Moda & Frap: Desde Perú a conquistar Concepción

La marca de belleza que promueve la peruana Valentina Góngora es penquista, pero fue comprada por una transnacional de su país, convirtiéndose en la marca Emmanuelle by Teoma.

Hace más de un año que Valentina Góngora llegó desde Lima, Perú junto a su novio chileno. Recuerda que era invierno y el clima estaba muy frío, pero esto no le impidió emprender como soñaba desde hace tanto tiempo mientras vivía en su país.

Fue ejecutiva de banco, pero pasó de tener una prometedora carrera en el Citibank, a ganar solo la cuarta parte de su sueldo cuando este se fusionó con Scotiabank… Entonces dijo: “¿qué hacer?”, partió con un emprendimiento de ventas online, joyas y ropa. “No le encontraba todavía el hilo y de pronto empecé a investigar sobre posicionamiento, sobre redes por mercadeo y me di cuenta que todo eran redes, ahí comencé hacer showrooms en mi departamento”, contó.

Junto a su pareja pensaron el nombre ideal. “Le pedí a mi novioo que me ayudara con el nombre, me preguntó ¿qué es lo que más les gusta a las chicas?, la moda, le dije, ¿qué más?, ir de shopping y comer algo, un helado, un café, pero ¿qué es lo que más te gusta a ti? A mí ¡el frappuccino!”, dijo, y así nació ‘Moda & Frap’ (…) hoy presente en Instagram con más de 1.500 seguidores.

Pero no fue solo hasta cuando llegó a Chile que descubrió lo que realmente quería hacer con su emprendimiento. “Empecé a encaminarme poco a poco, hasta que por este negocio de las redes decidimos venir a Chile con mi novio a emprender en otro proyecto. No dejé Moda & Frap, pero sí estuvo en standby un tiempo. En ese devenir de buscar (…) hicimos una alianza con una trasnacional, una empresa peruana, pero no como empleada sino como emprendedora. Ellos manejaban productos de Perú, pero decidieron comprar una línea de cosmética profesional de Concepción”.

Emmanuelle, la línea de cosmética profesional nacida en la Región del Biobío, pasó a manos de Teoma, la transnacional peruana. “Me encantaron los productos, están especialmente hechos para chilenas, entonces, hace ya seis meses me dije ‘oye, pero estoy emprendiendo en esto, tengo mi tienda online, voy a potenciar ambos’, y así pude desarrollar Moda & Frap que es mi pasión”.

Con una línea facial, corporal y capilar para mujeres y hombres, Emmanuelle by Teoma le ha permitido enfocarse en potenciar la belleza y la salud de la piel. “Me gusta trabajar con mujeres, porque veo un cambio total en sus pieles y eso se refleja en su autoestima. Me han tocado niñas de 21 años que tienen secuelas de acné brutal y en tres meses ves cambios de más del 80% en su piel”.

En este camino de un año y ocho meses, conoció a la periodista y productora penquista, Valentina Ortiz, con quien empezó a trabajar en las “Girls Nights”, espacio en que ha podido hacer demostraciones con sus productos. “Los showrooms son una buena plataforma y ahora además vamos a casas, departamentos, oficinas y distintos eventos, donde aplicamos los productos para que puedan probarlos”, comentó.

Es así como el concepto de Moda & Frap desarrollado por Valentina Góngora, se basa en generar redes de contactos a quienes dar a conocer los productos de Emmanuelle by Teoma. “Son productos de excelente calidad, sobre todo porque la piel chilena es distinta a la piel de otros lugares por su clima. Con la línea de productos podemos tratar acné, rosácea, pieles con sensibilidad, con manchas, etc.”.

Hoy es empresaria en Teoma y tiene la libertad de distribuir los productos. “Me gusta que se potencie una cosa a la otra, pues todo lo que haga va a sumar, además me interesa liderar personas, enseñarles a emprender a comunicar. Hoy Moda & Frap se conoce más que cuando estaba en Perú y en términos de venta, cada día se vende muchos más productos, además la experiencia que hacemos vivir a las personas es muy personalizada, les digo ‘me permites hacerte un regalo”, cuenta.

Por esto, Valentina dará ya un nuevo paso en su etapa de posicionamiento, pues contará dentro de poco con nuevas personas dentro de su equipo, trabajo que hasta hoy se ha llevado sola.