Ropa urbana, con diseños llamativos

Sportswear: Irrupción con proyección

La época en que la ropa deportiva era pensada con el único objetivo de ser cómoda, quedó muy atrás cuando tenidas de carácter formal, comenzaron a mezclarse sutilmente con accesorios livianos, o de lleno con zapatillas. Paradójicamente, puede que ese haya sido el primer paso, pero lo cierto es que desde ese entonces hasta ahora, esta revelación ha avanzado a tal nivel, que ya podemos hablar de un nuevo estilo ¡Bienvenido sportswear!

Por Gabriela Bustos P.

También llamada atlhesure, esta forma de vestir surge hace ya un par de temporadas. Aunque no está claro el motivo preciso de su aparición, sí se habla de un boom deportivo que se ha valido de distintas corrientes para subsistir, y no conforme con ello, imponerse en el mundo del diseño.

Va desde los polerones con capucha utilizados por skaters y rescatado por Vetements, hasta el sporty chic que mezcló prendas urbanas con telas importadas del mundo deportivo. Se trató de una serie de irrupciones que con o sin intención generalizada, desencadenaron un nuevo desafío para el street style, que al ser rápidamente aprobado por celebrities, se instaló para quedarse.

“Creo que el éxito del sportswear, se debe a que nació como una respuesta a la formalidad de la ropa de trabajo, por ejemplo, por la necesidad de volver caminando a casa. En el caso de las mujeres, y el uso de trajes formales con zapatillas, se debió precisamente a eso, porque después de un horario laboral extenuante con tacos altos, usar zapatillas era un relajo, que además se veía muy cool”, cuenta la destacada consultora de imagen, Carola Montenegro.

En su opinión, el atlhesure que mezcla ropa formal con deportiva, es una tendencia que llegó para no irse más. “No se trata solo de casos particulares que se atrevieron a impulsarlo. Después de eso vinieron Alexander Wang para H&M, y Rihanna para Puma, por dar algunos ejemplos, que son la prueba de que esto se va a quedar”, explica la especialista, que muestra esta, entre otras alternativas, en su popular cuenta de Instagram (@carola_montenegro).


El renacer de los ochenta

Si hay algo que gusta a todos y todas, es revivir exitosas temporadas pasadas. Es este uno de los motivos más memorables por los que el sportswear ha podido instalarse y ser del gusto de más de una generación.

El renacimiento de parkas ochenteras, el volver a utilizar colores flúor y el tan común pantalón deportivo con líneas laterales verticales, son el fundamento más romántico de su resurgimiento, y aunque está claro que su retorno ha sido renovado, quienes se aventuran a utilizarlo lo hacen en gran parte apegados a esta actitud casi tributo.

Para los asesores de moda, el único requerimiento para vestir el atlhesure, es hacerlo con seguridad, por muy extraña que parezca la mezcla. Y es que aunque una puffer jacket con falda y tacones, o un polerón con pantalones de cuero resulten extraños, siempre se puede mantener la elegancia.

Entre sus principales ventajas, y tal vez la que ha permitido posicionarlo de manera transversal, es que a diferencia de otros estilos, para él no resulta necesario invertir en nuevas prendas o accesorios, ya que por lo general se trata de mezclarlos hasta dar con un atuendo insigne, pero muchas veces, de bajo costo.

Athletic y leisure

Atlético y ocio, son los significados de la composición que nos ha permitido entender que la estética deportiva, también puede estar presente en el mundo de la moda.

Sudaderas, sneakers, y gorras, han pasado a ser parte del día a día, sin que quien las vista se sienta del todo informal. Esta actitud, arriesgada entre comillas, se sustenta según lo mencionado en un estilo rescatado y reconstruido por una parte, pero por otro lado fundamental, en una industria que ha creído en ella. Ya lo decía el CEO de Nike, Mark Parker cuando declaró que los leggins son el nuevo denim. Una confesión que no es más que el reflejo de un sector que escucha a la multitud.

Pero por osado y descuidado que parezca este estilo, la verdad es que ha sido pensado meticulosamente, y tras cada prenda, hay una combinación perfecta de materiales, que si bien recogen el diseño deportivo, son trabajados como piezas de alta costura.

La comodidad no es necesariamente sinónimo de simpleza. Eso lo saben bien los especialistas que sugieren la búsqueda del equilibrio perfecto entre un look que no sea demasiado formal, pero que tampoco mantenga el workwear.

La premisa anterior ha llevado a marcas tan reconocidas como Lacoste, Kenzo, o Adidas, a mezclar los aspectos más refinados de la industria, con una moda que debe sí o sí ser pensada en movimiento, y que por otro lado, debe ofrecer productos adaptables a cualquier necesidad.

En este último aspecto, juega un rol fundamental la tecnología, siendo quizás uno de los factores que más han influido en esta corriente. Por ejemplo, contar con prendas suaves y delgadas, pero resistentes al frío, es un plus que habría sido difícil de encontrar.

Es necesario precisar que cuando se habla de sportswear, no necesariamente se está pensando en vestir a un individuo full deportivo. Aunque sí se trata muchas veces de hombres y mujeres que mantienen un estilo de vida marcado por estas rutinas, la realidad es que el estilo no discrimina.

En definitiva, estamos hablando de una tendencia que se vuelve más viral cada día, y cuyos outfit ya no están reservados para influencers o destacados deportistas. Se trata de un estilo cómodo, versátil y atractivo, que es perfectamente combinable con cualquier rutina. ¿Lo mejor? Basta con que revises tu clóset para que comiences a incursionar y probar sus regalías ¿Te animas?


Prendas insignes

Por muy complejo que parezca adoptar este estilo, la realidad es que resulta bastante simple al considerar que se compone de algunas piezas claves que son las que marcan su sello. A continuación hacemos un recorrido por las más representativas:

Sneakers: Las zapatillas deportivas son el ícono por excelencia. De hecho, se piensa que fue su uso en distintos contextos, el que gatilló este nuevo mundo posible. Su reinado está dado por sus innumerables modelos, y por lo atractivos que se tornan los últimos que han lanzado marcas tan populares como Nike, Adidas o Puma, quienes se han reinventado y ya no trabajan únicamente pensando en su funcionalidad.

Poleras: Conocidas mundialmente como sudaderas, se han transformado desde tiempos remotos en el sinónimo que mejor calza con comodidad, en cuanto a vestuario se refiere. Pensadas para hombres, mujeres y en versiones unisex, ofrecen una amplia variedad para complementar de manera perfecta cualquier look, siendo el sportswear en el que calzan de manera más natural.

Bombers: Para los románticos, este es un clásico. Pese a que ha aparecido reinventado por muchos diseñadores y marcas, es uno de los ejemplos más claros de prendas que sobreviven y perduran tras épocas gloriosas. En su caso, otorga un aire vintage y juvenil a cualquier look semiformal, y muestra claramente como la moda potente se recicla.

Popper pants: Noventeros de tomo y lomo, no faltan en ningún armario, ya sea en sus versiones originales, o reinventados por marcas como Kappa que los han recuperado, brindándoles un estilo mucho más urbano que antaño, pero no por ello menos práctico.

Riñoneras: Más conocidos como bananos, son el accesorio predilecto del atlhesure pues pese a su diminuto tamaño, permiten llevar consigo todo lo necesario. Allí es donde radica su origen deportivo, que con el pasar de los años, se ha ido sofisticando a tal nivel, que ha llegado incluso a posar como complemento en desfiles de alta costura.