Remo: Un deporte que sólo sabe de victorias

Si bien los nombres de Melita y Antonia Abraham han sonado fuerte este último tiempo, son sólo la punta del iceberg de un deporte que constantemente, y desde hace años, está sacando la cara por la Región y dando excelentes resultados. Aunque si bien los seis clubes existentes en la zona son un gran semillero y base para formar remeros de elite, falta un centro de alto rendimiento para que esos mismos talentos no tengan que emigran y completar sus entrenamientos en otras regiones. A la vez, se hace necesario el desconcentrar la actividad de la comuna de San Pedro de la Paz, llevándolo a otras partes de la Región donde también existen las condiciones geográficas necesarias.

Por Mauricio Maldonado Quilodrán

Felipe Cárdenas, César Abaroa, Francisco Lapostol, Alfredo, Ignacio, Melita y Antonia Abraham, Marcelo Medina, Josefa Vila, Felipe Inostroza, Jocelyn Cárcamo, Alonso Poblete, Magdalena Bravo, Camila Pérez e Isidora Ferrera. Nombres que son sólo una muestra de una larga lista de destacados deportistas de la zona, que han brillado -dentro y fuera del país- en lo que es el remo.

“El remo es el deporte más exitoso a nivel regional y nacional. Entregó 9 medallas en los últimos Juegos Bolivarianos, más que cualquier otra disciplina. El atletismo dio 6, pero con muchos más exponentes y más pruebas en competencia”, destaca Christian Rondanelli, experimentado remero y vicepresidente del Club de Remo Canottieri Italiano.

Un comentario categórico que no hace más que poner en evidencia lo privilegiada que es la zona para la práctica de dicho deporte. “Gracias a las lagunas de San Pedro de la Paz, es un deporte que ha ido en alza en función del crecimiento de la población. San Pedro es una comuna cada vez más grande y más poblada, lo que ha permitido desarrollar y masificar la disciplina de mejor manera”, dice Juan Labra, entrenador del Club Deportivo Español CDE Inger.

Precisamente, la Laguna Chica y Grande son los principales afluentes donde se ubican todos los clubes importantes de remo de la zona, verdaderos semilleros de quienes han dejado en alto el nombre de la Región  en las diversas competencias internacionales que se realizan año a año. “Creo que cada pista tiene lo suyo. Las de Concepción, si bien son lagunas relativamente pequeñas para hacer remo, tienen las condiciones ambientales óptimas como para practicar diariamente”, comenta Inostroza, quien el año pasado se anotó con una medalla de plata en el Sudamericano de Brasil y en la presente época estival se encuentra concentrado en el Centro de Alto Rendimiento de Valdivia (CAR) junto al Team Nacional de Remo.


Opinión que Rondanelli comparte y profundiza aún más, ya que “la Laguna Chica de San Pedro está, ciertamente, colapsada, meter más gente ahí es imposible, no hay orilla y además hay demasiadas lanchas. Lo ideal sería sacar un poco de ahí y llevarlo a la Laguna Grande, dejando a ésta habilitada como pista de remo, ya que tiene todas las condiciones -largo y ancho- como para serlo. Incluso para ser escenario de eventos de nivel mundial, características que la pista de Curauma -V Región, lugar donde se encuentra el Centro de Entrenamiento Olímpico (CEO)- no las tiene, ya que es muy angosta, no tiene pistas de reserva ni tampoco de calentamiento. Lo que la Laguna Grande sí tendría”.

Aunque para el DT del Deportivo Español, si bien es positivo y vital el contar con estos puntos de actividad  remera, sería óptimo que se dispersara y surgieran otros focos de la disciplina dentro de la Región, pues las condiciones climáticas y geográficas están para que así sea. “A nivel competitivo estamos muy bien ubicados, de hecho estamos casi a la par con Valdivia a nivel de seleccionados nacionales, sin embargo, la masificación es lo que falta. Para eso no sólo falta difundir los deportes en los clubes ya existentes, sino distribuir y descentralizar el remo, sacarlo un poco de la comuna de San Pedro y desarrollarlo en otras, o en provincias del Biobío. Medios naturales los hay, quizás no todos ideales para competencias de nivel internacional, pero en cualquier laguna que tenga 500 metros de largo por 100 metros de ancho, se puede armar una escuela de remo, una instancia de remo formativo”.

Recambio e infraestructura de alto rendimiento

Pese a los buenos resultados y los destacados exponentes que surgen desde la Región, los cuales se proyecta que seguirán dando de qué hablar por varios años, igual se evidencian ciertas carencias y necesidades propias de la disciplina, lo que hace que no se desarrolle de manera óptima, es decir, que no se obtengan más resultados de los ya ganados. “Siempre tenemos problemas de disponibilidad de técnicos. Si un técnico se nos va, nos cuesta mucho encontrar otro, aunque se están haciendo los esfuerzos a nivel de federación. Ya van dos años seguidos de hacer cursos de capacitación con una muy buena asistencia, habían más técnicos que clubes. En el país hay entre 22 a 23 clubes, y había 40 personas participando. Lo que indica que cada club no sólo tiene un entrenador oficial sino también para la escuela”, cuenta Rondanelli.

A lo que añade que “me gustaría que en Concepción, así como en Viña del Mar, haya un head coach -jefe de entrenadores-, alguien que sea ajeno a los clubes. Que haya un entrenador encargado del remo en la zona, que no obedezca a los intereses particulares de un club determinado”.

Para Cárdenas, una de las figuras destacas de esta disciplina y quien ha obteniendo importantes reconocimientos en diferentes competencias de carácter nacional e internacional, actualmente también concentrado con la Selección Nacional de Remo en el sur del país, es trascendental el poder tener una formación constante de deportistas, que no se pierda la cadena formativa y así asegurar una generación de recambio. “Falta poder llegar a los colegios, ya que el secreto de todo deporte es tener una muy buena base, en el sentido de tener una renovación de deportistas. No basta el crear a un deportista a nivel adulto, que obtenga distintos logros y despreocuparse de los niveles de más abajo. Cuando se vaya ese deportista ¿quién lo reemplazará? La idea es que haya una generación de recambio, mejor o igual que la anterior, y que no se genere ese vacío. Algo que hoy en día se puede ver, con unos juveniles muy sólidos, empujando el grupo hacia arriba”.

Mientras que para Inostroza, las carencias van por el lado de la infraestructura, que si bien se está en una zona privilegiada para su práctica, falta un lugar con características olímpicas y que permitan un trabajo de alto rendimiento sin necesidad de emigrar a otras regiones. “Definitivamente, copiar lo que se hizo en Curauma -con el Centro de Entrenamiento Olímpico- y también lo hecho en Valdivia con el CAR. Falta un centro donde se reúna la gente seleccionada regional y pueda trabajar de manera adecuada en los distintos procesos, por ejemplo, como lo que ocurre en estas fechas, ya que en su mayoría los deportistas se tienen que trasladar a Valdivia para concentrarse como corresponde en los procesos de la selección. Un CAR en Concepción daría el espacio y el tiempo para que se pudiera hacer un trabajo de concentración óptimo sin tener que desplazarse fuera de la Región”.

Palabras que van en la misma línea de lo dicho por Juan Schnaidt, remero de trayectoria y actual profesor de escuela del Club Canottieri, aunque matiza y hace hincapié en el tema de la falta de difusión del remo como una falencia. “ideal sería un sector donde se pueda masificar el deporte propiamente tal. En Curauma tienen un barrio residencial donde se practica remo y en Valdivia está en el Calle Calle, entonces, es algo muy amplio y visible. En Concepción, el acceso a la Laguna Chica solo lo tienen los de Llacolén y en la Laguna Grande los trayectos de las pistas no son muy públicos, es decir, si bien todas las personas pueden acceder a ella, no se hacen regatas ahí. Falta el incentivar aún más el deporte, ya que la mayoría no lo ve. Por ejemplo, yo entré a remo por unos amigos, de lo contrario nunca hubiese sabido que existía esta disciplina en la ciudad”.

No es sólo remar

Si bien cada deporte tiene lo suyo, con sus determinadas exigencias y sensaciones, el remo en particular requiere una dedicación casi al cien por ciento -exigente y completo-  si se quiere alcanzar un nivel superior con metas olímpicas, esto en relación también a la edad de inicio en el deporte, que en lo óptimo sería después de los 10 años. “Es una buena edad para ir interiorizándose, no a un nivel competitivo como sería para una persona de 20 años, pero sí como para tener una mentalidad deportiva y como actividad física. Después con los años convertirlo en algo de más alto rendimiento, pero para empezar es un deporte bastante completo. Es una excelente base el comenzar a temprana edad, tanto para esta disciplina o como para dedicarse a otra”, dice Schnaidt.

Pero, ¿qué es lo que hace especial al remo en comparación a otros deportes? “La sensación de estar arriba de un bote, como que uno está flotando sobre el agua, es algo impagable. Creo que es lo que más cautiva a las personas al momento de adentrarse en este deporte y practicarlo de manera constante”, confiesa el medallista Felipe Inostroza.

A lo que Rondanelli agrega y destaca que “es un deporte exigente y demandante, de gran tradición en la zona, y que ha permitido que la disciplina en el tiempo no sólo subsista sino que también siempre tenga buenos resultados”. Concluyendo que “aunque la cultura deportiva en general ha cambiado para bien, con más personas haciendo actividad física en todas partes, es una característica que el remo siempre ha tenido, entregando valores de disciplina y responsabilidad, de ahí también los destacados exponentes con los que se cuentan en la actualidad”.