Moda, estilo e imaginación. Paseo Augurio concentra, en diez espacios independientes, todo el arte del diseño emergente penquista. Desde el más pequeño detalle para regalar hasta completas tenidas basadas en el “hecho a mano”.

Por Josefina Yáñez / Fotos Javier Moya

Paseo Augurio

Llegaron a romper el esquema del shopping en el Gran Concepción. Dos mujeres buscaban darle una nueva mirada a la industria de la moda en la ciudad y lo lograron. Se apoderaron de una antigua casa ubicada en pleno centro penquista y pusieron a prueba todo su ingenio, apostando por una idea de negocio y difundiendo el trabajo que les apasiona.

Las diseñadoras María Angélica Escobar y Sofía Catalán comenzaron con cuatro tiendas de vestuario confeccionado por ellas mismas y otros dos emprendedores. Hoy ya son más de diez los locales que llenan los pasillos y piezas de la casa ubicada en calle Tucapel 353.

Material reciclado, metales, cerámicos, ilustraciones y telas de todos colores forman parte de la materia prima que le otorga ese indiscutible valor agregado a los productos que estos artistas de la moda crean con sus propias manos.

Miles de artículos de elaboración artesanal en un solo lugar. Paseo Augurio se convierte así en el espacio ideal para recorrer en busca de un regalo, o bien, encontrar la prenda perfecta para vestir a la moda con un estilo único y original.

Accesorios, artículos de decoración, obras de arte y un sinnúmero de tenidas para cualquier ocasión. Hay para todos los gustos y edades; para mujeres, hombres y niños.

Pero más allá de las ventas y los clientes que a diario pasan por Augurio, sus fundadoras también se esmeran por potenciar el diseño penquista. Abren las puertas de su casa a todos quienes sientan el deseo de mostrar a la comunidad cualquier tipo de obra plástica fruto de la creatividad humana.

“En Concepción la gente no tiene cultura de diseño, y a uno le cuesta mucho armar su marca y ejercer la carrera”, comentó Erick Vásquez, experto en vestuario del lugar. Explica así, que la iniciativa de permitir la exposición del arte penquista en Paseo Augurio es una gran ayuda para diseñadores emergentes.

De esa manera, un día de compras se logra convertir en un verdadero viaje por galerías de moda y arte. Experiencia única en la que cada rincón tiene su estilo y marca personal. Pero entre tanto mirar y recorrer, quienes visitan Paseo Augurio merecen, sin duda, un descanso. Para eso está Garu Sushi, el restobar que ofrece gran variedad de bocados de la cada vez más popular comida japonesa. Ideal para acompañar con algún trago preparado y luego seguir el recorrido.

Paseo Augurio

Porque hay más. Paseo Augurio ofrece también actividades de esparcimiento y recreación. Clases de zumba por las tardes, obras de teatro y música en vivo son algunas de las dinámicas. Las ferias no se quedan atrás.

Una vez al mes, Sofía y María Angélica preparan el patio de la casa para recibir a decenas de artesanos y pequeños emprendedores que se instalan en sus respectivos stands a ofrecer variedad de productos manufacturados.

Son este tipo de eventos, sumados a la presencia constante de arte y diseño, los que dan cuenta de la cultura propia que ha construido Paseo Augurio. Identidad que cada vez es más valorada por la comunidad que ya sabe apreciar la diferencia entre el comercio tradicional y lo hecho a mano.

Es ese creciente interés por lo original y lo amigable con el entorno el que permite que el lugar esté en constante renovación. Por lo mismo, ya es concreta la idea de construir un anfiteatro ecológico en el patio de la casa.

María Angélica Escobar, una de las administradoras, adelantó que la nueva adquisición se basará 100% en material reciclado para su construcción. Se tratará de un espacio más para potenciar la cultura a través de diversos eventos como presentaciones musicales, teatrales, de danza y más.

Es sólo el comienzo de una tendencia que crece con fuerza en el Gran Concepción. La idea es lograr que sean cada vez más los adherentes a la cultura de lo manufacturado y así, como sus fundadoras plantean, cumplir con el  “embellecimiento de la vida misma”. 

foto1-10