Pedropiedra:

“Me encanta tocar en Concepción, siempre he pensado
que es el mejor público de Chile”

Por Camila Morandé G.

Nació como Pedro Subercaseux, pero hace más de una década se le reconoce en la escena musical como Pedropiedra. La idea de resurgir en aquella especie de álter ego creativo se le viene a la cabeza tras aterrizar en suelo mexicano en 2007 y quedarse a probar suerte en la capital azteca. “A pesar de que había dejado la casa de mis padres a los 20, cuando llegué allá estuve realmente solo y lejos. Me conocí mucho, aprendí a hacer mis canciones y lo hice por primera vez de manera apasionada. Disfruté cada momento del proceso creativo, conocí gente nueva y de todos los países, me pegué una buena despabilada. Me metamorfoseé en Pedropiedra, ese fue como el punto de cocción”, confiesa en torno a la pregunta de si considera que hubo un momento crucial en su carrera.

A sus 39 años, cuenta con una trayectoria tan poco común y diversa entre sí, que pareciera ser la de distintas personas al mismo tiempo. Ha sido baterista de rockeros de culto como Jorge González y también de proyectos destinados al público infantil como 31 Minutos; ha tenido bandas, dúos y finalmente ha sido solista; ha tocado hip-hop, pop, electrónica y cumbia. Y es que Pedro pareciera contar con una fuente de energía y creatividad inagotable que, según él mismo admite, se vio fuertemente inspirada por su padre, el pintor Juan Subercaseux. “Muchas veces él llegaba del trabajo y se metía directo a trabajar. Yo me ponía en una mesita, callado, y dibujaba al lado. Me mostraba libros, escuchaba música clásica en cassette, me incentivaba. En ese taller también aprendí a escribir. Hoy trabajo, igual que él, en un lugar dentro de la casa que propicie algo de aislamiento”.


Con éxitos como “Inteligencia Dormida”, “Vacaciones En El Más Allá”, “Las Niñas Quieren…”, “Sol Mayor” y “Pasajero”, Pedropiedra llega por primera vez al Festival Rock En Conce este domingo 4 de marzo a las 19:00 horas. Conversamos con él respecto a su trayectoria y la visión que tiene de los penquistas y el propio REC.

Antes de lanzarte como Pedropiedra, estuviste mucho tiempo interpretando covers de otros artistas. ¿Qué inspiró ese salto a la creatividad propia?

Más que algo puntual que lo haya inspirado, sucede que uno tiene estas canciones adentro, nomás, y tiene que terminarlas, cantarlas, sacárselas.  El paso por las bandas anteriores me dio una buena dosis de experiencia, tanto en el estudio como en el escenario. Lo considero como un aprendizaje previo a mi despertar como compositor que vino hacia el final de mis veinte años, un poco tarde…

¿Qué rescatas de tu experiencia como baterista de 31 Minutos y Jorge González? ¿Qué te motiva a explorar otros “sectores” de la música?

 Ha sido una de las cosas más bacanes que me ha dado la música. Imagínate compartir giras por cinco años con una leyenda viviente como Jorge González, de quien he sido fan toda la vida. Luego, con 31 Minutos, lo mismo. Un equipo muy grande, todos muy profesionales y con gran sentido del humor, pura gente creativa. Se pasa muy bien con ellos. Las canciones de 31 Minutos están muy arraigadas popularmente, yo me siento de verdad afortunado de que me inviten a estas cosas, siendo que hay cien bateristas mejores. Tengo buena estrella.


Has estado en bandas, dúos y finalmente has sido solista. ¿Cuáles dirías que son las ventas y desventajas que tiene uno de otro?
                                                                    

Cuando tenía bandas, quería ser solista; ahora que soy solista, quiero tener una banda. O como la diferencia entre estar casado y soltero, cada una tiene sus cosas buenas y malas. Es el cuento de nunca acabar, pero creo que es sano mantener un balance entre lo personal y lo colectivo. Igual echo de menos el hecho de tener una banda y colaborar con amigos creando música en el lugar, a la vez que valoro mi independencia y libertad para moverme creativamente en el tiempo; porque a una banda, para que funcione, hay que meterle tiempo. Empate.

“Inteligencia Dormida”, uno de tus mayores éxitos, tiene una letra bastante particular. ¿La escribiste basándote en una vivencia propia?

Esa canción es parte real, parte ficción. Como todas las canciones, creo. Pero si te refieres a lo que dijo el doctor, eso sí es cierto.

¿Cómo es tu relación con Concepción y cómo te tomaste la convocatoria a REC? ¿Qué podemos esperar de tu show?

Me encanta tocar en Concepción, siempre he pensado que es el mejor público de Chile. Tienen mucha pasión por la música, y este evento y sus características hablan por sí solos: dos días con tremendo cartel, gratis, al aire libre. Es como un sueño que nos inviten y estamos muy agradecidos, preparando responsablemente un show a la altura. Hay que pensar que es mucha la gente que te va a ver por primera vez, y dejar una buena impresión es súper importante para uno.