Mujeres en puestos claves en la Concesionaria Valles del Bío Bío

Gerente técnico es una ingeniero de caminos española que también participó en la construcción de la Ruta 5 Sur

La concesionaria de la Ruta Concepción-Cabrero no sólo está construyendo una ruta más moderna y segura para la región, sino que también está derribando mitos, respecto al trabajo femenino y a la responsabilidad que ellas tienen hoy en la ejecución del proyecto.

Por: Nelson Riffo

DSC_6625María Nieves Gil, ingeniera española de caminos, es actualmente la gerente técnico de la concesionaria Valles del Bío Bío y tiene la responsabilidad de coordinar el trabajo de la constructora de la ruta y la inspección fiscal del Ministerio de Obras Públicas.

Su trabajo no es sólo de oficina, sino que también de terreno velando por el cumplimiento de las exigencias técnicas de la obra. Pero esta no es su primera experiencia en Chile, ya estuvo entre 1998 y 2002 donde participó en la construcción de la Ruta 5 Sur entre Puerto Montt y Río Bueno.

Esta ingeniera ha sido capaz no sólo de alcanzar su desarrollo profesional, sino que al mismo tiempo formar una familia. María Nieves Gil es casada con dos hijos.

¿Cómo se lleva la vida familiar con este trabajo?

Cuando estaba en España era más fácil, porque los niños eras más pequeños y tenía una persona que nos ayudaba. Acá ha sido más complicado y mi marido ha tenido que dejar de trabajar para dedicarse a la formación de ellos. Hemos invertido los roles.

¿Y cómo se lo ha tomado él?

Fue una decisión que tomamos en conjunto. Creemos que la educación va más allá del colegio y valoramos las cosas y tomamos esa decisión. Él me apoya mucho y yo a él.

¿En España, la sociedad es menos machista?

España y Chile son bastante similares y cada vez las mujeres han ido ocupando diversos cargos. En otras concesiones hay también mujeres en cargos de relevancia, incluso en las gerencias generales; entonces, no es algo que esté reservado a los hombres, quizás seamos menos pero tanto aquí como en España, estamos bien valoradas.

¿Qué le aporta la mujer a este trabajo?

Quizás nosotras somos más ordenadas. También hay una sensibilidad diferente respecto al trato, pero en general diría que no hay diferencias entre hombres y mujeres para desempeñar el cargo.

¿Y cómo ven tus hijos a esta madre que se pone overol y casco?

La verdad es que mis hijos no están ni ahí. Ellos van a lo suyo y punto. Tienen 8 y 11 años.

Una obra compleja

María Nieves Gil reconoce que la construcción de la nueva carretera Concepción-Cabrero es una obra compleja, con altísimas exigencias, pero que finalmente permitirán contar con una carretera de gran calidad.

¿Qué ha sido lo más complejo de la obra?

Lo más difícil han sido los terrenos y los materiales disponibles, pues pensábamos que encontraríamos una determinada calidad de suelos, que no ha sido, lo que ha obligado a realizar más estudios.

¿Hay más exigencias de calidad?

Sí. La verdad desde la última vez que estuve en Chile en 2002 a esta obra, han aumentado las exigencias en todo sentido y particularmente las relacionadas con el ambiente. Por ejemplo, antes de construir un puente tenemos que realizar un estudio previo de la calidad del agua para no alterarla una vez levantada la obra; tenemos que hacer rescate de fauna cuando intervenimos un terreno y estudios de manejo de bosque cuando hemos cortado árboles.

¿Todo esto hace más compleja la construcción?

Sí, pero está muy bien que así sea, porque se obtendrá un mejor resultado final. Sin duda, está será una muy buena carretera.

DSC_6597---copiaAndrea López:

“Podré decir que aporté a esta obra”

Andrea López, ingeniera comercial, es uno de los siete chilenos que trabaja en la concesionaria Valles del Bío Bío, y como encargada de administración una de sus principales labores es la relación con los proveedores.

Muy satisfecha con el trabajo que realiza, siente que cuando la carretera Concepción-Cabrero esté terminada, “podré decir yo aporte a esta obra” y eso la llena de orgullo.

También segura que las mujeres han ganado espacios en trabajos que antes eran impensados para ellas, como por ejemplo el área de la construcción. “No vengo con los mejores zapatos, pero somos un aporte”.

¿Cuál es el valor agregado de una mujer en este tipo de obras?

El detalle. Los hombres miran lo global y muchas veces no se detienen en el detalle, y en eso sin duda, que las mujeres somos un aporte y agregamos valor.

¿Habías trabajado antes en una obra como esta?

No. Primera vez y ha sido una experiencia extraordinaria. Como en esta obra están involucradas muchas instituciones, se aprende de todo un poco, por lo tanto una muy buena experiencia.

¿Has notado algún sesgo machista?

Pese a que cada vez las mujeres nos hemos insertado en diferentes ámbitos, debo reconocer que sí. Particularmente con algunos proveedores que te preguntan “y usted está a cargo de esto”, como sorprendidos. Internamente, en la Concesionaria nada de eso, es más el equipo lo formamos 14 personas de las cuales siete somos mujeres, por lo tanto hay completa paridad de género.

¿Cómo ayuda que exista esta paridad?

En el detalle, en que hemos sido capaces de formar un equipo que trabaja muy cohesionado. Entre mis labores está la de ver recursos humanos, y en ese ámbito nos preocupamos de todos, no sólo en el aspecto laboral. Celebramos todo, nos juntamos fuera de la oficina y eso ha ayudado mucho a realizar un buen trabajo.

¿Me imagino que a veces hay que tener carácter, especialmente para tratar con los proveedores?

Sin duda. Siempre he tenido carácter, pero lo más importante es que acá todos somos muy profesionales y nos apoyamos en el trabajo, por lo tanto todo fluye muy bien.

¿Y cómo ha sido la integración de los profesionales españoles?

Excelente. Hay profesionales muy jóvenes y otros con mucha experiencia, pero muy solidarios y comparten sus conocimientos, lo que ha ayudado a formar este equipo de trabajo.