Ondas al sol

Femmes fatales: inspiración atemporal 

Verónica Lake, inició una verdadera revolución con su mítico peinado, el peekaboo. Cabello ondulado, partidura al lado y un mechón cubriendo parte del rostro, denotaba elegancia y sofisticación. Más de medio siglo después, este peinado puede ser reinventado, en un look natural y de primavera-verano.

Usar el cabello suelto en el día a día y en público, era impensado durante siglos para las mujeres, por lo que durante el siglo XX se vivió una verdadera revolución en la moda capilar femenina, soltarse el pelo y llevarlo al estilo de Verónica Lake, representó a la mujer femenina y práctica.

El peekaboo

Producto de un mechón rebelde, el mítico peinado de Verónica Lake fue coincidencia. En una sesión de fotos, la actriz norteamericana dejó caer parte de su pelo que terminó tapando su rostro, ya que no podía mantener el peinado que le habían realizado. Esa sesión, la convirtió en una actriz de primera línea, configurando un estilo que mezclaba oscuridad, pose lánguida y una mirada de misterio.

Un dato curioso; durante la 2° guerra mundial, y en pleno boom del pekaboo en Norteamérica, las operarias de fábricas llevaban su ojo tapado a lo Verónica Lake, aumentando de forma drástica los accidentes laborales. Teniendo que salir la actriz a dar explicaciones y aconsejar que no imitaran su peinado.

Re-tomar, re-versionar

Sin embargo, y esperando que no se genere ningún accidente, el peekaboo puede tener una vuelta a la actualidad. Marcos Caamaño, estilista y asesor de imagen, nos explica que este estilo tal como se llevaba en aquellos años no es uno apropiado para el diario vivir, pero que sí se puede realizar una re-versión con lo que se conoce como ondas al agua, “se logran igual como se hacía en aquellos años, colocando tubos en la cabeza, secando el cabello y finalizando con un producto de fijación. Así se van marcando una por una las ondas, con ayuda de pinzas”, explica.

En la actualidad, también se pueden aprovechar elementos más modernos, como lo son los onduladores eléctricos, que con la ayuda de un producto de fijación, se pueden lograr ondas sueltas y veraniegas, retomando el concepto de los años 30’ con una vuelta actual, “lo vintage es tomar la onda, pero en un concepto más suelto, ya que si tú mueves una onda o el cabello con energía se te va a soltar el peinado”, aclara Marcos.

“En ondas de verano, puedes utilizar un ondulador eléctrico grande, del diámetro de una pulgada o una pulgada y media. Con eso, vas a lograr un pelo con una onda más suave”. También explica que el mousse es un buen elemento para aplicar en la comodidad del hogar, “Te aplicas el mousse y colocas los tubos. Lo otro es secar el cabello, dejarlo liso, y luego aplicar directamente un ondulador eléctrico para dar una onda bastante amplia, pero tiene que ser un ondulador grande, por sobre una pulgada de diámetro, si es más chico te va a generar pelo crespo. Hay dos tipos de onduladores uno que es el cilíndrico parejo y hay otro que es cónico, cualquiera de los dos sería bueno”, finaliza. Lo cierto, es que como consigas tus ondas primaverales y veraniegas, las luzcas en estos días de sol y prontos al relajo.