Este tradicional espacio público del Gran Concepción se someterá a una importante remodelación que incluirá áreas patrimoniales deportivas y de recreación para la familia. 

 Por Consuelo Ruiz . Fotos Patricio Barria


Los espacios públicos cumplen un rol esencial dentro de las ciudades. En Concepción el más importante es el tradicional Parque Ecuador, ubicado en la calle Víctor Lamas entre Avenida Pedro de Valdivia y Tucapel. Hasta 1939 se denominaba Parque Alameda, pero luego del devastador terremoto de ese mismo año, cambió su nombre por el actual en reconocimiento a la ayuda prestada a la ciudad por Ecuador.

Este lugar de esparcimiento es parte de la vida de cada penquista. Quién no tiene alguna vivencia en este parque, ya sea en la infancia o en la actualidad. Durante la niñez era típico ir al trencito rojo, subirse a los juegos, elevar volantines en septiembre, ir a la feria de artesanía o asistir al concierto de algún grupo en vivo.

El Parque Ecuador es un lugar de recreación para toda familia. Al recorrer este follaje verde es muy común ver a niños que van con sus padres a los juegos, jóvenes haciendo deporte, parejas conversando muy románticamente o estudiantes realizando algún tour cultural viendo los monumentos y la Galería de Historia de Concepción.

La mayoría de los penquistas se sienten muy identificados con este parque. La psicóloga Loreto Bustamante, recuerda que cuando pequeña iba al jardín “Mi Pequeño Liszt”, ubicado en el centro de Concepción. “Siempre hacíamos paseos. En otoño íbamos a  recoger hojas y en invierno íbamos a saltar sobre las posas con botas de agua”, cuenta con nostalgia.

Loreto es apoderada de la Alianza Francesa y a su hijo Rafael (8)le encanta ir al Parque Ecuador. “Me gustan mucho los tubos de bomberos que están en los juegos y elevar volantines en septiembre. También por el colegio hacemos excursiones y clases de gimnasia”, enfatiza “Rafita” mientras juega.

Identidad penquista

A pesar de que el Parque Ecuador es parte de la identidad penquista, en la actualidad no existen juegos, recorridos o un paisajismo acorde para todo tipo de público. En este escenario, surge la necesidad de crear y diseñar un lugar de esparcimiento que sea de carácter inclusivo para que las personas con discapacidades diferentes, no videntes y grupos de la tercera edad, puedan recurrir sin ningún inconveniente.

“La idea de remodelar el Parque Ecuador era un proyecto que estaba latente en Concepción hace muchos años. En este contexto, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo asumió el desafío de poder llevar adelante el diseño del proyecto en conjunto con la asesoría urbana de la Municipalidad de Concepción”, asegura Jaime Arévalo, arquitecto y Seremi de Vivienda y Urbanismo de la Región del Biobío.

“Si uno mira las ciudades de Chile, se puede percibir que están pensadas y orientadas mayoritariamente para las personas autovalentes. Si nos basamos en la lógica del hacer ciudad, los temas que más nos preocupan como ministerio, tienen que ver con buscar alternativas que permitan tener espacios públicos que sean accesibles a todo el universo de habitantes”, comenta el Seremi.

Entre los principales cambios menciona que se va a habilitar una ciclovía que independice al peatón del ciclista. En cuanto al paisajismo, se plantarán variedades de flores que según la estación del año emanarán distintos olores los cuales serán percibidos por los no videntes. Además, se instalarán baldosas reflectarías que proyectarán distintos tipos de luces que ayudarán a orientar el recorrido a aquellas personas que no tienen una ceguera absoluta.

Pulmón verde

La Séptima Compañía de Bomberos fundada en 1950 es una institución penquista que está inserta en el Parque Ecuador. El capitán, Edward Von Plessing, cuenta que los voluntarios se sienten muy identificados con este pulmón verde del Gran Concepción.

Von Plessing comenta que el parque es el lugar donde realizan la mayoría de las actividades de la compañía. “El proyecto va ser un aporte en la medida en que también inviertan en cuidarlo y en  mantenerlo”, manifiesta el capitán.

En cuanto a la difusión del proyecto, les llegó una citación de parte de la Municipalidad de Concepción invitándolos a una reunión informativa. “No conozco el proyecto en su totalidad pero creo que es urgente ampliar el acceso para el paso del carro bomba, ya que se demora más de lo establecido en la salida a alguna situación de emergencia”, sentencia Von Plessing.

Cultura inclusiva

Violeta Hinojoza, Directora del Instituto Teletón, asegura que se siente muy orgullosa de ver como el camino hacia la cultura inclusiva está dando frutos tan hermosos, un ejemplo de ello es la puesta en marcha de este proyecto. “Siento que se ha entendido el mensaje de lo que queremos para nuestra comunidad”.

“Por fin se va a cumplir el sueño que mi equipo ha tenido durante años. La naturaleza es un gran pilar de apoyo en la rehabilitación al aire libre”, comenta Violeta quien además agrega que los niños contarán con accesos y baños diseñados especialmente para su discapacidad.

Javiera Arriagada (14) asiste a la Teletón desde muy pequeña. Si bien no va mucho al parque asegura que está muy contenta con que se habilite un lugar donde pueda jugar. “Así como se modificarán los accesos al Parque Ecuador, también deberían mejorar los accesos de las playas y los restaurantes donde es muy difícil movilizarse con la silla”, confiesa emotivamente Javiera.

 

“Mejoramiento del Parque Ecuador para personas con discapacidad” 

Parque

Monto de la inversión: M$2.183.093.335

Plazo de ejecución: 209 días corridos. (Las obras comenzaron el 17 de marzo de 2014 y se pretende inaugurar la primera etapa en octubre de este año)

Superficie total del proyecto: 88.545 m2

Principales objetivos:

Crear un parque inclusivo, integrador y accesible para todas las personas.

Recuperar el valor paisajístico, patrimonial y ambiental de este gran espacio público.

Adecuar accesos, aceras, senderos y cruces peatonales para permitir el transito de personas con discapacidad. .

Iluminación peatonal y ornamental uniformando las luminarias con luces LED.

Puesta en valor de los monumentos existentes.

Reforzar los senderos longitudinales para permitir un recorrido continuo.

Implementar señalética bilingüe.