Nuestra década favorita

El revival de los 90’s

Entre todas las épocas doradas que se nos vienen a la mente a la hora de hablar de íconos, la década de los 90’s es una de las más complejas de compilar. Y es que pese a haber surgido tras los gloriosos años ochenta, supo escapar de la corriente que la definía como una simple evolución. Es allí precisamente donde la palabra “intenso” surge como preámbulo de todo lo que se vivió aquellos inigualables años.

Por Gabriela Bustos P.

Si de estilos se trata, la variedad es casi tan absoluta como sus seguidores, que aunque tuviesen personalidades similares y muchos gustos en común, no se caracterizaban por seguir un único patrón, llegando a un nivel tan disperso, que en ocasiones era complejo definir uno solo que prevaleciera. Pero en cambio, si había algo transversal, era el espíritu rebelde que caracterizaba a los jóvenes de esa época, cuyas motivaciones podían ser diversas, pero se manifestaban sin necesidad de discernir.

Estaba por ejemplo el grunge, nostálgico y contestatario, que en la figura de Kurt Cobain inspiró a Marc Jacobs a atreverse a llevar ese magnetismo a la pasarela a través de la exitosa colección para Perry Ellis. Sin duda fue una decisión arriesgada para un joven que para ese entonces iniciaba su carrera, pero que como a todo aquel que asume un gran riesgo, le trajo excelentes recompensas.

Se podría pensar entonces que ese estilo predominaba, pero es difícil sostenerlo con tanta seguridad al adentrarse un poco más en esos años, y ver que mientras se desplegaba, convivía a la perfección con otras modas más rupturistas que se abrían a pasos agigantados, buscando la tan preciada modernidad. Era el caso de George Michael, que para ese entonces se encargaba de reunir a todas las top model de la era, en su inolvidable video Freedom! 90.

En definitiva, se estaba frente a una corriente muy diversificada, que si bien respondía a gustos musicales y culturales distintos, tenía la idea común de romper paradigmas, y a diferencia de otras épocas, ya había consolidado un personaje protagónico común: el joven indiferente.

Contrario a los ochenta, donde se vivió esta rebelión en plenitud, lo que quedaba para los 90’s era una intención muchas veces menos politizada, pero más generalizada. Había que hacer cosas distintas. Ese fue el mensaje que tanto diseñadores como estilistas oyeron, y por supuesto, extasiados por lo que podría significar, no tardaron en ponerlo en práctica.

Sencillez sostenida

Por todo lo mencionado, es necesario comprender que cuando se quiere definir la moda de los 90, es imposible situarla en un solo patrón. Si de comienzos estuvo marcada por los años 80, lo que se vivió con el cambio de década no fue más que una ferviente profundización de gustos, que se ven reflejados en los looks de una de las épocas más rememoradas en la actualidad.

Si hay algo que quedó claro en las últimas décadas del siglo XX, es que los tiempos en que se buscaba pasar desapercibido, quedaron atrás. Pues mientras en los ochenta los colores fluorescentes vivieron su máximo apogeo, la idea en los noventa fue rescatar todas esas características, pero dándoles un toque más natural, que pudiera garantizar su permanencia. En palabras simples, ya se había provocado la ruptura, y ahora el objetivo neto era mantenerla.

Aunque para algunos las tonalidades fuertes no desaparecieron del todo, si hubo intención de darles un toque más combinable y relajado, que buscaba ante todo simplificar looks. Se podría hablar incluso de minimalismo, pero lo cierto es que para esa época fue solo un toque, ya que serían los años venideros quienes lo masificarían.

Sin perjuicio de que las prendas insignes eran impuestas por personajes célebres y supermodelos, el esfuerzo de los diseñadores estaba en la transversalidad que podría permitir que una tendencia cómoda, fuese también avasalladora.

¿Cuáles fueron las prendas y accesorios insignes? De seguro piezas que a todos resultan conocidas hoy en día, siendo esta la máxima prueba de que los esfuerzos de quienes impulsaron una corriente hace 30 años, rindieron cada uno de los frutos presagiados.