Dos expertos entregan recomendaciones para los rayos UV, ¡que el cloro ni el agua salada echen a perder tu verano!

Por Daniela Salgado P.

Mantener un cabello sano, con brillo y que luzca hidratado, es uno de los principales desafíos en el verano. Las altas temperaturas, los rayos ultravioleta y el cloro de las piscinas, son factores de riesgo para el cuero cabelludo, por eso al igual que la piel éste requiere de tratamientos y cuidados especiales.

Los peluqueros y estilistas Vicente Cortez y Leonardo Luna entregan recomendaciones para disfrutar de las altas temperaturas sin dejar de lucir una buena y sana apariencia.

Leonardo Luna, dueño de Luna Leo, afirma que hay que tener mayor cuidado cuando “el sol se junta con el salitre porque éste último abre la cutícula del cabello y reseca. Los cabellos decolorados quedan más debilitados y el cloro de las piscinas, por ejemplo, contribuirá a perder color”.

Idéntico análisis realizó Vicente Cortez, quien indicó que al igual que la piel, el sol, las altas temperaturas y el cloro de las piscinas provocan un daño que se revierte con “hidratación, tratamientos profundos y una rutina de cuidado capilar”.

En este punto, indica que es importante que un especialista sea quien realice un diagnóstico para determinar el tipo de cabello y los cuidados que se requieren. Y es que siempre hay que tener en cuenta que un cabello seco, graso o con tintes, necesitan diferentes productos.

Lo primero, dice Luna, es comprar un shampoo adecuado, es decir, uno más allá de las marcas o de lo que usen los cercanos, pero que responda a las necesidades propias de la persona. Bajo el mismo criterio, se debe elegir las cremas para el cabello, las que, recomienda, se apliquen durante el baño y se utilicen para desenredar y así no sobre exigir el cuero cabelludo con el peine.

“Lo ideal es reiterar ambos productos con un poco de agua fría para cerrar la cutícula y no olvidar que las duchas deben ser día por medio o cada dos, eso va a permitir que el cabello produzca queratina”, precisa Luna.

A las preocupaciones fuera de la ducha, Cortez, dueño de la peluquería que lleva su nombre, indica que “para evitar el debilitamiento del cabello siempre hay que ir cortando las puntas y aplicar productos portables para la exposición solar”.


A ello suma, las rutinas en los salones de belleza durante los tres meses de mayor exposición a los rayos UV, que consisten principalmente en tratamientos capilares o masajes de shock. “En el caso de los cabellos teñidos, lo ideal es realizar un refresco de color para amortiguar el proceso oxidativo”.

Lo importante acá es lograr la regeneración interna y externa del cabello para protegerlo y reducir los eventuales daños.

Respecto a la hidratación, el dueño de Luna Leo es categórico en decir que no todos necesitan ese tipo de tratamiento por lo que aplicarlo podría generar un problema que actualmente no existe. En los casos de ser así, lo importante es dejarlos actuar durante el día y retirar en la noche.

Cubrir el cabello también es una alternativa, ya sea a mediante pañuelos, sombreros o mantenerlo recogido. Las trenzas son la mejor opción porque evita enredarlo.

Otro punto importante es no sobre exigir el cuero cabelludo con los secadores o planchas de pelo. En esta temporada del año no se requieren de productos para secar el cabello artificialmente, así que los especialistas recomiendan evitarlos. De no tener más opciones, lo ideal es hacerlo a temperatura media y adoptar medidas como las antes citadas.

Más allá de las marcas, ambos comparten la idea que lucir un cabello sano es consecuencia de una serie de cuidados, que no se mide con tiempo y ni precios, sino con constancia.