético como el uso de automóviles aumenten en más de un 30%, y el desperdicio de alimentos se pronostica llegue las 1.300 millones de toneladas. Este último, refleja las consecuencias del consumo excesivo e innecesario.

Para los expertos la clave está entonces en reducir el consumo, pero para llegar a ese cambio de hábito, hay que cambiar los valores, quizás, la tarea más difícil.

Según el mismo estudio, la generación millennial se divide en dos tendencias. Aquellos que tienen integrado el concepto de reducir la adquisición de productos, y que prefieren reparar algo antes de comprar uno nuevo. Y por el otro, los que presentan hábitos de consumo tradicionales, pero que tienen consciencia ambientalista y optan por cosas ecológicas. Sus valores son diferentes.

Ambos tratan de ayudar, pero el ser eco es quizás más caro y, por lo mismo, muchos terminan en una combinación. ¿El problema? El que sea ecológico ayuda, pero no marcará la diferencia que se necesita si el nivel de consumo sigue siendo el mismo. Y desde la perspectiva de la sustentabilidad, los científicos aseguran que el real aporte se genera al reducir.

Ir al supermercado con un tupper y bolsas de género puede resultar cotidiano para las nuevas generaciones, más no lo es para quienes nos preceden. Se necesita un cambio de valores, y el tema no es comprar más «verde», sino más bien comprar menos.

 

 

 

 

 

Comentarios