¿Piernas hinchadas?

La hinchazón y sensación de pesadez en nuestras piernas se ha convertido en algo habitual. Lo cierto es que se debe a la acumulación de líquido a nivel de tejido cutáneo, causado por el deterioro del sistema linfático.

Noemí Araneda Directora, Escuela de Cosmetología y Masoterapia Nueva Piel

Pasar gran parte del tiempo de pie o sentadas frente a un escritorio, contribuye a aumentar la acumulación de líquido. Como contrapartida, la poca actividad física y escaso movimiento que realizamos en el trabajo, aumentan el deterioro de la red capilar del sistema linfático, ocasionando lentitud en el retorno de líquidos con desechos celulares que deben ser eliminados por el organismo. El líquido linfático se torna espeso y paulatinamente daña las paredes de los capilares, produciendo su acumulación y generando pesadez y dolor, que en definitiva son síntomas de la alteración del normal funcionamiento de los tejidos. Situaciones como estas, en el largo plazo pueden incluso ocasionar trombosis en extremidades.

Todo lo anterior, termina repercutiendo en el aspecto estético de nuestra piel, siendo la causa principal del desarrollo de la celulitis en las piernas. Esta se puede clasificar en 3 tipos. En primer lugar, debido a la deficiente eliminación de toxinas de la piel, esta se torna edematosa, alterándose el color natural y tornándose áspera al tacto. Eso luego produce que la piel se presente fría y disminuya la temperatura de la zona afectada.

La segunda etapa se presenta con hendiduras en la piel, producidas por el daño a nivel de las fibras de colágeno y elastina. Pierde firmeza, apareciendo la denominada piel de naranja. En esta etapa el dolor es más intenso y por lo general, durante la noche se producen calambres. Acudir al médico, quien puede determinar la presencia de varices internos.

En la tercera etapa, la piel se ve completamente deformada. Ello se debe a que paulatinamente perdió elasticidad y el daño ha invadido los capilares sanguíneos, apareciendo micro varices. Este tipo de afección solo puede ser tratada por un médico especialista.

Prevenir el daño que ocasiona la mala circulación, es posible con masajes de drenaje linfático aplicados por una profesional masoterapeuta. Un masaje de drenaje linfático es una terapia agradable y no dolorosa.

Estos no solo ayudan a la prevención de la celulitis, sino que también a mantener la salud de tus piernas. Junto con ello, es importante hacer diariamente una rutina de ejercicios con las piernas levantadas, antes de dormir.