Los horarios de trabajo son dispares en todo el mundo. Por una u otra razón, a veces falta tiempo para terminar las tareas de la oficina y se suele continuar con ellas en casa o en el mismo lugar de trabajo. Ahora, antes de obsesionarte con las horas extra, deberías considerar una nueva información.

Según un estudio de The Lancet Medical Journal, quienes trabajan más tiempo tienen hasta un 33% más  de probabilidades de sufrir un derrame cerebral.

Los investigadores concluyeron que quienes trabajan 3 horas más al día y promedian a la semana aproximadamente 55 horas de desempeño laboral, están más propensos a la ocurrencia de un derrame, el cual puede ser fatal.

Pasar mucho tiempo frente al computador u ocupado en temas de la oficina fuera del tiempo correspondiente, te quieta tiempo para hacer ejercicios, dormir suficiente tiempo y comer sano, y es ahí donde podría aparecer el temible derrame de cerebro.