Viajando a través de la pantalla

Cine Móvil: Experiencia cinéfila sobre ruedas

Promoviendo el acceso al cine con más de 100 localidades visitadas y exhibiendo en su mayoría cinematografía nacional de ficción y documental, Cine Móvil lleva la experiencia cinéfila hasta donde no llegan las salas comerciales. Con una fuerte presencia en la Región del Biobío, zona de mayores kilómetros recorridos, y presente en el Festival de Cine de Lebu este verano, planean proyectarse con mayor infraestructura para este 2019.

Por Cristina González G. | Ilustración Martín Ortega G.

Recorriendo el país de norte a sur, Cine Móvil ha proyectado películas nacionales como Rara de Pepa San Martín, 31 Minutos de Pedro Peirano y Álvaro Díaz, y Mala Junta de Claudia Huaiquimilla. Para conocer más sobre esta iniciativa, conversamos con Rodrigo Ortúzar, director ejecutivo de Cine Móvil.

La pregunta obvia, pero importantísima: ¿De qué trata la iniciativa de Cine Móvil?

La iniciativa del Cine Móvil surge a partir de un viaje que yo tuve en Chile, donde iba visitando distintos pueblos y me di cuenta que en realidad no existía nada para la gente que vivía allí, así que dijimos ‘okay, hay que hacer algo con respecto a eso’. Yo me dedico al cine y dije, ‘bueno, hagamos una sala de cine’, pero una que se mueva y ahí surge el primer input del cine móvil, y me fui cinco meses a China a construirlo básicamente, y así partió.

¿Cuándo fue?
En 2015.

Y de 2015 hasta ahora, ¿cuántas localidades han recorrido?
Ya partimos andando definitivamente en 2018, llevando cerca de cien mil personas al cine. La idea de Cine Móvil es llevar la cultura donde habitualmente no hay espacios para ella, donde no existe la infraestructura para poder generar cultura. Y, en ese caso particular del cine, no es solamente llevar la película y pasarla, sino que es una experiencia cinematográfica, Cine Móvil es una sala de cine acondicionada, tiene todas las características de una sala tradicional, inclinación, calefacción o aire acondicionado. Es bastante más que sólo acondicionar un container.

Para Cine Móvil, ¿es distinta la experiencia de ver una película en una sala de cine tradicional que verla desde un computador?
Absolutamente. Por el sonido, la acústica que tiene. Además, la gracia del cine, es que, si bien Cine Móvil viaja por Chile, también tiene un doble viaje; ¿no? Este doble viaje es cuando la gente va al Cine Móvil y la película trata de por ejemplo: la Antártida, el espectador viaja a la Antártida, y después vuelve y está en el mismo lugar, y que muchas veces son lugares donde no existe un cine. Ahora, estuvimos en Cucao, al lado del río, al lado de la desembocadura, del lago; impresionante, andaban las ovejas al lado, la gente subía al Cine Móvil, iban al Caribe o al norte de Chile, volvían y estaban en el mismo lugar. Produce esa sensación, genera un doble viaje y se transforma en inolvidable.

¿Y cómo lo hacen para moverse por las carreteras de Chile?
Tenemos un equipo muy importante, algunos miembros del equipo se mueven por el país todo el rato, otros se mueven menos. Al equipo que se mueve bastante les ha cambiado la vida, porque estamos entregando magia y eso para ellos es muy enriquecedor, llevar el cine a la mayor cantidad de lugares.

¿Y se genera interacción con el público? ¿Cómo es la acogida en las localidades dónde llega Cine Móvil? Porque llegan harto a regiones, localidades rurales.
Si, se genera. De hecho, a Cristián Zaldívar, que es el gerente técnico de Cine Móvil ya lo han nombrado cuatro veces hijo ilustre, y lo invitan a asados, fiestas, porque es el agradecimiento de las personas a Cine Móvil. La gracia del cine es que te transporta, te hace llorar o te hace reír, pasan mil cosas.

¿Es gratis o tiene algún costo la entrada?
Es gratis, nos financiamos básicamente con empresas privadas, a través de la Ley de Donaciones Culturales, y aporte estatal.

Desafíos

¿Cómo piensan difundir y posicionarse con el Cine Móvil este año?
Básicamente en este año hemos realizado como una especie de marcha blanca. Esta marcha blanca es para entender cómo funciona el modelo de negocio del Cine Móvil y cómo funciona la interacción con los distintos pueblos a dónde vamos, con los alcaldes, etc. Ya estamos trabajando en el segundo Cine Móvil que es eléctrico, mucho más sustentable del que tenemos ahora, y la idea es tener unos cuatro o cinco cines móviles en los próximos años, para abarcar la mayor cantidad del territorio y sobre todo para estacionarnos en lugares. Por ejemplo, nos ha ido muy bien con toda la comunidad de acá de Concepción, entonces que un Cine Móvil se pueda quedar en la región, y con otros itinerar permanentemente.

Una de las cosas que hemos aprendido en esta marcha blanca es que la gente también necesita que no sea como: ‘oye, venimos, pasamos una sola función, nos vamos y no volvemos nunca más’, también lo interesante es generar periodicidad, que la gente sepa que va a volver. Que sea una instancia para que se empiecen a comprometer, a quererlo, a esperarlo, que se generen cosas alrededor de Cine Móvil.

¿A qué películas le dan prioridad en Cine Móvìl?
Básicamente, cine chileno. O sea, yo te diría que más del 80% es cine chileno, la idea es promoverlo. Hay muy buenas películas en el cine chileno, que lamentablemente en los sistemas de distribución normal no tienen cabida por un tema de mercado y nos ha pasado, por ejemplo, que películas como Un caballo llamado elefante de Andrés Waissbluth, que en los cines llegó a cuatro mil personas, en el Cine Móvil ya lleva veinte mil. Eso también es muy importante, piensa que en cada Cine Móvil puedes generar entre 80 y 120 mil espectadores al año.

Es un público nuevo, virgen, muy agradecido y que aprecia muchas veces obras, que en Santiago no apreciarían porque existe una lectura distinta. Yo creo, que es un público que está ávido de recibir cosas de calidad y no sólo entretención. Nos hemos impresionado porque hemos pasado películas importantes, fuertes y la gente lo agradece. Si nuestro objetivo es llegar a cinco móviles, la balanza de los espectadores que ven cine chileno subiría, se multiplicaría. Al no tener nosotros una identidad clara, cuando empezamos a ver películas nuestras, de calidad, el espectador comienza a verse a sí mismo, se arraiga una identidad o una forma de visualizarse. Por eso el cine, no lo digo yo, lo dicen grandes pensadores y cineastas, es el espejo del pueblo.

¿Y cuáles son sus planes para el 2019?
Estamos en un par de proyectos interesantes con la Gobernación y la Intendencia de Concepción, con distintas entidades de la zona. La Región del Biobío ha sido la zona donde el Cine Móvil más kilómetros ha recorrido, y a más público ha llegado.