Yuca, jengibre y rocoto son conceptos que se han escuchado con mayor frecuencia en la actualidad. Los alimentos peruanos se tomaron las cocinas locales, llenando de nuevas sensaciones los hogares penquistas. Conoce más sobre este sorprendente auge y atrévete a preparar una de sus recetas.

Por Ignacia Parra / Fotos Patricio Barría

La gastronomía peruana ha llegado para quedarse, más que una moda, hoy se ha transformado en una necesidad para muchos amantes del buen comer. Y es por esto, que el mercado de alimentos y restaurantes ha crecido para satisfacer a los penquistas.

Peruvian Market, nace a fines de septiembre de 2013 en San Pedro de la Paz. Sus dueños, oriundos de Perú, dilucidaron la importancia de tener productos de su país. Carolina Miranda, una de las fundadoras de este local, cuenta que “los chilenos cada vez demuestran más interés, compran mucho más de lo que pensábamos”. Omar Paredes, su socio, está sorprendido con el incremento y agrega que “hay muchos productos peruanos que vendemos en nuestro local, que los mismo chilenos nos han pedido, ni siquiera nosotros sabíamos bien de qué se trataban”.

Según el sitio web chilegastronomia.cl, uno de cada tres restaurantes que abre en una comuna en Chile es peruano. Sólo basta detenerse a analizar el mercado existente en las calles de Concepción, ya que resulta evidente que este tipo de locales ha aumentado sustancialmente.

Ángel Calderón, dueño de Fina Estampa, ha logrado en 10 años abrir cinco. “Los mismos comensales han hecho que esta comida sea famosa” y recalca que “hemos sabido adaptar los sabores al paladar de los chilenos”.

Pisco sour: ¿chileno o peruano?

El origen de este cóctel preparado con pisco y jugo de limón, muy apetecido en Chile y Perú, es un histórico debate que no tiene final. Ambos países buscan ser los líderes en esta preparación.

El 2007 Perú declaró esta bebida como patrimonio cultural de la nación. Las primeras referencias documentales sobre este cóctel se encontraron en el país vecino en dos artículos publicados en revistas limeñas de 1920. Un reportaje publicado en el periódico Los Angeles Times de 1928, indica la preparación del pisco sour en Santiago de Chile.

Una pugna que no termina, pues cada nación tiene sus argumentos para sentirla propia. La diferencia a simple vista es mínima, sin embargo, la banquetera penquista dueña de Borel Gourmet, Loreto Salazar, aclara que hoy sus clientes le piden que este cóctel tenga ingredientes de la bebida peruana como clara de huevo y limón de pica.

Asimismo cuenta que “para poder realzar los sabores chilenos hemos integrado albahaca, merquén y ají verde en nuestro pisco sour, lo distingue del peruano y ha tenido buena acogida”.

La polémica contiene argumentos para ambos países. La disputa se mantendrá y es por eso que el tema debe tratarse con humor, tal como lo hizo el mandatario chileno Sebastián Piñera, quien con una copa en mano afirmó que “el pisco sour es de quien se lo toma”.