Cultura

La carta que puso fin al matrimonio de Lady Di

Por Sole Hott | 07 noviembre 2019

De puño y letra de la monarca!

Recientemente los detonadores de polémicas en la corona británica han respondido a cartas enviadas por los propios royals. Y si los tabloides apuntaban a la duquesa de Sussex hace algunas semanas, hoy es el turno de la monarca.

Semanas atrás fue una misiva de Meghan Markle a su padre, la que tras ser publicada por un medio, generó la preocupación del Príncipe Harry por su mujer, teniendo como precedente el acoso que sufrió su madre. En esta ocasión «ha llegado carta» nuevamente y si bien no se refiere directamente a los duques de Sussex, afecta a toda la familia real, y específicamente a la reina.

Isabel II es conocida por su poca empatía con los suyos y ciertas personas, y si bien Kate Middleton se ganó el corazón de la reina, es de conocimiento popular que Diana nunca lo hizo, y la información de esta carta, desvelada en exclusiva, es la fiel prueba.

Un revelación que llega oportunamente luego de que Harry demandara al The Mail on Sunday por publicar la carta de Meghan dirigida a su padre, en la que le señalaba el dolor que le había  provocado como hija.

Ahora son palabras de la abuela de Harry, y ha sido la experta en realeza, Ángela Mollard, quien ha desvelado la misiva, y ha señalado que la misma Diana se lo confesó en primera persona.

Mollard guardó la exclusiva hasta ahora, luego de que en un programa radial le preguntaran por la recordada entrevista que dio Lady Di a la BBC en la cual asumía: «Bueno, éramos tres en este matrimonio, así que estaba un poco concurrido». Una frase que molestó en lo más profundo a la monarca y la que traería graves consecuencias.

Carlos y Diana se casaron en 1981 y ya en 1992 estaban separados de facto. Es más, a partir de ese momento Carlos y Camila Parker se vieron cada más unidos y en público. Pero en 1995, y luego de la entrevista de la Princesa de Gales a la cadena británica, las cosas cambiarían y una vez más Isabel II tomaría las riendas del asunto y le pondría fin, literalmente.

La carta era precisa y clara: «Tienes que divorciarte».  Un año después firmaron los papeles. Fue una decisión que tomó la reina, y con la que Diana no estaba de acuerdo. Y es que al ser hija de padres divorciados, quería evitarles a sus hijos, William y Harry, pasar por lo mismo.

El divorcio incluía una cláusula de confidencialidad en la que Diana se comprometía a no revelar detalles de su matrimonio. Intimidades que poco a poco han visto la luz, y han llegado en el momento oportuno.

A sus 93 años la monarca sigue dando que hablar y recientemente se suman los escritos de Kenneth Rose, el fallecido biógrafo de la realeza británica. Secretos que revelan quizás la cara que ya se conoce de los integrantes de la casa real en cuestión, pero que a su vez confirman tristes verdades, como la poca empatía de la reina con sus cercanos, no así con sus perros o algunos políticos.

 

 

 

 

Comentarios