Vestimenta con historia

Kimono: entre temporadas

Prenda característica de Japón, desde algunos años el kimono ha conquistado gran importancia en nuestros outfits, sobre todo por sus características perfectas para ser utilizado a media tarde o como complemento a nuestro look. Entrega un toque exótico a esa vestimenta que ya deja atrás los últimos días de verano, vacaciones y playa, y comienza a mirar el otoño y los días de terraza en bares con amigos después del trabajo.

Por Cristina González G.

Práctico y llamativo, es uno de los protagonistas a la hora de comenzar a dejar de lado esas prendas veraniegas favoritas y combatir las frescas horas de media tarde. El kimono definitivamente nos cautiva con sus diseños originales, colores vibrantes, comodidad y caída estilizante.

Con un origen de vasta historia, esta inspiración oriental culmina en una prenda femenina, cómoda y favorecedora. Además es muy versátil, la puedes utilizar en tus outfits tanto de día como de noche, relajada y casual.

La clave del kimono es su mutabilidad, puede ser una prenda base para construir un look, donde no se recargue la vestimenta y sí se opte por colores básicos y neutros. Por ejemplo, es perfecto para complementar con una polera o top unicolor y tus jeans favoritos, en conjunto con zapatillas, ballerinas o tacones, dando un toque de estilo a ese outfit para un almuerzo, reunión de trabajo o una salida nocturna con tus amigas.

Y por supuesto, sin duda, es ideal como opción de chaqueta o tapado, en el caso de que lo quieras utilizar con un básico de tu guardarropa, un little black dress u otro vestido de color llamativo, pero que no opaque al kimono.

Por otro lado, para días con más calor o si te niegas rotundamente a dejar los shorts y minifaldas, un kimono largo se verá excelente. La regla para todos los outfits, es que entre más llamativo sea el color o estampado del kimono, más neutro debe ser lo que se lleve debajo.

Tendencia con historia

Moda universal, el kimono tiene un gran pasado en la vestimenta japonesa, escondiendo en sus telas y detalles, años de simbolismo e historia.

Su traducción en español es: cosa para llevar, metáfora perfecta para su liviandad y frescura. El kimono ha sufrido una fuerte occidentalización, resistiendo cambios y transformaciones a través del tiempo y debido a las circunstancias sociales.

Otrora vestimenta que denotaba estatus económico y social, actualmente en Japón sólo se utiliza para eventos especiales y tradicionales, como bodas, ceremonias, funerales o festivales. Sin embargo, antiguamente, el tradicional kimono variaba de acuerdo a la edad, ocasión, época del año, sexo o estado civil en su corte, tela y decoraciones. El simbolismo de esta vestimenta estaba unido a la situación en la que requería ser llevada, reflejándose en los colores y detalles que decoraban la tela.

En cuanto a telas, principalmente para el kimono se utilizaba la seda y se llevaba en el día a día, ya que podía ser utilizado en cualquier tipo de clima. En invierno se llevaba en capas y para el verano se utilizaban materiales más frescos, haciéndolo más llevadero. Sus diseños, entre los que se encontraban una gran cantidad de ilustraciones de flores, animales y elementos abstractos, representaban la temporada del año o la clase social a la que pertenecía la persona que lo usaba.

Devoción mundial

Su popularidad inicia en la década de 1920, donde se comenzaron a llevar las túnicas largas bordadas, propias de las flappers, con bordados, aplicaciones y estampados. Estas, tenían reminiscencia e inspiraciones al kimono tradicional japonés.

Pero su introducción definitiva al uso en la moda actual, viene de la mano con la derrota japonesa en la segunda guerra mundial. Entre 1945 y 1952, Japón fue ocupado militarmente por Estados Unidos y otros países aliados, allí una de sus consecuencias histórico-sociales fue el paso de Japón hacia la occidentalización y su apertura a lo largo de los años a las tendencias de la moda mundial.

Con el fin de la guerra y la ocupación de Estados Unidos en el territorio japonés, el kimono comienza a ser utilizado solamente en situaciones especiales como ceremonias formales y tradicionales. Por el contrario, la moda japonesa a través de las décadas traspasa fronteras entre países y continentes, siendo vasta su influencia en los diseños de profesionales. Recordado será su influjo en el minimalismo y vestimenta de fines de los años noventa y principio de los dos mil. Siendo el kimono, la prenda más icónica de la moda japonesa, estilismo fundamental en cualquier guardarropa.

Sin duda, una parte positiva de la moda es conocer e incorporar elementos de culturas milenarias. Para esta temporada de transición, entre esos espectaculares días de verano y los esperados meses de invierno, con semanas más frías y acogedoras, el kimono es una pieza fundamental de nuestros looks, mezclando tradicionalidad con comodidad y actualidad.