Las madres de hoy también quieren ser independientes y mostrar al mundo sus mejores talentos. Combinar el rol de mamá y profesional es un desafío para muchas. Sin embargo, la mayoría logra sacar la tarea adelante. Acá, un grupo de mujeres penquistas que lo hacen tan bien criando a sus hijos como en sus respectivos proyectos.

Constanza Sepúlveda, de “Mikuna

13040922_1597123173911553_6299963470004271736_o

Una auténtica revolución fue la que generó esta ingeniera con la alimentación de los bebés de Concepción. Junto a Montserrat Victoriano crearon una papilla natural, sin aditivos, sin preservantes y deshidratada para bebés llamada “Mikuna”: “Percibimos el dolor de las madres que somos trabajadoras de no encontrar productos 100% naturales”, cuenta Constanza.

Luciano, de 3 años y medio, es hijo de Constanza y sufre de intolerancia alimentaria, la que justamente fue una de las razones por las que esta especialista comenzó este innovador proyecto.

Según nos cuenta Constanza lo mejor de emprender es que ella maneja sus tiempos y puede compatibilizar su trabajo con ser mamá. “He recibido el apoyo incondicional de mi esposo y de toda mi red de apoyo, hermana, mamá. Gracias a ellos he podido continuar con mi emprendimiento”, señala.

En su tiempo libre, esta profesional disfruta de Luciano y su familia. Como viven camino a Santa Juana, realizan diversas actividades al aire libre, como subir el cerro, salir a pasear con sus perros y disfrutar de su maternidad, sobre todo ahora que está nuevamente embarazada.

Andrea Cantillano, de “Estilos de Vida”

13063212_1597123423911528_3950705615206145881_o

Esta arquitecto de profesión comenzó su emprendimiento hace más de un año y medio. Ahora es entrenadora de salud (health coach) y su objetivo es ayudar a las personas a desarrollar hábitos saludables de vida y de alimentación, lo que incluye talleres de cocina sana. Además, es profesora de  yoga y constantemente actualiza su website www.estilosdevida.cl

“Como manejo yo mis horarios, y gran parte de mi trabajo lo hago acá en casa, es posible estar disponible para mis niñas. Ellas saben que su mamá es así, me apoyan y les encanta”, manifiesta Andrea.

Esta emprendedora penquista agradece el apoyo de su marido Andrés y de sus dos hijas, Maia de 6, y Veba, de 13 años, quienes la han ayudado en su pyme, donde ella da charlas en universidades y realiza sus talleres.

Andrea nos comenta que en su tiempo libre aprovecha para cocinar con su familia, ir de paseo, andar en bicicleta y ver películas con los suyos.

Daniela Sesnic, de “Daniela Sesnic Banquetería”

13055141_1597123533911517_271090858317211353_o

Esta especialista en gastronomía, comenzó con su emprendimiento banquetero en 2010. Compatibiliza su exigente trabajo con su maternidad. Con la ayuda incondicional de su madre, su hijo Raimundo de 1 año está feliz. Su servicio de banquetería es un trabajo demandante, pero Daniela dejó de hacer eventos los fines de semana para poder pasar más tiempo con su hijo.

Cuenta con el apoyo de su familia y sobre todo de su esposo, Ignacio Trucco,  quien la ayuda en todo y es un excelente papá. “En mi tiempo libre me encanta estar con mi familia, aprovecho de jugar, regalonear, pasear”, comenta Daniela.

Aparte de hacer su banquetería que es su pasión, Daniela adora ser mamá, y dice que es lo mejor del mundo y lo que siempre soñó: “No importa correr todo el día y estar agotada, porque el premio más grande del día es estar con él”, dice la banquetera penquista.

Caroline Weinert, Loreto Hermosilla, Julieta Pérez, de “La Cajonera”

13112882_1597123770578160_3550596697558978247_o

Este emprendimiento penquista parte el 2012 de la mano de Caroline Weinert , a quien siempre le gustó la restauración, y aprovechó la oportunidad y creatividad cuando quedó cesante. En 2015 se unió a este emprendimiento la arquitecto, Julieta Pérez, y psicóloga, Loreto Hermosilla. Juntas restauran muebles, lo que significa cambio de tapiz, pintura, entre otros. Además, buscan lo que los clientes les pidan, comedores antiguos, sillones, y mucho más, y los entregan como nuevos y con personalidad.

Lo mejor de su trabajo, cuya casa matriz está en San Pedro de La Paz, es que tienen el tiempo suficiente para disfrutar de sus hijos. Carolina tiene a Amparo (1), Loreto a Victoria (2) y Julieta a Raimundo (4). “De hecho, los sábados los traemos a los 3 y la mamá de la Lore nos ayuda con eso”, cuenta Julieta.

Todas cuentan con el apoyo incondicional de sus maridos. Incluso pasan vacaciones juntas en familia.

Montserrat Victoriano, de “Mikuna”

13054966_1597123783911492_2537855674924194696_o

La segunda de la dupla de esta marca es la nutricionista a cargo del desarrollo y calidad, emprendimiento penquista de comidas deshidratadas 100% orgánicas y saludables.

Aparte de este emprendimiento, Montserrat es profesora de la Universidad de Concepción en la carrera de Nutrición y Dietética, con lo que su tiempo se ha reducido bastante. Pero, según cuenta, nunca se pierde los eventos más importantes de sus hijos Alonso (11) y Leonor (4). Su esposo la apoya en el cuidado de sus hijos y en su emprendimiento: “Ambos nos dividimos las labores del hogar”, comenta.

“Mis hijos se fascinan y me acompañan siempre, sobre todo en el emprendimiento, en el que participan activamente. Cuando ven los productos en los locales dicen ‘mira mamá, Mikuna, y la más chiquita comenta que el producto lo hace su mamá”, cuenta orgullosa Montserrat. Puedes descubrir más del trabajo de esta dupla en www.mikuna.cl.